Bosque Seco de Guánica

Objetivos:

Al concluir esta unidad el lector estará capacitado para:
  • Evaluar los factores físicos, químicos y ecológicos que caracterizan el Bosque Seco de Guánica
  • Señalar las adaptaciones de los organismos que habitan en el Bosque Seco de Guánica
  • Identificar la flora y fauna endémica, que solo se encuentra en el Bosque de Guánica

Los bosques secos se encuentran en zona tropicales y subtropicales. Podemos encontrar estos bosques en África, Asia, América Central, el Caribe, América del Sur y Oceanía.
Las temperaturas está sobre los 17ºC y la precipitación anual promedio puede fluctuar entre los 250 mm a 2,000 mm.
Con este rango climático tan amplio existe una gran diversidad de bosques secos. Los factores ambientales que regulan la estructura y la función de este ecosistema parecen ser el nivel de precipitación anual, la estacionalidad en precipitación y las condiciones químicas y físicas del sustrato. Estos factores ambientales varían grandemente en las diferentes regiones e inclusive varían de año en año.

Los bosques secos son ecosistemas a los cuales no se ha prestado la misma atención que a los bosques tropicales lluviosos. Posiblemente al no tener una paisaje tan exótico o llamativo no se los ha valorado adecuadamente.


Foto: Mickey Amador
Vereda Bosque Seco

Con el crecimiento poblacional y la necesidad de terrenos los bosques se han visto amenazados a nivel mundial y muchos han sido alterados por el hombre. Afortunadamente el Bosque Seco de Guánica, clasificado como bosque xerofítico (seco) subtropical, es uno de los bosques secos mejor preservados que existen.
Foto: Mickey Amador

En el 1919 mediante una proclama fue establecido el Bosque Estatal de Guánica. Debido a su importancia la Junta de Planificación lo designo Reserva Forestal en el 1985. Por su complejidad, riqueza natural y su importancia científica, en el 1981, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), para el programa de la Organización de Educación Científica y Cultural (UNESCO) le otorgó la distinción de ser la segunda Reserva Biosférica Internacional en Puerto Rico. Previamente en el 1980, se designó el Bosque Nacional del Caribe, El Yunque como la primera Reserva Biosférica Internacional en Puerto Rico.

En este bosque se le ha dado mucha importancia a la investigación científica, información vital para desarrollar un plan de manejo dirigido a la conservación del bosque. Una recopilación de las investigaciones hechas hasta el 1990 se publicó en la revista Acta Científica. El Sr. Miguel Canals del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), dirige el bosque y ha participado en muchas de las investigaciones científicas que allí se han producido. Del 1990 en adelante se han llevado a cabo 119 investigaciones en campos muy variados. Se ha trabajado con flora y fauna, arqueología, ecología, y pesquerías entre otros. En el bosque se han identificado especies nuevas de hormigas, camarones, algas y lo han visitado investigadores del patio y de otros lugares, representando universidades muy prestigiosas.

Localización

El Bosque Estatal de Guánica está localizado en costa suroeste de Puerto Rico y abarca los pueblos de Guánica, Guayanilla, Yauco, Peñuelas y Ponce, aunque en los municipios de Peñuelas y Ponce se encuentran solamente islotes.
Tiene una extensión de aproximadamente 11,000 cuerdas ( 4,400 ha.) que incluyen 8 millas náuticas marinas y 21 Km. de costa. Para llegar a este bosque, único en su clase, debemos llegar al municipio de Guánica y tomar las carreteras #333 y #334.
Foto: Mickey Amador-Entrada Bosque Insular Guanica

Clima y Topografía

En el Bosque Seco de Guánica comprende la zona mas árida de nuestra Isla. Se ha reportado una precipitación anual de 30 pulgadas (762 mm) pero varía entre 25” a 40”.
El periodo de lluvia es de agosto a noviembre y la temporada de sequía es de diciembre a abril. En este periodo la precipitación es de solo 10% del promedio anual (762 mm).
Las temperaturas fluctúan de 24ºC – 28ºC con un promedio anual de 25ºC, y un máximo en temperatura de 100 ºF (39 ºC) en las áreas mas expuestas. La humedad relativa varia entre 65 a 80%. La falta de precipitación pluvial, altas temperaturas, suelos con poca acumulación de material orgánico y la ausencia de ríos permanentes hace de este ecosistema un lugar inhóspito. Por lo que la comunidad natural posee unas adaptaciones muy especiales para poder sobrevivir en condiciones tan adversas.

El suelo predominante tiene una formación de rocas sedimentarias, principalmente caliza, depositada en el Terciario hace aproximadamente 65 millones de años. El relieve de esta reserva es mayormente de terreno llano, siendo la parte oeste mas llana que la parte este, pero posee variedad en el nivel del terreno.

Foto: Mickey Amador (Cerro el Criollo II)

Encontramos áreas de mayor altura o acantilados en el área que bordea la Bahía de Guánica, la cual separa en dos fragmentos el bosque. La elevación mas alta es de 228 metros (747 pies) y se encuentra en el Cerro conocido como el Criollo II. En la zona costera encontramos playas de arena y rocosas, al igual que zona de manglares y salinas naturales. Además encontramos bosque deciduo, bosque espinoso y bosque siempre verde.

Flora

El bosque alberga una flora adaptada a unas condiciones muy extremas. La acción del viento, el salitre y la escasez de agua limitan el crecimiento de la vegetación.
Su flora es una de las mas ricas, con mayor variedad de especies de plantas que los bosques húmedos de la isla. Se han contabilizado unas 550 especies de plantas representadas en 85 familias. Cerca de 180 son árboles que se incluyen nativo e introducidos. Alrededor de 19 son endémicos para Puerto Rico. Dentro de las familias presentes las mas abundantes son las leguminosas, las euforbeas y las mirtaceas.
Se han reportado 45 especies como amenazadas o en peligro de extinción, para Guánica, por la División de Patrimonio Natural del DRNA.
Se incluyen en esta lista en peligro de extinción, varias especies que son endémicas como: Eugenia woodburyana, Mitracarpus maxwelliae, Mitracarpus polycladus y el bariaco Trichilia triacantha, el cacto de cuatro lados (Leptocerus quadricostatus). Se añaden a esta lista el palo de rosa (Ottoschulzia rhodoxylon), la cóbana negra (Stahlia monosperma), que son endémicas de Puerto Rico y Santo Domingo y el guayacán (Guaiacum officinalis).
Además hay otras especies que están consideradas a dichas listas como la orquídea epifíta Encyclia krugii, endémica al suroeste de la Isla, la bromelia, Tillandsia lineatispica, reportada en St John y en Vieques además de Guanica y el árbol de la violeta Polygala cowellii endémica de Puerto Rico.


Foto:
Mickey Amador
árbol de la violeta (Polygala cowelli)

Foto: Mickey Amador serrasuela (Thouinia portoricensis)
Otras especie endémicas que se pueden encontrar en el bosque seco son: la serrasuela (Thouinia portoricensis), y el cacto sebucán (Cephalocereus royenii). Dentro de la vegetación nativa que se encuentra en el bosque seco podemos mencionar, el Mabi (Colubrina elliptica, la Tea (Amyris elemifera), el Aceitillo, Zanthoxylum flavum y el Tachuelo (Pictetia aculeata), entre otros.

Foto: Mickey Amador
la Tea (Amyris elemifera)

Foto: Mickey Amador - cactus de cuatro lados
(Leptocerusquadricostatus)

Foto: Mickey Amador cacto sebucán

"
La flora adaptada a esta zona por lo general son suculentas o cactus, en los que se incluyen el sebucán (Cephalocereus royenii), el melocactus (Melocactus intortus) y el tuna (Opuntia rubescens), árboles y arbustos espinosos como por ejemplo el tachuelo, (Pictetia aculeata), el chicharron, Comocladia dodonea, el mezquite Prosopis juliflorai, el aroma, Acacia farnesiana y el tintitllo (Randia aculeata).

Foto
Mickey Amador
melocactus

Podemos encontrar además bosque deciduo, compuesto mayormente por el almácigo, (Bursera simaruba), el úcar (Bucida buceras) y la serrasuela, (Thouinia portoricensis y el bosque siempre verde, representado por el guayacán (Guaiacum officinalis), el guayacán blanco, Guaiacum sanctum y la tea (Amyris elemifera). La vegetación está dominada por un bosque denso de árboles bajos de no mas de 5 metros de altura con algunas especies que pueden llegar de 10 a 15 metros.

Dentro del bosque los agricultores aprovecharon los terrenos mas llanos para sembrar con propósitos madereros, producción de carbón vegetal, agricultura y pastoreo. Dentro de la vegetación exótica mas prominente se encuentra la caoba Swietenia mahogan.


Foto Mickey Amador - almácigo

Pero al mismo tiempo hay una diversidad notable que incluye, además de los mencionados anteriormente, la zarzilla (Leucaena leucocephala), el paliguan (Capparis flexuosa) el albarillo (Exostema caribeum), la uvilla (Coccoloba diversifolia), la anguila (Eugenia foetida), el indio
desnudo Euphorbia petiolaris y la falsa coca Erithroxilon areolatum, entre otros.


Fotos Mickey Amador - guayacán centenario

En las playas rocosas encontramos una vegetación muy peculiar ya que azotada por el viento y la salinidad se compone de árboles enanos y torcidos, algunos muy parecidos a bonsái naturales. Las playas arenosas inestables están dominadas por plantas dondiego, Ipomea pres-caprae y Canavalia marítima. En las playas arenosas estables encontramos la uva playera, Coccoloba uvifera y la emajaguilla, Espesia populnea.

La zona de manglares y salinas naturales son un componente importante del bosque. En ellas encontramos los cuatro tipos de mangle y vegetación resistentes a altas concentraciones de sal como son Batis marítima y Sessuvium portulacustrum.


Foto
Mickey Amador
Batis marítima
Las distribución típica del mangle que va desde las zonas inundadas en la orilla del mar, hacia tierra dentro en zonas secas y con altas concentraciones de sal es como sigue:
  1. el mangle rojo Rhizophora mangle,
  2. el mangle negro, Avicennia germinans,
  3. el mangle blanco, Laguncularia racemosa y
  4. el mangle botón, Conocarpus erectus, respectivamente.
(1)
Foto
Mickey Amador
Rhizophora mangle
(3)mangle blanco (Laguncularia racemosa)
Foto Mickey Amador
(2)mangle negro
(Avicennia germinans)
Foto Mickey Amador
(4)mangle botón
(Conocarpus erectus)
Foto Mickey Amador

Fauna

Este ecosistema alberga una fauna silvestre tanto marítima como terrestre de gran importancia. Las agencias federales y estatales han considerado 16 especies como raras, amenazadas, o en peligro de extinción. Èntre estas se incluyen especies residentes o visitantes frecuentes al bosque y al ambiente marino dentro de la reserva.
Podemos mencionar el falcón peregrino, Falco peregrinus anatum, la mariquita, Agelaius xanthomus, el guabairo, Caparimulgus vociferus noctitherus, el sapo concho, Pelthophryne lemur , el pato chorizo, Oxyura jamaicensis, el lagartijo del seco, Anolis y el manatí, Trichechus manatus.

Se han contabilizado 136 especies de aves, 12 de ellas son endémicas ( 3 de ellas están en peligro de extinción y 8 en la lista de especies amenazadas).
Se ha registrado una herpetofauna muy valiosa donde se incluyen 21 especies de reptiles y 6 especies de anfibios. Dentro de los reptiles tenemos 8 especies de lagartijos endémicos para Puerto Rico y las Islas Vírgenes. Entre ellos se encuentran varias especies de Anolis; A. cristatellus, A. stratulus, A. pulchellus, A. poncensis y A. cooki. Las ultimas dos están especies restringidas solo al Bosque seco. A. cooki es muy rara aún en el Bosque y su población se encuentra en el palmar de Bahía de la Ballena. Otras especies endémicas son la Ameiva exsul y la siguana del rabo azul Ameiva wetmorei. Aunque esta ésta última es bastante común, está restringida a este bosque.
Las 3 salamanquitas o “geckos” del bosque están restringidos a las zonas secas costeras; Sphaerodactylus roosevelti, S. nicholsi y Phyllodactylus wirshingi. Otros reptiles que podemos observar, es la Santa Lucia, Mabuya mabouya sloani su estado es desconocido en la reserva ya que es muy raro en Puerto Rico, aunque es común en Mona, y las culebras endémicas del suroeste de Puerto Rico, Amphisbarna xera, (culebrita ciega del seco), Alsphis portoricensis prymnus (culebra corredora), Typhlops richardi platycephalus (víbora comun).

Entre los anfibios se ha dado cierta notoriedad al sapo concho, Pelthophryne lemur. Una de las causas es de carácter importante pues es endémico y esta en peligro de extinción. En el 1984 se registró una población en el área de Tamarindo dentro del Bosque. Es posible que ésta sea la única población con capacidad reproductiva en Puerto Rico. Se reproducen luego de fuertes lluvias (mayores de 100 mm). Durante el tiempo seco permanece refugiado, solo salen del periodo de estivación como resultado de las precipitaciones. Los machos cantan para atraer las hembras y se reúnen en las lagunas temporeras que se forman con las lluvias, para reproducirse. A las 24 horas eclosionan los renacuajos y el proceso de metamorfosis dura de 14 a 21 días.

Los insectos son una comunidad muy importante y ejercen funciones variadas en la dinámica del bosque que pueden ser desde descomponedores a polinizadores y forman parte vital en la cadena alimenticia de este bosque. Las distintas áreas del bosque sirven de habitáculo a saltamontes, arañas, hormigas escarabajos y escorpiones entre otros. Se conocen de 11 especies de termitas y 46 especies de hormigas. Algunas de estas hormigas se han descrito por primera vez en este bosque como es el caso de Solenopsis torrei, Camponotus taino y Camponotus kaura. Esta ultima nombrada por Snelling R. y Torres J. tiene un nombre taíno que significa habitante del bosque.

Foto Mickey Amador

En cuanto a la fauna marina podemos mencionar una lista preliminar que llevaron a cabo el Sr. Carlos Pacheco y el Sr. Miguel Canals (DRNA), donde identificaron 150 especies de peces marinos, 60 especies de corales y 13 especies de cangrejos. Con mas investigación estos números van a aumentar.

Dentro del bosque estatal se encuentran diversos arrecifes de coral, zonas de manglares y praderas de yerbas marina (Thalassia testudinum).

Estos ecosistemas por si solos sirven de habitáculo para mamíferos marinos, reptiles, invertebrados y peces de gran importancia comercial. Además son lugares de crianza a muchas especies como el juey morado (Gecarcinus ruricola).

Foto: Jorge Sabater

Muchas aves marinas, residentes y migratorias, se alimentan y anidan en esta zona.
La avifauna es muy diversa y variada. Dentro del bosque podemos observar 38 de las 120 especies de aves residentes en puerto Rico.
De las 14 especie endémicas podemos encontrar en el bosque 9 especies, estas son la siguientes:
  1. Carpintero (Melarerpes portorricensis).
  2. Pájaro bobo mayor (Saurothera vieillotil).
  3. Zumbadorcito (Chlorostilbon margaeus).
  4. San Pedrito (Todus mexicanus).
  5. Capitán o Comeñame (Loxigilla portorricensis).
  6. Bien-te-veo (Vireo latimeri).
  7. Juí (Myiarchus stolidus ant illarum).
  8. Mariquita (Agelaius xanthomus).
  9. Guabairo (Caparimulgus vociferus noctitherus).
Esta última especie se encuentra protegida por la Ley de animales en peligro de extinción.

Foto Mickey Amador - Cerro Caprón - Atalaya

Esta Reserva tiene elementos adicionales que hacen del bosque uno muy singular y son los yacimientos arqueológicos y monumentos históricos. Se han encontrado petroglifos, alrededor de 20, algunos en muy buenas condiciones y fragmentos de cerámica entre otras cosas. Como sitios de importancia histórica se encuentran la Atalaya del Cerro Caprón, que por su excelente localización dentro del bosque era lugar de observación de los españoles. Ambos lugares representan parte de nuestra historia pasada y por tanto simbolizan parte de nuestro patrimonio cultural.

Foto Mickey Amador - Vista desde el Cerro Caprón

Con esta breve descripción queda patente la biodiversidad que existe en el Bosque Estatal de Guánica, segunda Reserva Biosférica Internacional en Puerto Rico. Lugar único, de belleza incomparable tanto para nosotros como para nuestro visitantes.
Un lugar idóneo para la investigación científica ya que representa el mejor ejemplo de un bosque seco subtropical en Puerto Rico y posiblemente a nivel mundial.

Fomentar el conocimiento del bosque y sus habitantes nos ayuda a integrar el disfrute del bosque, en armonía con la conservación de los recursos naturales.


Foto Mickey Amador
orquídea


Referencias

Alvarez Ruiz, M., M. Valdes Pizzini 1990. Guanica: Espejo Socioecologico para el Sur de Puerto Rico. Acta Científica 4(1-3):129-135

Biaggi, V. 1997. Las Aves de Puerto Rico. Editorial de la Universidad de Puerto Rico. 4ta. Ed.

Canals Mora, M.E. 1990. Fauna Amenazada o en Peligro de Extinción en el Bosque Xerofitico de Guanica. Acta Científica 4(1-3):151-155

Canals Mora, M.E. 1990. El Futuro del Bosque de Guanica como una Unidad Efectiva de Conservación. Acta Científica 4(1-3):109-112

Cerame Vivas, M. 2001, Ecología de Puerto Rico. Publicaciones Puertorriqueñas

Departamento de Recursos Naturales. Programa de Manejo de la Zona Costanera. 1981. Documento de Designación Reserva Natural Bosque Estatal de Guanica

Departamento de Recursos Naturales y el Servicio de Conservación de Suelos del Departamento de Agricultura Federal. 1977. Animales raros y en Peligro de Extinción en Puerto Rico

Estado Libre Asociado de Puerto Rico. 1981. Documentation re-proposing Guanica Forest as UNESCO MAB Biosphere Reserve. Area of Scientific Research, Department of natural Resources San Juan P.R. 13 p.

Faaborg J.,W.J. Arendt, K. M. Dugger. 2000. The Guanica Puerto Rico Bird Monitoring Project. Bird Populations 5:102-111

Genet K.S., J.A. Genet ,T. M. Burton, P.G. Murphy, 2001 The Lizard Community of a Subtropical Dry Forest: Guanica Forest, Puerto Rico. Tropical Ecology 42(1):97-109

Gonzalez Liboy J.A 1976. Habitat Evaluation of a Dry Coastal Forest, Guanica. Departamento de Recursos Naturales

Kepler C.B., A.K. Kepler. 1973. The distribution and Ecology of the Puerto Rican Whip-poor-will and endangered species Living Bird 11:207-239

Little E.L., F.H. Wadsworth, J. Marrero 2001.Árboles Comunes de Puerto Rico y las Islas Vírgenes. 2da. Ed. Editorial de la Universidad de Puerto Rico

Miner Sola E. 1999. Árboles y Plantas en Peligro de Extinción de Puerto Rico 2da. Ed. Ediciones Servilibros Serie: Puerto Rico Ecológico Vol III

Murphy P.G. 1990. Dry Forest of the Tropics and Subtropics Guanica Forest in Context4(1-3):15-24

Murphy P.G., A.E. Lugo, 1986. Ecology of Tropical Dry Forest Ann. Re. Ecol. Sist.. 17:67-88

Rivero Juan A. 1998. Los Anfibios y Reptiles de Puerto Rico 2da Ed. Editorial de la Universidad de Puerto Rico

Silander S. 1986. Compendio Enciclopédico de los recursos Naturales de Puerto Rico Volumen X Departamento de Recursos Naturales de Puerto Rico

Snelling R.R., J.A. Torres. 1998. Camponotus ustus Forel and two similar new species from Puerto Rico (Hymenoptera:Formicidae) Contributions in Science (Los Angeles) American Museum of Natural History 469, Feb. 16,1-10

Torres J.A., V.E. Zotlig, J.E. Co, T. H. Jones, R.R. Snelling . 2001 Caste Specific Venom Chemistry of Solenopsis maboyaan and S. torresi (Hymenoptera:Formicidae). Sociobyology 37:579-583

Vilella F. J. , P.J. Zwank 1987. Density and Distribution of the Puerto Rican night jar in Guayanilla Hill Caribbean Journal Science 23(2):238-242

Enlaces

Puerto Rico Seagrant College Program
Luquillo Experimental Forest
The Virtual Library: Science
Recursos Naturales de Puerto Rico
Departamento de Recursos Naturales
The Virtual Library of Ecology & Biodiversity
Coral Reef Information Page