Los Manglares

Objetivos:

Al concluir esta unidad el lector estará capacitado para:

  • Señalar la distribución geográfica de los manglares.
  • Describir las adaptaciones de los mangles a su medio ambiente.
  • Identificar la zonación horizontal de las diferentes especies de mangle.
  • Evaluar la importancia de los manglares como zonas de crianza de especies marinas.
  • Reconocer conductas humanas que ponen en peligro este recurso natural.

¿Qué es un manglar?

Los manglares pertenecen a un tipo de los humedales descritos por el Cuerpo de Ingenieros de Puerto Rico en la categoría de pantanos de agua salada.

Los manglares son especies de bosques de plantas leñosas que se desarrollan en lagunas, riberas y en costas tropicales protegidas del oleaje. Debido a su ubicación costera siempre están en contacto con cuerpos de agua de origen marino, o en combinación con el agua que llega a través de escorrentías o por la desembocadura de los ríos. Esta agrupación de árboles posee adaptaciones que les permite sobrevivir en terrenos anegados con intrusiones de agua salobre o salada. Entre las adaptaciones se encuentran, la tolerancia a altos niveles de salinidad, raíces aéreas en forma de zancos, que les permite anclarse en suelos inestables, semillas flotantes para mayor dispersión y estructuras especializadas que propician el intercambio de gases en el suelo anaeróbico del manglar.

¿Donde encontramos manglares?

Los manglares son bosques tropicales, y sus límites están dados por las temperaturas. Se pueden distinguir dos zonas principales de distribución, la zona Occidental, que incluye África Occidental y las costas de América y el Caribe y la zona Oriental que se incluye África Oriental, el sur de Asia y el Pacifico, que comprende Oceania hasta Australia y donde se concentra la mayor diversidad. En el continente americano y el Caribe existen manglares en todos los países costeros con excepción a los mas meridionales como Chile, Argentina y Uruguay.
A nivel mundial los manglares ocupan aproximadamente 16,530,000 hectáreas de los cuales 5,831,000 ha. son en América Latina y el Caribe, o sea 35.3% del área total. La mayores extensiones se encuentran en Brasil y México. Según el inventario del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales en Puerto Rico se han descrito 119 áreas de manglar con un promedio de 22,971 cuerdas. El manglar de Piñones en Loíza, es el mas extenso con 5,165.2. cuerdas, Puerto Medio Mundo en Ceiba y La Parguera representan el segundo y tercer manglar con extensiones de 1,258.0 y 1,045.8 cuerdas respectivamente.

¿Qué especies de mangles hay en Puerto Rico?

En Puerto Rico encontramos cuatro de las diez especies de mangle descritas para la costa Atlántica de América. Su distribución de acuerdo a su distancia desde la orilla del mar hacia tierra es como sigue: el mangle rojo, Rhyzophora mangle, es el que habita en la zona inundada por el agua. Se identifica por sus raíces adventicias que salen de los troncos y las ramas. Estas raíces superficiales poseen poros o lenticelas, que les permite incorporar nutrientes y realizar intercambio de gases. Se caracteriza además por su semilla colgantes o plántulas que a la vez son flotantes y son una forma única de dispersión.
Foto Mickey Amador (mangle rojo)
Foto Mickey Amador (mangle rojo)

El mangle negro, Avicennia germinans, se encuentra en terrenos mas elevados que permanecen en menor contacto con el agua, aunque pueden ser inundados periódicamente. La característica mas prominente son los neumatóforos que sobresalen desde la raíz a través del suelo. Las hojas son alargadas y lanceoladas y generalmente tiene la superficie cubierta por cristales de sal.

Foto
Mickey Amador (mangle negro)
Foto
Mickey Amador (neumatóforos)

El mangle blanco, Laguncularia racemosa no resiste el terreno inundado y ocupa terrenos mas elevados y secos lejos de la orilla. Se identifica por tener una hoja ovalada con dos glándulas secretoras de sal en la base de las hojas. Se ha utilizado como fuente de carbón vegetal.
Foto
Mickey Amador (mangle blanco)
El mangle botón, Conocarpus erectus se encuentra en la parte mas seca y alta del manglar. Su rasgo mas sobresaliente son los pequeños frutos en forma de conos redondos.
Fotos
Mickey Amador (mangle botón)

¿Qué tipos de mangles hay en Puerto Rico?

Las cuatro especies descritas en Puerto Rico están representadas en los cuatro tipos de manglares identificados: de borde, de cuenca, islotes y de ribera.

Los manglares de borde están situados a lo largo de los márgenes de la costa o islas grandes. Frecuentemente están expuestos a bahías abiertas y reciben oleaje entre moderadas a suaves.

Foto Mickey Amador
Por lo general crecen sin aporte de agua dulce. Los manglares de cuenca ocurren en depresiones topográficas con poco flujo y reflujo de agua, asociados a ríos y lagunas. Las aguas tienden a acumularse en la depresión con poco intercambio durante el ciclo de las mareas. Están ubicados tierra adentro, expuestos a aguas menos salinas que los bosque costeros. Los manglares de islote ocurren en islas cercanas a las costas, crecen sobre arrecifes que sobresalen por encima del nivel del mar y están expuestos a oleaje entre moderadas a suaves. Los manglares ribereños ocurren en los llanos inundados por corrientes de agua en periodos de abundante lluvias y escorrentía y están asociados a los ríos y sujetos a mareas.
Foto Mickey Amador
En Puerto Rico los manglares de la costa Norte están asociados principalmente a los ríos. El fuerte oleaje del norte no permite el desarrollo de manglares excepto en lugares mas protegidos. Por el contrario, en la costa Sur se asocian con la presencia de arrecifes de coral. Las costas en esta área, están protegidas del oleaje y los manglares se desarrollan en las costas e islotes en contacto directo con el mar. En la región Este, los manglares se encuentran asociados a ríos, lagunas y aguas costaneras dependiendo del ambiente existente. En el Oeste los manglares son similares a los de la costa Norte, aunque no los encontramos en el Noroeste debido al fuerte oleaje.

¿Cuál es la importancia de los manglares?

Este ecosistema se destaca por su alta productividad y producción de materia orgánica. Promueven la biodiversidad ya que sus raíces sumergidas proveen habitáculo y refugio para una rica fauna de peces, mamíferos e invertebrados. Los manglares tienen un alto valor ecológico y económico ya que actúan como criaderos para muchos peces y mariscos. Muchos de estas especie nacen en ecosistemas cercanos como praderas de yerbas marinas o arrecifes de corales y sus larvas y juveniles se desarrollan bajo sus raíces Por lo que son fundamentales para el hombre ya que aseguran la sustentabilidad de la industria pesquera. Albergan y proveen áreas de anidaje a un número considerable de especies de aves residentes y migratorias, vulnerables o en peligro de extinción. Protegen las costas contra la erosión y las marejadas ocasionadas por los huracanes. Atrapan sedimento y hojarasca entre sus raíces y ayudan a rellenar y recobrar terreno. Son importantes para la educación e investigación científica. Además son usados para la recreación pasiva y actividades turísticas. Aun conociendo todos los beneficios el 75% de los mangles han sido destruídos y los que quedan están en peligro de desaparecer.

¿Cómo se pueden afectar los mangles?

Muchas de las actividades hechas por el hombre desde tiempos inmemoriales han afectado al manglar en diferentes formas. Podemos mencionar algunas de ellas. En términos generales las comunidades han extraído de los mangles los recursos que estos nos proveen. Se han utilizado para actividades pesqueras, se ha cortado la madera para fabricar carbón vegetal, construir verjas y nasas para la pesca. Se han cortado y rellenado manglares para usos en ganadería, agricultura. Se han utilizado para desarrollos urbanos e industriales variados, desde carreteras, construcción de áreas residenciales y turísticas. Alteraciones en los cauces de los ríos, dragados, descargas industriales y uso de abono y plaguicidas en lugares aledaños han contaminado y alterado los patrones de flujo, reciclaje de nutrientes, deposición y transportación de sedimentos.

¿Qué impactos ambientales pueden ocurrir si el mangle se destruye?

Las actividades desmedidas, sin el manejo adecuado, traen como consecuencia la destrucción y degradación del ecosistema. Como consecuencia, esto trae la pérdida de habitat críticos para muchas especies de importancia comercial. La erosión de las costas aumenta y pone en peligro otros ecosistemas como los arrecifes de coral y praderas submarinas. Efectos dañinos en la vida acuática, cambios en la diversidad de las especies y la reducción en la productividad son solo algunas de las secuelas y el resultado directo de la falta de un plan de manejo. Sin embargo en las ultimas décadas se ha llevado a cabo investigaciones que han demostrado la importancia de conservarlos y regular sus usos.
Foto
Mickey Amador

¿Existe un Plan de Manejo para los Manglares?

El Departamento de Recursos Naturales y Ambientales de Puerto Rico (DRNA) a través, del Programa de manejo de la Zona Costanera de Puerto Rico ha elaborado un plan de manejo con el propósito de proteger, conservar y mantener los manglares. Este plan responde a la política publica establecida por la Ley Núm. 23, la Ley Orgánica del DRNA del 20 de junio de 1972. El Plan de Manejo sirve de guía para la planificación de las actividades que puedan afectar los manglares.

Están protegidos también por una serie de estatutos legales entre ellos:

  • la Constitución del Estado Libre Asociado de P.R., articulo VI, sección 19
  • el Plan de Uso de Terrenos para P.R., adoptado por la Junta de Planificación
  • el Programa de Manejo de la Zona Costanera de Puerto Rico
  • la Ley 75 del 24 de junio de 1975 (Ley Orgánica de la Junta de Planificación)
  • la Ley Num. 9 del 18 de junio de 1970 de la Junta de calidad Ambiental ,y
  • todas aquellas leyes y reglamentos que estipulan la conservación de los manglares.
Los estatutos federales también son aplicables a Puerto Rico en cuanto a la protección de los manglares. Entre ellos se encuentran:
  • la Ley de Agua Limpia (CWA)
  • la Ley de Ríos y Puertos (RHA)
  • la Ley de Especies en Peligro de Extinción (ESA)
  • la Ley de Protección de Mamíferos Marinos de 1986, entre otras.

De tal manera que hoy en día contamos con un plan de manejo que va dirigido a conservar y proteger este ecosistema. En algunos casos áreas de mayor valor ecológico se han recomendado que sean designadas como reservas naturales. Actualmente de un total de 28 áreas recomendadas se han asignado 18 como reservas naturales. La protección de este recurso natural nos beneficia tanto a nosotros como a las generaciones futuras.

Foto Mickey Amador


Referencias

Carrera, C.J. , A.E. Lugo. Los Sistemas de Mangles de Puerto Rico. 1978. 
	Programa de la Zona Costanera, Departamento de Recursos Naturales y
	Ambientales pag. 102.

Cerame Vivas M. Ecología, Puerto Rico–Pensamiento Crítico para el Nuevo 
	Milenio. 2001. Publicaciones Puertorriqueñas.

Cole, J. 1997. The Magic of Mangroves Audubon Vol 99(2) 46-53.

Departamento de Recursos Naturales Programa Manejo de la Zona Costanera. 1984. 
	Recursos naturales educa, Los manglares. Redacción:
	Lluch, A.R.; M. Ríos, Edición: J.I Malavé. 

Little E.L., F.H. Wadsworth, J. Marrero. Árboles Comunes de Puerto Rico y las 
	Islas Vírgenes. 2001.2da. Ed. Editorial de la Universidad de Puerto Rico.

Miner Sola E. 2000. Árboles de Puerto Rico y Exóticos 3era. Ed. 
	Serie: Puerto Rico Ecológico Vol 1.

Enlaces

Puerto Rico Seagrant College Program
Luquillo Experimental Forest
The Virtual Library: Science
Recursos Naturales de Puerto Rico
Departamento de Recursos Naturales
The Virtual Library of Ecology & Biodiversity
Coral Reef Information Page