"¿ES VERDAD QUE HOY SE VIVE MAS? PERO..."

Los años de vida que hemos ganado por la supresión de la difteria, la viruela, la fiebre tifoidea, etc., están pagados por largos sufrimientos y muertes lentas producidas por las afecciones crónicas... Las enfermedades no han sido dominadas. Han cambiado simplemente de naturaleza".

Alexis Carrel
Premio Nóbel de medicina 1912

Casi todas las autoridades gubernamentales del mundo están satisfechas y hasta orgullosas de haber aumentado el promedio de vida del hombre actual. Se vive más años hoy que hace apenas dos décadas, especialmente en los países mal llamados subdesarrollados o del tercer mundo.

Si pensamos que el indio de la selva Amazónica raras veces pasa de los 25 años de edad y el de 30 años es todo un anciano, socialmente hablando llegara los 70 años como llegan la mayoría de los suecos o los noruegos es todo un triunfo.

Sin embargo, no todo es como lo demuestran los números. Es verdad que se ha prolongado la vida pero también han aumentado los sufrimientos. Hoy hay más enfermos que nunca. Hoy se nace enfermo. Es más, antes de nacer ya hay niños enfermos. Y la medicina esta en aprietos, ya que apresuradamente debe crear especialidades y subespecialidades cada vez más sofisticadas sin conseguir el resultado deseado. En consecuencia ha aparecido la perinatología estudia y trata al niño recién nacido y al que está por nacer. La ingeniería genética forma especialistas dedicados al estudio y posible tratamiento de enfermedades hereditarias, con el riesgo de crear nuevas más graves. La fecundación artificial con óvulo y espermatozoides almacenados, hace que nazca un ser de padres ya fallecidos. Y otras disciplinas higiénicas y terapéuticas, todas ellas tendientes a crear el estado óptimo de bienestar en el ser humano pero siempre en un ámbito poco natural.

Es verdad que hoy se conocen mejor las funciones más íntimas del hombre, pero las medidas que se toman para contrarrestar las anomalías son artificiales. En definitiva, lo que se ha prolongado es el sufrimiento de la especie humana. Hoy no hay viruela y son raros los casos de tosferina; los furúnculos casi no se ven y las enfermedades agudas (de drenaje o limpieza del organismo) se cortan rápidamente con poderosos medicamentos químicos. Lo que si hay hoy son enfermos crónicos. Los hospitales y las clínicas no dan abasto para atender la enorme afluencia de personas aparentemente sanas. En muchos de estos casos los exámenes de laboratorios y los estudios más avanzados de la tecnología moderna no revelan enfermedad alguna, pero la persona no se siente bien. Se queja de dolores de cabeza, náuseas matutinas, diarreas, cansancio irritabilidad emocional, insomnio, etc. Deben vivir bajo el efecto de tranquilizantes o bajo la acción de los sedantes analgésicos.

La vida artificial a que está sometido el hombre, especialmente el de la ciudad, impide que el organismo se defienda aunque sea con la sudoración, la diarrea o el flujo vaginal, ya que existe el falso concepto de que el eliminar deshechos es estar enfermo. Estos deshechos terminan depositándose y aparecen las enfermedades crónicas.
 

GUIA PARA MEJORAR LA SALUD

1. Sentir la satisfacción de respirar profundamente el aire del amanece. Para eso hay que
    levantarse temprano, cuando esté saliendo el sol.

2. Desayunara gusto masticando lentamente. Nunca comer apresuradamente.

3. Evacuar el colon en su propia casa en la mañana.

4. El baño diario es preferible que sea en la mañana sin usar chancletas.

5. Dedicar varios minutos del amanecer para mirar hacia el horizonte, hacia la lejanía y
    repetirlo las veces que se pueda, eso hace descansar el cristalino de los ojos.

6. En las comidas siempre deben haber frutas.

7. Durante el transcurso del día el total de líquidos no debe de ser inferior a los 2 litros.

8. El despertar temprano nunca debe de ser brusco y antes de levantarse es aconsejable
    estirarse como lo hacen los gatos cuando se despiertan.

9. La prisa matutina desequilibra el cuerpo y la mente. Es preferible levantarse unos
    minutos de la hora acostumbrada.

10. Hay que acostumbrarse a recogerse todos los días por 20 minutos donde nadie pueda
      turbarnos.(Es algo así como perdernos dentro de nosotros mismos e ir al encuentro de
      nuestro Creador).

11. Olvidar las ofensas y hacer el bien. El odio es como el ácido que corroe el envase,
      termina enfermando el cuerpo.

12. Amar al prójimo, sobre todo al más desdichado, porque el representa la otra cara de
      nuestra personalidad.

13. Pensar positivamente. Desterrar el pesimismo y la tristeza, el rencor y la calumnia.
      Alejarse de personas indolentes y viciosas.

14. Jamás emitir juicios sobre algo medio-oído, medio-visto o medio-entendido, mucho
      menos cuando se arriesga la reputación y el honor de otra persona.

15. Reconocer que la mejor manera de ganar un pleito es evitarlo. El diálogo sereno y
       justo puede más que una batalla.

16. Está demás decir que el alcohol , el cigarrillo y las drogas son muletas de vidrio para
      nuestra personalidad. El día en que se quiebren la caída puede ser estrepitosa.

17. Por la noche cenar liviano y acostarse temprano, nunca después de medianoche,
      agradeciendo a Dios por todo lo bueno recibido durante el agitado día.

*****************************************************************
 
 

PENSAMIENTOS

"Los valores humanos están por encima de los valores comerciales".
(Dr. Keshava Bahat)

PARA MULTIPLICAR LA FELICIDAD HAY QUE DIVIDIRLA ANTES

Deberíamos repartir la felicidad que queda en lo profundo de nosotros a los demás. Así como consecuencia.  Se multiplicará y crecerá dentro de los corazones de todo el mundo que conocemos.

¿Como multiplicar la felicidad?
Un modo es: haz el bien sin preguntar
A Quien! Si seguimos este pensamiento solo entonces habremos encontrado la verdadera felicidad.

FELIZ NAVIDAD Y PROSPERO AÑO 1993