Mi Promesa

En el exilio estoy, la vida es fría; 
El mundo en su tronar calla mi aliento 
Y aprieta el corazón dentro, muy adentro 
Un lento palpitar que es mi agonía.

Que importa que los años pasen,
Que envejezca la carne y la materia?
Si late el corazón en su esperanza, 
Altiva la visión y la conciencia.

No importa la presión, ni el servilismo
Los hombres se acostumbran a las cosas 
Cuanto más fuerte le lucen más hermosas
Las cadenas del imperialismo.

Son muchos los que así se inclinan 
A arrastrar para siempre la cadena 
Como perros del corral que fueron –
Ni verguenza ni valor tuvieron 
Para levantar con furia nuestra emblema.

No importa lo que sean, si son los muchos 
Mi promesa está en píe: Es mi BANDERA... 
Reventarán el volcán corno una hoguera –
Y haremos esta vez otro, "Ayacucho".

Han de tronar las playas de Borinquen 
Bajo el rugir del fuego y la metralla 
Habrá quejas, angustias y alaridos,
 Habrá luto por miles de caídos 
Y será libre: LA ESTRELLA SOLITARIA.
 

Más yo te juro patria por mi santa madre 
Que al sonar el clarín en ese día; 
He de encontrarme contigo Patria mía, 
Si con fuerzas de andar yo me encontrase.

Tronarán los cañones de San Juan, 
Volarán los palacios de Luquillo;
Y los soldados de CAMISA NEGRA 
Batirán con valor todas las fuerzas 
Aunque aniegue la sangre los caminos.

El sol se sumirá dentro los montes; 
La luna no saldrá:.. Se irá de luto 
El viento no hablará can la cañada,... 
Tranquila estarán, quieta las aguas 
Y sin mover las hojas los arbustos.

En esa noche mi promesa espera,
Cuando el traidor asesinado caiga, 
Con la esperanza que el destino arraiga, 
Ha de nacer un pueblo: OTRA BANDERA.

Ha de nacer el sol sobre los montes 
En soberano día de gloria y de placer,
A saludar los hombres de osadía 
Que cumplieron tan bién con su deber .... 
Y a castigar los malos y perversos 
Villanos y traidores del ayer.

Algarabía y gritar de un pueblo esclavo, 
Murmullo agotador llena la plaza:
Sólo por honor pide un soldado 
AHORCAR EL ULTIMO VERDUGO DE MI RAZA.