Rompevientos

Rompevientos ..... 
Nace el sol sobre los montes 
De la tierra borincana; 
Nace el sol despuntando los albores 
Y en sus rayos de colores la mañana. 
Rompevientos ..... 
Nace el sol deslumbrando las montañas ... 
Nace el día, y la noche, en su tétrica agonía 
Poco a poco vá muriendo en lontananza. 
Nace el astro matutino con sus rayos como el oro 
De esa tierra que es tesoro, resplandece los caminos; 
De esa tierra que hace siglos la vendieron 
Con un asta, dos banderas y un destino... 
Fué el sueño de Don Juan y el delirio de Gautier 
Fué la novia de Lloréns la querida Agüeybana... 
Fué la india que hace tiempo se encontraron 
Los veleros de Colón cuando surcaron 
Por los mares del Caribe. Es la hija de un ciclón, 
La india de mi canción .....  ¡iberohispano-antillana!. 

II

Sobre un pedestal de rocas nació la tierra bravía, 
Sobre un racimo de conchas nacieron tus bravos mares 
Y así nacieron iguales también tus Alicios vientos. 
‘Ay’,  de los potros salvajes que parten al infinito 
Dejando van en las lomas suaves perfumes y aromas 
Y un mensaje en cada pico ...... 
Sobre la verda sabana el sol con su rayo abrasa 
Y como si sus rayos fueran ojos que en tierra se clavan 
Quisiera verle a la hembra sus carnes de moza blanca. 
Cuando la noche se acerca la luna su cara asoma, 
Al cedro le tuba aromas, y al robusto cocotero 
Lo besa como a un amante, y sobre el talle cimbreante 
Se enrosca como un lucero, 
Las estrellas vigilantes celan del mar la doncella; 
Cuando el mar su playa arropa deja un beso en cada roca 
Y un abrazo en la ribera ... 

III

Es la joya de los mares antillanos que se asoma; 
La esmeralda de la gran Anacaona 
En el engarce de la selva tropical. 
Son sus bosques el cabello de la india prisionera 
Y es el talle de su cuerpo la ribera 
Del Caribe rubicundo, de otros mares, de otros mundos 
Sin surcar ..... 
Y los ojos de mi india son luceros de los cielos antillanos 
Que se asoman en la noche a suspirar. 
Con su cinturón, Orión, ajusta a su cuerpo el talle 
Neptuno envía mensajeros para que cierren sus broches 
Y Venus su cuerpo inclina para recogerle el traje, 
Saturno manda sus pajes para que velen sus noches 
Y este humilde siervo tuyo a tus piés arrodillado 
Regala un verso al teclado: Musa de mi inspiración. 
Indio soy en mi canción: ¡iberohispano-antillano!; 

IV

Rompevientos ...... 
Te llamaron mis abuelos porque fueron los primeros 
Que bogaron por tus mares y pisaron por tus suelos; 
Los primeros que extrajeron de tus cañas dulce miel 
Y el aceite de tus cocos y el casabe de tus yucas 
Cuando surcaron las rutas desde América hasta Argel, 
Cuando llevaron el grano que por sus manos sembraron, 
A la reina de la España, dueña y señora de ayer ..... 
Le llevaron a la reina un fino y precioso anillo 
Que en las noches señoriales paseóse por castillos 
De esos tiempos ya remotos desde Alfonso hasta Don Juan; 
 

Y esa simbólica piedra es la vida de una raza 
Con la fuerza de una masa dura como un Alquitrán 
 ......En el tope del anillo está la piedra 
Y en el raso de la piedra está el cordero 
Y el cordero, y el anillo y el escudo.. 
Cinco siglos esperando sobre el dedo. 
 
 

V

Rompevientos ...... 
La bandera de este pueblo que ha sufrido bajo el yugo 
De la espada y del escudo de la España agonizante, 
De las viejas carabelas que se fueron 
Con el sumo del trabajo, con el oro de la tierra y no volvieron, 
Con la flor del cocotero y su aromático grano, 
Con las colchas que tus manos bordaron para un viandante. 
Como la desdicha es poca y como la dicha es tanta 
Nos dejaste una raza igual que la que llevaste, 
Nos dejaste los mástiles de viejas embarcaciones 
Donde nacen las pasiones igual que en Sevilla ahora 
...Al tu nave naufragar dejóme un asta vacía, 
 Robémela, la hice mía 
Y allá en cerro de Lares clavóla sobre una roca 
 El gran Manolo, " El Leñero ". 
Se vocifera en el pueblo, la ilusión del porvenir, 
 Porque empieza ya a surgir un grito de exclamación: 
¡Viva la revolución aunque tenga que morir!. 

VI

Rompevientos ...... 
La bandera de mi pueblo, la bandera de mi sangre, de mi raza, 
De Ruiz Belvis, de De Hostos, de Betances y de De Diego; 
La bandera que en su rojo lleva fuego, 
Y en su blanco lleva paz y eternidad ... 
La bandera que hace siglos la vendieron 
A otros reyes, a otros tronos, y a otros pueblos 
¡Claro está! Pero el asta y la bandera los negaron, 
Y en las cumbres de tus cerros flotará .... 
Rompevientos ...... 
Pabellón que al infinito te despliegas con amor, 
Bajo el palio de un filón, corta el ala traicionera 
De Aguila Anglosajona que vaga por tus campiñas, 
Como un Judas entre las sombras .... 
Has que el mártir viva en paz y Albizu su sueño logre; 
Vuelve al campo con tus hombres ... dá un grito de libertad 
Para que puedas flotar sola, libre y soberana. 
En las tumbas de tus héroes, y que no quede inerme 
Jamás en la eternidad . . 
 


FIDEL CASTRO