El Tribunal Supremo
( La condena del paria )


En un lugar del cielo que recordar no acierto
el tribunal supremo - de Dios - abría sus puertas; 
Estaban los apóstoles: el jurado selecto 
y había mil condenados o casi condenados . . .
Y en el gran Trono, Cristo, con las manos abiertas. 
Había en aquel juicio un sepulcral silencio:
Los angeles verdugos trajeron a los reos . . . 
El pedestal del cielo, de par en par, abierto. 
E, iban a ser acusados los unos por calumnia 
por matar, por estafa, tal vez por adulterio; 
En fin, por los delitos que hacemos en la tierra 
y nunca los pagamos por no lidiar el cuerpo.

Trajeron a el primero. Y Pedro le acusaba.
De que acusais al reo ? -preguntaba Jesús- 
con amorosa voz, diestra en el cetro- 
Este hombre ha robado el pan que no era suyo 
y asesinó la mano que dárselo bien pudo 
y profanó su nombre y el nombre de su madre; 
El tribunal del hombre le sentenció a diez años 
en la cárcel, en trapos, sin amigos los diez años estuvo. 
Y Jesús contestó con voz cuerda y segura: ¡ es inocente! 
Que equivocados están los hombres de la tierra 
seguramente, se ha robado ese pan porque era suyo 
Acaso no he dejado para todos . . porqué tienen pan tan sólo algunos?
Que traigan a otro, ha indicado Pablo -que de guardián hacía-
". . yo lo sé que maté . . .maté por odio " 
Yá en la presencia de Jesús decía.
El causó de mi madre triste muerte, robó su honra, 
pregonó su nombre y hasta vendió su cuerpo 
y yo quise cobrar la vil infamia del canalla, 
¡ Dios Mío ! al precio que ya he expuesto . . . 
El sacerdote me dijo en la cabaña "No Matarás " Mandamiento de Dios ? escrito está en " Texto "-
"Culpable" ! vociferó el jurado, no ha debido matar 
no está justificado quitar la vida 
a un ser que no les has dado ". . . 
Y Jesús le replica nuevamente, " sois inocente "!
Honrarás padre y madre . . . no te ha dicho el prelado ? " 
y fueron escuchados los unos y los otros

y fueron castigados y fueron perdonados. 
Uno fuérole concedida la alta gracia de convertirse 
en angel, su proceso no tuvo precedentes; 
Era el patriota que asesinó el verdugo 
que habíale de arrancar la vida, al día siguiente.
Era tarde. Tan solo uno quedaba 
el que muchos creyeron inocente,
Era el paria . . el que jamás el hombre ha castigado 
el que lleva la mancha de entregado, 
el que vende la patria impunemente: 
Presentóse con voz entrecortada - "Soy inocente"
más, Pedro le señala con el dedo . . "ese hombre 
ha entregado su pueblo con su nombre”.
Ya Jesús se levanta y palidece, "porqué inocente 
cuando enclavaste tu tierra y tus hermanos ? 
Para tí yo no tengo perdón
Tu pecado es mortal . . ¡ sois condenado ! 
Jesús caminaba silencioso el sagrado recinto, 
empezó su sermón con sus santas palabras 
y las aves del mundo mensajeras del cielo
nos trajeron mensajes de la bella alborada. 
" Veis a este hombre . . . ha vendido su pueblo y sus hermanos 
Ha traicionado su propia libertad, la que le dí . . .
Es que acaso no negó mi nombre? les habeis escuchado? 
ha rendido sus armas sin luchar, sin mirar, 
permite que sus hijos sean esclavos . . . 
y has vendido tu pan, pan que era tuyo
y el de tu madre, de hijos y de hermanos 
¿Es que no veis que dura es la fajina 
los unos que la mano esconden y los otros 
queriendo conquistar lo que era suyo
pagan al infinito precio de la vida ? 
Tú. sinembargo no arriesgaste nada 
viviste esclavo que de nada sirve, 
No abriste el "Texto" cuando Mateo dice 
"Conocereis la Verdad y os Hará Libre" 
La sentencia es mi voz . . . ¡Sois Condenado!
Yo no perdono al paria que claudica 
ni al pueblo que lo santifica . . . 
Ni al que entrega su patria y sus hermanos.
 



SAN MARTIN