Buscamos atajar al “nuevo bárbaro” de la premonición orteguiana ofreciéndole al educando variadas oportunidades de aventuras intelectuales donde la computadora sea (entre otras utilidades) una graciosa reunificación de técnicas y humanidades.  En el discurso universitario, el estudiante es el sujeto; compete a nosotros buscarle un predicado, que además de lógico, sea, a la vez, moral y estético.
Surisla, nuestra revista universitaria, que nace hoy, es un feliz acontecimiento dentro de las aspiraciones educativas de esta institución.  Es el instrumento donde la comunidad universitaria nuestra y distinguidos pensadores extramuros actualizarán el análisis y la valoración de nuestra realidad circundante en un discurso interdiciplinario.
¡Larga vida para Surisla!
Doel López
Director