No es que estemos pidiendo a la pedagogía currículo para el misterio, pero pensamos que aun despúes que se disipe en el espacio el eco de la carcajada de la ciencia, todavía en el vacío, persistirá el misterio. El misterio incursiona aun dentro de las ciencias exactas. Aun no hay respuestas categóricas para definir el tiempo, el espacio, la vida... El científico se dedica a medir y a pesar las cantidades para no tener que contestar el ¿qué es? la dimensión. Cuentan que Einstein, después de percatarse de la proyección ilimitada de su teoría de la relatividad del tiempo, caminó apresurado al primer templo que encontró y se arrodilló a orar. Hablamos del sobrepeso que se nota hoy en la mochila de la materia que desequilibra el balance humano para la armonía integral. Hay que ordenar los principios pedagógicos desde el hombre buscando la innovación sin la derogación. 
     Hay verdades tan viejas y tan contundentes que repasarlas para acomodarlas al tiempo y al espacio que se vive es la novedad; el esnobismo; lo <<in>>... El <<Equilibrio Nash>> y la <<CTG>> (Calidad Total en la Gerencia) son dos de ellas. 
     La innovación no necesariamente implica derogación.
Doel López
Director