CAPITULO II

REVISIÓN DE LITERATURA

Trasfondo Histórico

    Existen dos tipos importantes de diabetes. Estos son la Diabetes Tipo 1 y la Diabetes Tipo 2. La Diabetes Tipo 1 (insulino-dependiente) es una enfermedad autoinmune en el cual el cuerpo no produce ninguna insulina. Las personas con diabetes Tipo 1 tienen que inyectarse insulina para sobrevivir toda su vida. Diabetes de tipo 1 representa un 5 a 10 por ciento de todos los casos de la diabetes. También se le conoce como diabetes ataque juvenil porque ocurre más seguido en niños y adultos jóvenes. Los síntomas de este tipo son: poliuria (producción aumentada de orina), polidipsia (sed excesiva), polifagia (tener mucha hambre), pérdida de peso fuera de lo común, cansancio extremado a irritabilidad. La Diabetes Tipo 2 (no insulino-dependiente) es un desorden metabólico que resulta de la inhabilidad del cuerpo de producir suficiente, o usar adecuadamente la insulina. Son las personas que no requieren insulina. Es la forma más común de esta enfermedad. La diabetes tipo 2 representa un 90 a un 95 por ciento de todos los casos de la diabetes. Aproximadamente, el 40 por ciento de las personas con tipo 2 requieren inyecciones de insulina. También se le conoce como diabetes ataque-madurez porque se desarrolla después de los 40 años de edad. Los síntomas de este tipo son: cualquiera de los síntomas del Tipo 1, infecciones frecuentes, visión borrosa, cortaduras que tardan en sanar, picazón/adormecimiento de las manos y los pies, infecciones recurrentes de la piel, encías o la vejiga. Aunque, regularmente las personas con diabetes de Tipo 2 no tienen síntomas.

    En adición a estos dos tipos de diabetes también existe la diabetes gestacional. Se desarrolla en un 2 a 5 por ciento de todos los embarazos pero desaparece cuando el embarazo se termina. Las mujeres que han tenido diabetes gestacional están a un mayor riesgo de desarrollar diabetes del Tipo 2 más adelante en su vida.

    Debido a la gran cantidad de personas con diabetes, se han establecido en E.U. y en P.R. centros y asociaciones para educar a informar a las personas que padecen la condición.

    En E.U. se estableció para el 1978 el "National Diabetes Information Clearinghouse" (NDIC, por sus siglas en inglés) para aumentar el conocimiento y el entendimiento de la diabetes en los pacientes, en los profesionales del cuidado de salud y el público en general. El NDIC trabaja muy de cerca con la comunidad diabética para identificar y responder la información que necesitan saber sobre la diabetes y cómo manejarla. Es un servicio del "National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Disease", como pane del "National Institutes of Health".

    La "UCSF Diabetes Center" fue establecido en San Francisco como parte del Departamento de Salud y Enfermería de la Familia en el 1979. Es la más antigua organización que ofrece servicios de educación al paciente diabético, en esa ciudad, y ha servido de modelo a otros programas de educación al paciente diabético. Provee un lugar para las personas diabéticas para que desarrollen las destrezas para el manejo de su condición.
 
    La Asociación Puertorriqueña de Diabetes (APD, por sus siglas en español) tiene como misión promover la pevención, diagnóstico y control de la condición, además de orientar y educar a pacientes, familiares y comunidad en general. Entre los servicios que ofrece están la Feria Anual de Prevención y Control de Diabetes, clínicas de nivel de glucosa en la sangre, distribución de material educativo, educación y orientación, conferencias, orientación nutricional y distribución de planes dietéticos y colaboración con el campamento de verano para niños y adolescentes.

    Anualmente el Comité de Educación y Bienestar de Niños y Adolescentes con Diabetes en colaboración con la Asociación Puertorriqueña de Diabetes ofrece un campamento de verano para niños y adolescentes con Diabetes Mellitus Tipo 1. El año pasado se celebraron tres sesiones de campamento en el Colegio San Antonio Abad en Humacao, P.R.: del 29 de junio al 3 de julio y del 6 al 10 de julio para niños entre 8 y 13 años de edad, del 20 al 25 de julio para adolescente entre 13 y 17 años de edad. Esto es una actividad de carácter educativo y recreacional. El propósito principal es que el niño y el joven con diabetes aprendan a manejar su condición a la vez que disfruta de actividades recreativas y deportivas bajo supervisión en un amplio marco de seguridad.

    Entre los temas que ofrecen en este campamento están: técnicas de medir a inyectar insulina; técnicas para medir glucosa y las acetonas; reconocer y tratar hipoglicemia; reconocer y prevenir la cetoacidosis; cómo ajustar la dosis de insulina, sexualidad en el adolescente, dieta, cuidado de los pies, cuidado de los dientes, diabetes y embarazo, ejercicio y oportunidades de empleo.
 
    En adición al campamento, la APD, el Club de la Salud y la compañía farmacéutica Parke-Davis ofrecen a las personas que padecen Diabetes Tipo 2 un pasadía, donde se les educa sobre la nutrición, monitoreo, medicamentos orales y técnicas de inyección.

Estudios realizados en E.U.

    Brown (1982) reveló en un estudio que el 80 % de los pacientes diabéticos cometían errores en la administración de la insulina, el 75 % falló en cumplir con los requerimientos de la dieta, et 50 % mostró pobre cuidado de los pies y el 95 % se hacían los exámenes de orina en forma incorrecta.

    Kilo (1982) realizó un estudio con pacientes diabéticos y encontró que el 50 % de los pacientes se estaban administrando incorrectamente las dosis de insulina.

    En Maine se reportó que de 898 hospitales auditados, el 16.5 % de los pacientes fueron admitidos por el pobre manejo que tienen de la condición y el 19.9 % fueron readmitidos nuevamente el mismo año por complicaciones similares. El Centro de Control de Enfermedades (1982) ofreció un programa de educación por un seguimiento por doce meses a 461 pacientes en veinticinco hospitales y seis centros de cuidado de salud. Este estudio reveló que las hospitalizaciones disminuyeron en un 33% de los pacientes que completaron el programa de educación.

    Se realizó un estudio con el propósito de evaluar el impacto de un programa de educación a pacientes diabéticos en cuanto a la reducción del peso en el control de la diabetes y la pérdida de peso en individuos obesos que tuvieran diabetes no insulino independientes (D'Eramo, Wylie & Hagan; 1992).

    Los autores de este estudio escogieron 82 sujetos obesos diabéticos y los clasificaron al azar en tres niveles de intensidad educacional. En el primer nivel, la educación se le daba a los participantes en sesiones individuales. En el segundo nivel, la educación se le daba a los participantes por doce semanas. En el tercer nivel, la educación era grupal y en adición les daban seis sesiones individuales de seguimiento. Los materiales utilizados en este estudio incluían un instrumento diseñado para medir conocimiento, actitudes y destrezas, un currículo que proveía la base para la educación en diabetes y una intervención para la pérdida de peso.

    El examen para medir conocimiento de la diabetes era un cuestionario de 25 criterios. Los resultados obtenidos de este estudio indicaron una mejora significante en el control metabólico, esto asociado a la participación de la educación en diabetes. El conocimiento sobre la diabetes resultó ser alto por los tres grupos después de la educación recibida.

    Brandt y Mgyary (1993) realizaron un estudio para investigar el efecto de un programa de educación de diabetes a niños y a las madres. El programa educativo consistía de once (11) sesiones aproximadamente de cincuenta (50) minutos. Entre los temas se encontraban los siguientes: comida, insulina, ejercicios, regulaciones de insulina durante la enfermedad, hipoglicemia, monitoreo de azúcar en la sangre y etiología de la diabetes.

    Los autores de este estudio escogieron a 17 niños y a 17 madres. Los participantes completaron una prueba el primer día del programa y otra prueba el último día del programa. A los tres meses se iban a evaluar de nuevo. La prueba para medir conocimiento era un cuestionario de selección múltiple sobre información general (lo que causaban la diabetes y el tratamiento) y solución de problemas (situaciones más problemáticas de los diabéticos y su solución).
 
    Los resultados obtenidos de las pruebas de tos niños y las madres acerca de la información de diabetes y la resolución de problemas aumentaron significativamente después del programa educacional. Después de tres meses no hubo cambio significante en la solución de problemas.

Estudios realizados en P.R.

    Ríos (1988) realizó un estudio sobre la efectividad del campamento de verano para niños con diabetes. Se seleccionaron dos grupos para el estudio. En el grupo control seleccionaron veinticinco (25) niños del campamento de verano entre las edades de 8 a 18 años. En el grupo de comparación seleccionaron 24 niños de las Clínicas Externas del Hospital Pediátrico Universitario del año fiscal 1985 y del Hospital Municipal del Centro Médico del año fiscal 1987. Estos niños nunca habían asistido a un campamento de verano para niños diabéticos. Los sujetos se dividieron por edades, de 8-10, de 11?13 y de14-17. El promedio de edad del grupo fue de 12 años. El grupo de comparación fue citado tres veces a las Clínicas Externas. En la primera y tercera visita se le administró la prueba de conocimiento y se les tomó la prueba de glucosa en sangre y el peso. En la segunda cita se les tomó la prueba de glucosa en sangre. La prueba para medir conocimiento era un cuestionario que incluyó veintisiete (27) preguntas sobre la administración de insulina, duración del efecto de insulina, cómo hacer pruebas de determinación de glucosa de orina y de sangre, complicaciones crónicas y agudas, alimentos y definición de diabetes.
 
    Los resultados del estudio reflejaron que en el grupo de comparación el 50 % de los niños obtuvieron un nivel de conocimiento entre excelente y bueno en la primera prueba de conocimiento y en la segunda prueba obtuvieron un 45.9 % entre excelente y bueno.

    En un estudio se investigó el efecto de la educación en la dieta de un grupo de pacientes diabéticos. Escogieron a catorce (14) pacientes diabéticos entre las edades de 20 a 65 años que asistieron al curso educativo sobre la diabetes durante el periodo del 8 de marzo al 7 de junio de 1985. Los sujetos se dividieron por grupo de edades, de 28-49 y de 50-65 y se clasificaron en insulino dependiente y en insulino no dependiente. El curso consistió de diez sesiones las cuales incluía conferencias a instrucciones sobre todos los aspectos relacionados con el manejo de la diabetes. Le administraron una prueba de conocimiento sobre la dicta al inicio y la final del curso. La prueba de conocimiento incluyó doce (12) preguntas, tres preguntas se relacionaban con la fibra, cinco con la grasa y cuatro con el valor nutricional de alimentos.

    Los resultados obtenidos reflejaron que mediante la educación hubo cambios positivos en los hábitos alimenticios de los pacientes. También reflejó que hubo un aumento de conocimiento al finalizar el programa educativo. La prueba inicial demostró que existía una deficiencia de conocimiento al principio del curso; 71% de los pacientes obtuvieron calificaciones menores de 75%. Al finalizar el curso, el l00°,% de los sujetos obtuvieron clasificaciones de 75% o más (O'Neill, 1985).

    Santos y Avilés (1991) realizaron un estudio sobre el efecto de un programa educativo en los conocimientos de un grupo de niños asmáticos entre las edades de 6 a 13 años y sus padres. Participaron treinta (30) niños que padecían de asma moderada y severa y sus padres. Los niños participantes eran pacientes de la Clínica de Continuidad del Hospital Pediátrico Universitario. El programa educativo constó de ocho temas. Se le administraron pruebas de conocimiento y actitudes a niños y a padres antes y después de la intervención educativa. Los resultados el estudio demostraron que hubo un aumento en los conocimientos de los niños y los padres.
 

[Pág. Anterior]