CAPITULO V

DISCUSION

Introducción

    Este capítulo está dividido en tres partes. La primera parte presenta la introducción y el objetivo del estudio. La segunda parte presenta la interpretación de las preguntas de investigación. La tercera parte presenta las conclusiones, las limitaciones encontradas en el estudio y las recomendaciones para otros estudios relacionados.

    El objetivo principal de este estudio era determinar el nivel de conocimiento que tenían los adolescentes con diagnóstico de diabetes (entre las edades de 12 a 1 8 años) sobre el manejo de su condición.
Al analizar las características sociodemográficas recopiladas en este estudio, podemos decir que la muestra estuvo constituida por doce (12) adolescentes entre las edades de 12 a 17 años, con un promedio de edad de l4 años. El 75% de los adolescentes eran del sexo femenino y el 67% estaban entre noveno y duodécimo grado. De igual forma en el estudio de Brandt & Magyary (1993) y en el de Ríos (1988) se encontró que la mayoría de los participantes eran del sexo femenino.
Como resultado de La revisión del expediente clínico para identificar la fecha en que se le diagnosticó la diabetes a los pacientes, se encontró que los adolescentes fueron diagnosticados entre el 1984 al 1999, donde la mayoría de los adolescentes (75%) habían sido diagnosticado entre el 1994 al 1999.

    Con relación si los adolescentes habían recibido orientación sobre la condición, se encontró que más de la mitad de los adolescentes (58 %) habían sido orientados sobre el manejo de la diabetes hacia más de un año y que el 92% habían recibido la orientación sobre el manejo de la diabetes en el Hospital.

    Para determinar el nivel de conocimiento de los adolescentes sobre el manejo de su condición, se le administró una prueba de conocimiento a los adolescentes. El nivel de conocimiento se dividió en tres categorías: excelente (90-100 %), bueno (75-89%) y pobre (menos de 75%). Se encontró que la mayoría de los adolescentes (42%) (n=5) obtuvieron un nivel de conocimiento bueno en la prueba sobre el manejo de la diabetes. Este hallazgo no coincide con el estudio de Ríos, a pesar de que el promedio en que se le diagnosticó la diabetes fue el mismo, más del 50 % de los participantes obtuvieron un nivel de conocimiento entre pobre y pésimo.

    Para determinar si existe diferencia entre los promedios de los resultados en la prueba de conocimiento, se utilizó la prueba T. Se encontró que no existen diferencias estadísticamente significativas entre el perfil de los adolescentes (edad, sexo, escolaridad y fecha de diagnóstico) y el nivel de conocimiento.

    Se llevó a cabo la prueba de correlación de Spearman para determinar si existía correlación entre las variables edad, escolaridad y fecha de diagnóstico y el nivel de conocimiento. Las variables independientes fueron edad, escolaridad y fecha de diagnóstico y la variable dependiente fue la puntuación obtenida en el cuestionario (nivel de conocimiento sobre el manejo de la diabetes). Se encontró que el nivel de correlación entre el nivel de conocimiento y las variables edad (p =.166), escolaridad (p =.122) y fecha de diagnóstico (p =.467) no eran estadísticamente significativas. Este hallazgo concuerda con el estudio de Brandt & Magyar y Ríos. En ambos estudios se encontró que no había correlación estadísticamente significativa entre las variables edad y fecha de diagnóstico y el nivel de conocimiento.

    Al diseñar en forma apropiada la orientación al paciente para el manejo de su condición, Piaget nos indica que al tener 12 años de edad los adolescentes tienen la capacidad para entender y adquirir las destrezas necesarias que lo capaciten para el manejo efectivo de su condición. Al llegar a los doce años el nivel de conocimiento del adolescente es más amplio y abarcador y puede analizar situaciones por sí mismos. Pueden formar parte activa del proceso para el éxito del manejo de la diabetes. Al igual que Piaget pedía a los adolescentes ejecutar ciertas tareas, la educadora o el médico puede orientar al adolescente diabético sobre el manejo de su condición. Esto a su vez, le ayudará a conservar su estado de salud y evitará complicaciones futuras. Para Piaget esto es llevar al adolescente a tener lógica y a que razone acerca de las consecuencias que pueden surgir si no maneja con efectividad la condición. A través de la orientación se espera que el nivel de conocimiento del adolescente aumente.

Conclusiones

    Las conclusiones a las que se llega en este estudio son las siguientes:

  1. Los adolescentes tienen una edad promedio de catorce (14) años.
  2. Que todos los adolescentes habían sido orientados sobre el manejo de la diabetes y que la mayoría de los adolescentes (58 %) habían recibido orientación hacía más de un año.
  3. El 75 % de los adolescentes fueron diagnosticados con diabetes entre el año 1994 al 1999.
  4. Dos de cada tres adolescentes (67 %) (n = 8) obtuvieron en la prueba un nivel de conocimiento entre bueno y excelente.
  5. El 50 % (n = 6) de los adolescentes que obtuvieron un nivel de conocimiento entre bueno y excelente están entre noveno y duodécimo grado.
  6. Que el área de conocimiento de información general y glucosa, los adolescentes obtuvieron un nivel de conocimiento bueno.
  7. No existe diferencias entre la edad y el nivel promedio de conocimiento.
  8. No existe diferencias entre el sexo y el nivel promedio de conocimiento.
  9. No existe diferencias entre la escolaridad y el nivel promedio de conocimiento.
  10. No existe diferencias entre la fecha de diagnóstico y el nivel promedio de conocimiento.
  11. Existe una correlación positiva débil entre la edad de los adolescentes y el nivel de conocimiento (r?.4252, p=.166), pero esta no es estadísticamente significativa.
  12. Existe una correlación positiva débil entre la escolaridad de los adolescentes y el nivel de conocimiento (r=.4710, p=.122), pero esta no es estadísticamente significativa.
  13. Existe una correlación positiva baja entre la fecha de diagnóstico de los adolescentes y el nivel de conocimiento (r=.2326, p=.467), pero esta no es estadísticamente significativa.


Limitaciones

  1. El tiempo para realizar el estudio fue limitado.
  2. No se pudo lograr la cuota establecida de sujetos a ser estudiados debido a varios factores: a) la cantidad de pacientes diabéticos atendidos una vez por semana en la institución fue menor de lo esperado, incluso hubo una semana en que cancelaron la cita de los pacientes.
  3. Los resultados de este estudio no se pueden generalizar a las instituciones que ofrezcan los servicios de educación en diabetes en las clínicas externas.


Recomendaciones
 

  1. Realizar este estudio por un periodo mayor para aumentar la probabilidad de obtener una cantidad mayor de pacientes.
  2. Realizar este estudio con pacientes de 11 a 18 años.
  3. Incluir en el estudio a los padres para ver si existe asociación entre el conocimiento del niño y el de los padres.
  4. Estudiar las actitudes de los pacientes referente a la diabetes.
  5. Realizar este estudio en otra clínica externa para comparar el nivel de conocimiento de los adolescentes.
  6. Realizar este estudio en una oficina de un médico endocrinólogo.
  7. Se debe enfatizar más la educación en al área de insulina, dieta y ejercicios.
  8. La educadora o el médico debe ofrecer charlas, videos y demostraciones en las Clínicas Externas dando participación activa a los pacientes y a sus familiares para aumentar su nivel de conocimiento en el área de insulina, dieta y ejercicios.
  9. Divulgar los hallazgos del estudio a otro profesional y audiencias.


[Pág. Anterior]