DEDICATORIA


    A mis amados hijos, Marlene Daliz y César Alejandro, por su bondadoso amor y quienes a pesar de no contar con la madurez necesaria para entender la magnitud de esta tarea. siempre estuvieron a mi lado, apoyándome: unas veces con sus palabras de cariño, otras, con un silencio sublime que emanaba comprensión y empatía.

    A mi madre, de quien heredé el tesón y la perseverancia y a mi padre. quien armoniza mi vida con la paciencia y el candor necesarios para alcanzar metas en la vida.

    A mi esposo, por su confianza en mi trabajo. su apoyo constante v sobre todo por su amor y perseverancia.

    A ustedes. que sacrificaron su valioso tiempo y en muchas ocasiones pospusieron sus necesidades para adelantar las mías, con mucho amor les dedico este trabajo.
 

[Pág. Anterior]