Medio Ambiente

Declaración Preliminar de Impacto Ambiental

Diciembre de 2000

Home Up Infraestructura Siglas

 

 

4.0  DESCRIPCIÓN DEL MEDIO AMBIENTE EXISTENTE

4.1  GEOLOGÍA Y SUELOS

4.1.1  Fisiografía

    Las islas de Puerto Rico, La Española, Cuba, Jamaica y las Islas Vírgenes se conocen colectivamente como las Antillas Mayores. Puerto Rico, una isla de aproximadamente 100 millas de largo y 35 millas de ancho, está compuesta de rocas volcánicas y sedimentarias depositadas desde el Período Jurásico. Una cadena que abarca la longitud entera de la Isla se conoce como la Cordillera de las Antillas Mayores. Esta cordillera tiene una elevación de más de 2,950 pies sobre el nivel del mar (Ecoeléctrica, 1996).

    Puerto Rico está rodeado de una plataforma marina relativamente plana y poco profunda, que se extiende unas 10 millas mar adentro, desde la costa sur de la Isla. Puerto Rico y su región de plataforma están rodeados por varias depresiones oceánicas: La Trinchera de Puerto Rico, al norte; el Pasaje de Anegada, al este el Pasaje de Muertos, al sur; y el Canal de la Mona, al oeste, el cual separa a Puerto Rico de La Española (McCann, 1994; Ecoeléctrica 1996). La Plataforma Caribeña se extiende hacia el este de las Antillas Menores y al norte de Puerto Rico y de la Española. La Trinchera de Puerto Rico, profunda, separa la Plataforma Caribeña de la Plataforma Norteamericana. La actividad sísmica y los modelos de movimiento de la plataforma para el Caribe sugieren que estas placas se mueven en direcciones opuestas en relación con cada una. Por lo tanto, podrían haber fallas activas en las depresiones que rodean a Puerto Rico. Sin embargo, no ha habido actividad volcánica en Puerto Rico por los últimos 40 millones de años.

    Puerto Rico se divide en tres provincias fisiográficas: La Provincia de la Cordillera Central, la Provincia de Carbonato y la Provincia Costera de Tierras Bajas (ver figura 4.1­1). La Provincia de la Cordillera Central es una cadena montañosa de este a oeste que cruza de la Isla. Esta cadena es una barrera efectiva contra los húmedos vientos alisios que soplan normalmente desde el nordeste. La precipitación anual promedio varia de 196 pulgadas al año en el nordeste, a menos de 32 pulgadas anuales en el sudoeste. La Provincia de Carbonato consiste de fajas de carbonato de mediados o finales de la Era Terciaria que bordean a la Provincia de la Cordillera Central por el norte y el sur. Debido a los aguaceros torrenciales que caen por el norte, la Provincia de Carbonato ha desarrollado en esta área una topografía de karso escarpada. En el sur, esta provincia se caracteriza por terrenos montañosos de relieves moderados. La Provincia Costera de Tierras Bajas se caracteriza por abanicos aluviales al pie de los montes, pantanos de mangles, ciénagas y colinas de playa. La ubicación del Puerto de Trasbordo se encuentra en la Provincia Costera de Tierras Bajas.

    Los rasgos topográficos que más caracterizan a los terrenos de la ubicación del proyecto responden a trabajos de construcción realizados anteriormente por la Union Carbide. La topografía del puerto y sus facilidades adyacentes es relativamente llana con una elevación menos de 10 pies sobre el nivel del mar. La costa y tierras adyacentes de la Bahía de Tallaboa se encuentran elevadas y están protegidas de las olas del mar por medio de una pared de piedra picada. La costa de la facilidad portuaria propuesta está protegida en el área del atracadero de Punta Gotay y en el muelle de UCC/Peerless por una pared de metal reforzada con una pared de piedra picada. El resto de la ubicación portuaria es una entrada interna de la bahía y generalmente se encuentra protegida de las olas del mar gracias a su poca profundidad desde Cayo Mata hasta Punta Gotay.

4.1.2  Geología

    El proyecto propuesto se extiende desde Punta Guayanilla al sur hasta la carretera 127 en el norte. Punta Guayanilla define la extensión oriental de la Bahía Guayanilla y el limite occidental de la Bahía de Tallaboa. La geología de la región donde se ubicará el proyecto fue delineada en los mapas del SGEU a informada por Krushiensky y Monroe (1979) (véase la Figura 4.1-2).

    Los mapas geológicos del SGEU indican que la ubicación del proyecto consiste de playa, dunas y depósitos, los cuales están compuestos de arena, con fango y cieno en áreas donde antes existían manglares. Estos depósitos, los cuales son de una edad geológica reciente (holocénica), presentan un espesor que se acerca a los 35 pies y descansan sobre corrientes compuestas de arena, fango y arcilla del período cuaternario. Estos depósitos se encuentran tendidos de forma discordante por debajo de la Piedra Caliza de Ponce, la cual se formo para la Edad Miocénica. En la región de la ubicación, se ha informado que la formación de la Piedra Caliza de Ponce alcanza una espesura de por lo menos 600 pies y pudiera llegar a ser tan espesa como de 2,500 pies (Krushiensky & Monroe, 1978). Las profundidades del fondo subterráneo de piedra varían desde 80 pies bajo el nivel de la superficie en el lado norte del proyecto que colinda con la carretera 127 hasta mas de 250 pies en el lado sur del proyecto en Punta Guayanilla. Pruebas geotécnicas llevadas a cabo durante enero 1995 en el local de Ecoeléctrica, ubicado en la parte mas al sur de Punta Guayanilla no encontraron el fondo subterráneo de piedra a 290 pies bajo el nivel de la superficie.

    La Piedra Caliza de Ponce se encuentra elevada en comparación con el nivel actual del mar, y estuvo expuesta a la intemperie y a al erosión, antes de que se depositaran en ella recientemente los sedimentos. En algunas áreas se encontró piedra caliza intercalada con estratos clásticos; un mayor curtimiento por la intemperie en esta piedra caliza podría generar la acumulación de residuos clásticos insolubles. Aparenta haber poca probabilidad de que se desarrollen sumideros, debido a la Piedra Caliza de Ponce estratificada y cretácea, ya que no existen indicios de actividad kárstica en el área del proyecto.

    No existen recursos minerales en el área actualmente explotados o que se conozca que puedan ser potencialmente explotados.

4.1.3    Suelos

    Ha habido numerosos barrenos de prueba en la ubicación del proyecto. Estos barrenos han sido hechos por razones de trabajos dé ingeniería y de medio ambiente. Las indicaciones de los barrenos de prueba son que la ubicación propuesta para el proyecto generalmente consiste de una capa de 2 a 5 pies de relleno sobre un depósito aluvial de arena cenagosa entre suelta y bien suelta, cieno arenoso y arcilloso, y alguna arcilla cenagosa con fragmentos de concha y coral. En algunas áreas, el relleno se encuentra sobre depósitos de "peat". Estas características fueron observadas durante la construcción de las columnas de EcoEléctrica y se espera que sean típicas del área de la puntilla.

    De acuerdo a un estudio de suelo realizado en el área de Ponce, al sur de Puerto Rico (Departamento de Agricultura de Estados Unidos (DAEU), 1979), la ubicación del proyecto no ha sido estudiada e identificada como un área para refinar petróleo. Las series de suelos Constancia ocurren en la porción al extremo norte de la ubicación del proyecto y consisten de arcillas cenagosas comunes a lo largo de ríos y corrientes en zonas semiáridas. De acuerdo al perfil de suelos del DAEU, estos suelos tienen limitaciones severas de desarrollo y poseen poco valor mineral. Además, tienen condiciones no muy apropiadas para servir como relleno para carreteras, aparte de que también son una fuente pobre de arena o grava.

4.1.4  Contaminación de suelos

    La planta petroquímica de la Union Carbide Caribe, Inc. (UCC) estuvo en operación entre el 1959 al 1985. Esta planta produjo una variedad de productos incluyendo olefinos (etileno y propileno), butadieno, polietileno, aromáticos, (benceno, tolueno, xileno, y cumeno), glicol etílico, éter, butanol, acetona, fenol, y derivativos fenólicos (bis-phenol-A). Esta planta cerró a mediados del 1985. Las áreas de producción de la planta y facilidades de apoyo fueron desmanteladas entre el 1987 y el 1990. La UCC recibió un permiso RCRA para la planta. Bajo este permiso, la UCC tiene e1 deber de evaluar la condición ambiental de todas las facilidades dentro de la planta que manufacturaban, trataban, y/o almacenaban desperdicios peligrosos así como las áreas que tuvieron o pudiesen tener descargas de materiales peligrosos al medio ambiente.

    De acuerdo con su permiso RCRA, la UCC identificó porciones específicas de la planta como unidades de administración de desperdicios sólidos (UADS). Cada UADS manejo materiales peligrosos o esta en un área en donde hubieron o pudieron haber fugas o derrames. Investigaciones de campo de los UADS comenzaron en el 1988 y todavía continúan para algunos de los UADS. La tabla 4-1 provee un compendio de UADS en la planta de la UCC así como su presente condición reglamentaria. Como se puede ver en la tabla 4-1, muchas de las UADS han sido remediadas y han sido recomendadas para su remoción de la lista del permiso RCRA.

    Bajo el permiso RCRA, las investigaciones de campo son referidas como evaluaciones de facilidades RCRA o EFR. Las EFR son los mecanismos de procedimiento para determinar la presencia de contaminación en el UADS al que se haga un muestreo.

    La lista de parámetros analíticos para los cuales se están analizando muestras se conocen como los contaminantes de preocupación (CP). Esta lista fue desarrollada para la EFR y fue aprobada por la región 2 de la APA. La lista CP está basada en la naturaleza del material o los productos de desecho manejados en la planta o alternamente en el hecho que estos contaminantes hayan sido los únicos parámetros detectados en el lugar durante actividades de muestreo previas. La lista CP que se encuentra en la tabla 4-2 incluye todos los compuestos indicados en el reporte EFR como lo requiere el permiso RCRA.

    La lista CP figuran predominantemente compuestos aromáticos polinucleares (COP) de alto peso molecular y con muy poca movilidad. Tal y como lo ilustra la tabla 4-1 los parámetros predominantes que fueron encontrados sobre los niveles de acción reglamentarios en las muestras del lugar fueran benzo(a)antraceno y benzo(a)pireno. Estos dos parámetros así como otros compuestos orgánicos semivolátiles que se ven en la tabla 4-2 tienen muy poca movilidad en el medio ambiente. Estos compuestos se asimilan fácilmente al suelo y se consideran como relativamente insolubles. En resumen, estos compuestos son muy afines con la materia orgánica presente en el suelo y no llegan a alcanzar a las aguas del subsuelo. A consecuencia de esto, cuando este material se derrama o se fuga al suelo, los contaminantes no migran, limitando la extensión de actividades remédiales para limpiar estas fugas al medio ambiente.

4.2  ACTIVIDAD SÍSMICA

    Esta sección expone brevemente los resultados del análisis de EcoEléctrica respecto a los peligros por terremoto a los cuales estaría expuesta la instalación de GNL, así como las medidas de diseño propuestas para reducir el riesgo de daños a la instalación por acusa de un terremoto. No se hace intento alguno por presentar detalladamente los estudios a informes geosísmicos, varios y extensor, preparados por EcoEléctrica. Tales estudios a informes contienen los datos básicos, las presunciones y el razonamiento que sustentan las medidas del diseño propuesto de ingeniería sísmica requeridos para la ubicación de un tanque de almacenamiento de GNL. Se puede obtener mayor información en los documentos presentados a la CFRE por el solicitante, los cuales se encuentran disponibles para ser examinados en las oficinas de dicha Comisión en Washington, DC.

    En la Sección 5.2 de este EIA se discuten los resultados del examen realizado por el personal de la CFRE sobre los estudios de riesgo sísmico de EcoEléctrica, y sus medidas de diseño sísmico propuestas. Las conclusiones y las condiciones del certificado recomendadas por la CFRE en cuanto a la actividad sísmica también se encuentra en la Sección 5.2.

    EcoEléctrica ha efectuado estudios extensos para evaluar y documentar la actividad sísmica y la geología en torno a la ubicación de Peñuelas. Los propósitos de estos estudios fueron los siguientes:

  • Demostrar cumplimiento con los requisitos de diseño sísmico y con los criterios de exclusión de la ubicación que se encuentran en el reglamento del. DDT;

  • Recopilar datos básicos para estimar los efectos que pudiera causar en el área de un terremoto, y con esto desarrollar criterios de diseño sísmico;  

  • Inspeccionar detalladamente la ubicación y el área circundante para determinar la posibilidad de que ocurran fallas dentro y cerca de ella.

4.2.1  Actividad Sísmica Regional Y Fenómenos Relacionados

    Puerto Rico está localizado a lo largo de la porción nordeste de la Plataforma Tectónica Caribeña. Esta plataforma se mueve, por lo general, en una dirección hacia el este con relación a Norte y Sudamérica. Tal parece que Puerto Rico no se encuentra conectado rígidamente con la Plataforma Caribeña. En cambio, parece estar rodeado por zonas tectónicas de influencia potencialmente activas que incluyen la Trinchera de Puerto Rico, el Pasaje de Muertos, el Canal de la Mona y el Pasaje de Anegada (Law, 1994; Geopráctica, 1994)

Los bancos de datos históricos sobre actividad sísmica indican que la Trinchera de Puerto Rico es una estructura tectónica en actividad, la cual ha generado históricamente terremotos de gran magnitud El Canal de la Mona, el Pasaje de Muertos y el Pasaje de Anegada tienen niveles entre bajos y moderados de actividad sísmica histórica.

En la Tabla 4.2-1 se desglosan las cinco áreas mayores de fuentes sísmicas que podrían generar terremotos que afecten la ubicación y sus distancias cercanas. La Tabla también incluye el estimado de la mayor magnitud de terremoto probable o la información del terremoto más grande del cual se tenga conocimiento que pudo haber ocurrido en la ubicación de EcoEléctrica en Punta Guayanilla. La falla superficial más cercana de la cual se tiene conocimiento, y que aparenta haber experimentado un desplazamiento recientemente, la falla San.Marcos - El Madrigal, es parte de la Gran Zona de Fallas del Sur de Puerto Rico y esta localizada, aproximadamente, a 6 millas al norte.

4.2.2    Falla del Corrimiento de Muertos ("Muertos Megathrust")

    La fosa de subducción del Pasaje de Muertos no ha tenido terremotos grandes, definidos con claridad, durante el tiempo histórico, y los datos sobre su actividad sísmica son escasos. Sin embargo, McCann (1985,1994) evaluó los rasgos geológicos de la región para limitar las dimensiones de las áreas de posible ruptura en esta zona fuente. A base de las interpretaciones geofísicas de las afueras de la costa de las interpretaciones geológicas en tierra y de los datos sísmicos, se concluye que el Pasaje de Muertos está segmentado en el bloque Cabo Rojo al oeste, y el bloque Investigador al este. El segmento del bloque Cabo Rojo es el más cercano a la ubicación y tiene una longitud de aproximadamente 48 millas.

    A raíz de la comparación entre las magnitudes de las relaciones área/magnitud y la magnitud de la relación entre edad de la falla de deslizamiento/relación de magnitud, se escogió una rnagnitud límite de M=7.5 para la zona de subducción de la Depresión Muertos. La distancia entre la fuente y la ubicación se mide como la ruta más cercana de la fuente sísmica a la ubicación. La distancia que existe entre el Pasaje de Muertos y la ubicación del Proyecto del Puerto se estima como de 19 millas. 

4.2.3  Falla San Marcos - El Madrigal

    La interpretación de los datos geológicos y geomórficos disponibles sugiere que la deformación tectónica de la Plataforma de Puerto Rico se encuentra a lo largo de varios segmentos de fallas discretas. No se ha registrado ninguna evidencia de casos de ruptura de superficie de gran magnitud en Puerto Rico. Los estimados anteriores efectuados sobre la rnagnitud máxima de terremotos, con relación a la Falla de San Marcos-El Madrigal, son M-6.5, a base de una longitud de 7 millas. Esto parece ser una magnitud apropiada de terremoto a base de una sola ruptura de segmento.

    Aunque anteriormente se había estimado una ruptura única de segmento de 7 millas, con M=6.5, se realizó una presunción conservadora de que podría ocurrir una ruptura de dos segmentos de 19 millas en una falla. Se estimo una magnitud límite de M=6.75 para la Falla de San Marcos-El Madrigal, mediante el uso de una relación de longitud-magnitud de Wells y Coppersmith (1994). Esta es la fuente de la corteza somera más cercana a la ubicación, encontrada aproximadamente a 6 millas al norte.

    Véase la Sección 5.2 para la discusión de las consideraciones del diseño sísmico.

    Otro peligro sísmico para esta instalación es la licuación del suelo. Esta situación ocurre en suelos no-cohesivos que están saturados o casi saturados de agua. Durante un terremoto, el movimiento de las partículas del suelo podría causar que la presión del agua en el espacio entre las partículas aumente lo suficiente como para igualar o exceder la presión entre las partículas mismas. Cuando esto ocurre, la mezcla suelo-agua actúa como un liquido y ya no puede soportar las estructuras edificadas sobre ella.

    Los estudios geosísmicos indican que los suelos existentes en la ubicación se licuarían durante los terremotos contemplados en el diseño, hasta una profundidad de aproximadamente 35 pies. Véase la Sección 5.2 para una discusión mayor acerca de medidas de diseño para atender los problemas de licuación.(EcoÉlectica 1996)

4.2.4  Tsunamis

    Un tsunami es una serie de olas generadas por una alteración impulsiva, ocasionada por disturbios geológicos en el océano o en los cuerpos de agua que comunican con él. La elevación de la superficie del agua, sobre una gran área forma un tren de olas que duran periodos de tiempo bien largos (tsunamis). Cuando los tsunamis se generan por la actividad volcánica submarina o por derrumbes de tierra, la energía de las olas tiende a distribuirse a lo largo de sus crestas. Estos tipos de tsunamis afectan mayormente a áreas cercanas a sus fuentes. Los tsunamis generados por el levantamiento tectónico pueden viajar a través de una cuenca oceánica y afectar áreas lejanas a sus fuentes.

    Los terremotos y los tsunamis se forman muy raramente en el Caribe (Camfield, 1980). Sin embargo, los tsunamis pueden impactar la región de forma ocasional. Se conoce de tres tsunamis que han afectado a Puerto Rico y las islas circundantes en el pasado (véase la Tabla 4.2-2). Dos tsunamis que hicieron récord atravesaron el Atlántico Norte hasta impactar las islas de las Indias Occidentales, como resultado de terremotos ocurridos cerca de Lisboa, en Portugal en el 1755 y 1761 (Davison, 1936). El tsunami de 1755 barrio sobre el malecón y las calles de Barbados. El tsunami de 1761 desarrolló olas de hasta 12 pies de altura en Antigua, 21 en Saba e inundó las áreas bajas en las costas de Martinica y de otras islas francesas. Un tercer tsunami, el de 1918, resulta de un interés partícula, puesto que se originó fuera de la costa noroeste de Puerto Rico. Hubo lugares en la costa oeste de la Isla que experimentaron olas tan altas como de 5 pies a lo largo de la costa sudoeste y hasta cerca de 20 pies a lo largo de la costa noroeste. El tren de olas que se propagó hacia el este tuvo impactos oblicuos a lo largo de las costas norte y sur, con olas que alcanzaron hasta 6.6 pies de altura. Isla Caja de Muertos, en las afueras de la costa sur, estuvo en la sombra masiva de tierra de Puerto Rico, pero experimentó crecidas de alturas de 4.9 pies y de 13.1 pies, respectivamente. Las características de la longitud de la olas del tsunami le permitió pasar alrededor de Puerto Rico a impactar a esta isla más pequeña.

4.3  RECURSOS DE AGUA DULCE

    Esta sección se concentra en los recursos de agua dulce que existen actualmente en las inmediaciones del área del proyecto del Puerto de Trasbordo.

4.3.1  Recursos de Agua

    No hay recursos de agua dulce dentro del área de la ubicación del proyecto. Los recursos de agua dulce más cercanos al área del proyecto incluyen dos canales artificiales grandes, un canal de desagüe pequeño y el Río Tallaboa el cual forma la frontera occidental de la ubicación del proyecto y descarga en la Bahía de Tallaboa al este de la ubicación del proyecto. (Véase las figuras 3.1-1 y 4.3-1). Otros tres ríos, el Río Yauco, el Río Macana y el Río Guayanilla, desembocan en la Bahía de Guayanilla, al oeste de la ubicación del proyecto.

    La corriente del Río Tallaboa es comúnmente baja debido a la poca precipitación pluvial y a algunas extracciones de agua con propósitos de riego. No obstante, este río es vulnerable a inundaciones repentinas como resultado de fuertes lluvias río arriba, y no es raro el que se desborde. La precipitación pluvial en la región es mayor entre los meses de junio a noviembre y menor de diciembre a mayo (Chartock, 1980).

4.3.2  Hidrología de Aguas Superficiales

    Solamente el Río Tallaboa se encuentra en las proximidades del proyecto propuesto. Tal y como implica su nombre, el Río Tallaboa desemboca en la Bahía de Guayanilla, después de originarse en las colinas y montañas al norte del área de las bahías de Guayanilla y Tallaboa.

    El Río Yauco nace del Lago Luchetti en las montañas y desemboca en el lado oeste de la Bahía de Guayanilla, aproximadamente a 2.4 millas al oeste de la ubicación del Proyecto. La corriente del río es dependiente del caudal de agua que libera el Lago Luchetti. Los caudales liberados de la represa se monitorean para satisfacer los requisitos sobre flujo de 1.9 pies cúbicos por segundo (pcs) (EcoEléctrica, 1996).

    El Río Guayanilla desemboca en la Bahía de Guayanilla al oeste del pueblo de Guayanilla. La desembocadura del río queda aproximadamente a 2 millas al noroeste de la ubicación del Proyecto. El Río Guayanilla tiene el índice de flujo anual más grande que el de cualquier río que desemboca en la Bahía de Guayanilla o en la Bahía de Tallaboa.

    El Río Macana fluye al este del pueblo de Guayanilla. Sus aguas desembocan en la Bahía de Guayanilla, aproximadamente a 2 millas al noroeste de la ubicación del Proyecto.

    Las únicas otras aguas superficiales que se afectarían por el proyecto son dos canales de uso industrial y un pequeño canal de desagüe al este de Punta Guayanilla y al oeste del Río Tallaboa. Ambos canales fueron utilizados para agua enfriante cuando la facilidad de la UCC estaba en operación. Estos canales solamente estarían sujetos a efectos potenciales durante la etapa de construcción. Esto coincidiría con el desarrollo del área AVA y las mejoras a uno o más de los puentes existentes para propósitos de transportación entre el puerto y los terrenos AVA (carretera o riel).

4.3.3  Profundidad y Flujo de las Aguas Subterráneas

    Aunque en la ubicación del proyecto hay corrientes de agua subterránea, no existen acuíferos identificables. Las aguas subterráneas fluyen hacia las Bahías de Guayanilla y Tallaboa (Union Carbide, 1994). Los canales que anteriormente se usaban para toma y descarga de agua están funcionando como depósitos de aguas subterráneas. El programa de recuperación de aguas subterráneas en el área de relleno industrial ha alterado el régimen de flujo del agua subterránea en esa arrea. El agua subterránea que fluye hacia el mar, a lo largo del borde de la ubicación del proyecto, sin embargo, pudiera ser influenciada en un menor grado por las mareas que se desarrollen en las bahías adyacentes. Las elevaciones a las que se encuentra el agua subterránea varían de aproximadamente 8 pies sobre el nivel del mar en la frontera norte de la ubicación del Proyecto hasta esencialmente el nivel del mar en las inmediaciones de las bahías, particularmente alrededor de Punta Guayanilla.

    El nivel freático se encuentra de 3.0 a 6.0 pies por debajo de la superficie, a través de la mayor parte del área del proyecto. Estas variaciones parecen ser e1 resultado de la cantidad de relleno presente en cede sector así como las alteraciones locales del flujo de aguas subterráneas a consecuencia de los canales y operaciones de recuperación de aguas subterráneas. Durante períodos de precipitación pesada, el nivel del agua subterránea puede subir a uno o dos pies por debajo de la superficie terrestre.

    Existen pozos para monitorear la calidad del agua subterránea dentro del área de la UCC. Muchos de estos están concentrados en las secciones norte de la puntilla y en el área principal de relleno industrial de la UCC. Los datos descritos más adelante sobre la calidad del agua subterránea provienen de muestras tomadas en estos pozos de monitoreo.

4.3.4  Calidad del Agua Superficial

    Los recursos de agua dulce que se encuentran más cerca del área del Proyecto incluyen dos canales de uso industrial, un canal de desagüe pequeño y el Río Tallaboa. Estos recursos están localizados al oeste de la ubicación del proyecto y, a excepción del Río Tallaboa, se encuentran dentro del área AVA. Sin embargo, debido a que no se espera que estos recursos sean impactados por el desarrollo del área AVA, , no se han llevado a cabo estudios sobre la calidad del agua superficial por AFI.

    Los ríos Tallaboa, Macana, Guayanilla y Yauco están todos clasificados por la Junta de Calidad Ambiental como aguas de Clase SD (Estado Libre Asociado de Puerto Rico / Oficina del Gobernador, 1990). Esta clasificación aplica a todas las aguas de superficie que no hayan sido designadas anteriormente como de un valor ecológico excepcional. Las aguas de Clase SD pueden ser utilizadas para el consumo humano, para la propagación y preservación de especies deseables y para usos recreativos.

4.3.5  Calidad del Agua Subterránea

    Las aguas subterráneas de la ubicación del proyecto son descargadas a la Bahía de Tallaboa al sur y en la Bahía de Guayanilla al oeste. No se conoce que ninguna persona o entidad contemple el uso presente o futuro de las aguas subterráneas como fuente de agua potable. Las industries locales han establecido pozos más al norte, en las cercanías del pueblo de Peñuelas, para satisfacer sus necesidades de agua de proceso / potable.

    Como parte del permiso RCRA, el agua subterránea ha estado siendo evaluada en el área de relleno industrial de la planta principal y en el área de la planta de tratamiento de agua en la Puntilla. La condición del agua subterránea es reportada a la región 2 de la EPA anualmente y esta en cumplimiento con los requerimientos de calidad para aguas subterráneas que son parte del permiso RCRA. La salinidad del agua subterránea varía de 1 a 22 por ciento en el área de relleno industrial y del 1.5 al 40 por ciento en la planta de tratamiento de agua.

4.3.6    Peces de Agua Dulce

    Dado que ninguno de los recursos de agua fresca está localizado dentro de las áreas propuestas por AFI para el Puerto de Trasbordo, no han habido investigaciones con respecto a las pescaderías de agua dulce en los ríos locales. El siguiente es un breve bosquejo de la base de recursos disponible para evaluar las especies de agua dulce las cuales puedan pasar parte de su vida en aguas marinas o semi-saladas en relación con los impactos del proyecto.

    La información provista por el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales de Puerto Rico (DRNA) sugiere que los peces encontrados en el río Añasco también podrían ser hallados en los ríos Tallaboa, Macana, Guayanilla y Yauco. Por lo tanto, la información que se presenta a continuación se ha basado en los patrones informados de la distribución de peces y los resultados de estudios de peces realizados en el Río Añasco en la Costa oeste de Puerto Rico (EcoEléctrica, 1996).

    Se han encontrado más de 80 especies de peces en estuarios de Puerto Rico, pero pocos de estos peces ascienden los ríos más allá de 33 pies sobre pda (Erdman, 1983). Puerto Rico posee una fauna nativa secundaria de peces de agua dulce y de camarones, consistente en alrededor de siete especies de peces (dos Eleotridae, dos Gobiidae, la anguila americana y dos Mugilidae), once especies de camarones (Palaemonidae y Atyidae), así como especies de cangrejos de agua dulce (Yoshioka, 1996). Se cree que todas estas especies, a excepción del cangrejo, pasan una parte de sus ciclos de vida (la larval, por 1o general) en estuarios y aguas marinas.

    Tres especies nativas secundarias de peces pueden encontrarse en las secciones bajas y altas de los ríos en el área sudoeste de Puerto Rico. Se ha informado sobre la existencia de una de las especies catádromas, el dajao (Agonostomus monticola), en el Río Magüeyes, cerca de Ponce, mientras que dos gobios, Chonophorus taiasica y Sicydium plumieri han sido reportados en Guánica (Hildebrand, 1935). Por razón de sus respectivos patrones de distribución, alguna o todas estas especies podrían también existir en uno o más de los ríos que desembocan en las bahías de Guayanilla y Tallaboa (EcoEléctrica, 1996).

    Algunas especies marinas pueden encontrarse en las partes bajas de los ríos de agua dulce en Puerto Rico. Entre ellas se incluyen especies de peces que pertenecen típicamente al género Múgil, Centropomus, Gerres, Caranx, Lutjanus, Sphoeroides y Doryramphus (Hildebrand, 1935; Erdman, 1983). Otros peces que habitan las porciones de tierras bajas de agua salada / marina de los ríos y corrientes de agua dulce en el sudoeste de Puerto Rico, incluyen los morones (Dormitator maculatus y Eleotris pisonis) (Hildebrand, 1935). Ambas especies han sido reportadas en Guánica (Hildebrand, 1935) y, de esta misma forma, también pudieran existir en el área de Guayanilla y Tallaboa.

4.4  ECOLOGÍA TERRESTRE Y DE HUMEDALES

    Esta sección resume la ecología terrestre y de humedales en la península de Guayanilla y en el área del Proyecto. La siguiente descripción de condiciones actuales se basa en estudios de campo, comunicación con el personal de agencias y publicaciones de literatura ecológica.

4.4.1  Vegetación de Terrenos Elevados y Tipos De Cubierta Vegetativa

    El área del Proyecto se encuentra dentro de la zona seca subtropical de Puerto Rico. Las partes sur y sudoeste de la Isla, donde se ubica el área del Proyecto, reciben una precipitación anual promedio de 43 pulgadas. Puerto Rico típicamente tiene dos temporadas lluviosas: una en mayo y otra que se extiende desde julio hasta noviembre (i.e., temporada de huracanes).

    La vegetación de terrenos elevados y cubierta vegetativa encontrada dentro de la ubicación del proyecto y los terrenos AVA refleja el largo período de uso industrial que tuvo este lugar. Las condiciones de vegetación y de hábitat han sido modificadas por desarrollos previos, de modo que este lugar no es representativo de las condiciones existentes antes del desarrollo industrial en Punta Guayanilla. La ubicación del proyecto se caracteriza por una combinación de áreas industriales desarrolladas y áreas del tipo de vegetación de maleza / arbusto que se encuentra generalmente a lo largo de la costa sur de Puerto Rico. Comunidades de vegetación y tipos de cubierta vegetativa dentro de la ubicación del proyecto, así como de los corredores asociados, se muestran en la Figura 4.3-1. Ninguna de la vegetación encontrada dentro de la ubicación del Proyecto se encuentra listada por el Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre (SFPVS) como amenazada o en peligro de extinción.

4.4.2  Ubicación del Proyecto (Puerto y Ubicaciones AVA)

    Los desarrollos y hábitat dentro de este corredor industrializado incluyen un camino pavimentado, un lecho de tubería existente con su relleno asociado, una línea de transmisión hacia la Union Carbide, instalaciones industriales, bermas, áreas para el almacenamiento de desperdicios, ubicaciones de contención, ubicaciones para la disposición de material dragado, porciones de dos salitrales, un lodazal y un humedal de mangle negro. Áreas con bermas figuran a través de la puntilla a históricamente fueron construidas como áreas de desecho de material dragado. Estas mismas áreas funcionan actualmente como áreas de desecho final de material de dragado a indirectamente como áreas de retención secundaria de derrames y/o agua pluviales. El material dragado almacenado en estas áreas se originó de varias fuentes de la península, incluyendo el dragado para el mantenimiento de canales y el dragado del área de la bahía para la construcción de los muelles de la Union Carbide y la CORCO hace 20 años atrás. El material dragado está compuesto mayormente de barro desechado y de "caliche." Varias arreas de retención están interconectadas para proveer retención primaria y secundaria. La Union Carbide y sus arrendatarios activamente manejan las aguas pluviales de las diversas áreas de retención para mantener su capacidad de retención secundaria (i.e., área de tanques de almacenaje de productos de Punta Gotay). Varias especies de plantas han colonizado porciones de cada una de las áreas de retención. La vegetación de terrenos elevados dentro del corrector común incluye vegetación de "campos viejos" dominada por hierbas, y áreas de arbustos dominada por zarcillas. Las bermas que definen las áreas de contención dentro del corrector se encuentran dominadas por yerba de guinea, matojo de playa, yerba bermuda y grama. La vegetación cerca de los soportes de las tuberías que ya existen, se encuentra dominada por la grama, la palmilla, y la yerba guinea. Especies adicionales que se encuentran cerca de los soportes de tubería incluyen el junco de agua, la verdolaga rosada y el junquillo. La mayor parte de la vegetación que se encuentra debajo de los soportes de tubería existentes es removida periódicamente cuando se hace demasiado densa o cuando crece entre las tuberías suspendidas (Huffman and Broadway, 2000).

4.4.3  Humedales

    Se realizaron estudios de humedales durante los meses de septiembre, noviembre y diciembre de 1994, y enero de 1995 (Huffinan y Broadway, 1994). Durante este período de tiempo la vegetación y las condiciones hidrológicas en la ubicación del Proyecto se evaluaron mediante el uso de la metodología de delineación de humedales del COE de múltiples parámetros. Los individuos responsables de este trabajo previo fueron contactados por las autoridades del proyecto del Puerto de Trasbordo para que repasaran su previo trabajo en el área y para conducir una encuesta de cualquier área nueva de desarrollo que impacte a humedales (i.e., la parte norte de Punta Gotay). La información proveída en la siguiente sección y en la sección 5.4 representa los estudios realizados hasta la fecha en la península de Guayanilla y en las áreas del proyecto.

4.4.3.1  Ubicación del Proyecto

    Basado en fotografías aéreas de 1983, el Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre clasificó la totalidad del área sureña de contención sobre Punta Guayanilla como un humedal palustrino excavado, inundado permanentemente, y conectado a aguas abiertas (Mapas Nacionales de Inventario de Humedales, 1985; véase la Figura 4.4-1). Sin embargo, más recientemente, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos ha determinado que la ubicación del proyecto no contiene ningún humedal jurisdiccional (Muñiz/CDI, 1995). A pesar de que el agua estancada está presente periódicamente dentro de las porciones bermadas de la ubicación del proyecto, la misma puede estar directamente relacionada con patrones de lluvia y con métodos para el manejo de aguas de lluvia empleados por Union Carbide.

    La presencia de pocas especies facultativas de humedales es evidencia de que han habido períodos prolongados de inundación dentro de las áreas de contención. Dos especies facultativas, la verdolaga rosada y el matojo de brujo, cubren hasta un 70 por ciento de las áreas bermadas y de tratamiento. Estas dos especies se encuentran normalmente (la probabilidad estimada es de 67-99 por ciento) en los humedales, pero ocasionalmente (la probabilidad estimada es de 1-66 por ciento) se encuentran en áreas que no son humedales (Reed, 1988). También se encontraron que estas dos especies crecen en ambos lados de las bermas (aproximadamente 5 pies por encima del suelo existente) y dentro del área de contención bermada dentro de la ubicación de Ecoeléctrica.

    Se espera que las áreas de contención bermadas en el local de Ecoeléctrica sean igualmente representativas de las áreas de desecho de dragado propuestas para uso del Puerto de Trasbordo en el desarrollo de las áreas de almacén de contenedores para las fases 1, 2, y 3. Visitas a estas áreas han revelado observaciones similares, particularmente en partes bajas del área de contención de material de dragado inmediatamente al norte del lugar de Ecoeléctrica (véase figura 4.4.1).

    Las áreas de crecimiento de mangles están ilustradas en la figura 4.4.4. La figura 4.4.5 ilustra el manglar en Punta Gotay. Las figuras 4.4.6 hasta la 4.4.8 ilustran la península de Punta Verraco en la parte oeste de la Bahía de Guayanilla. El área de la Península Punta Verraco ha sido propuesta como un área de mitigación para la restauración de nuevos manglares (Véase Sección 6.1).

4.4.3.2  Corredores de la Puntilla

    Existen varias áreas de humedales estuarinos y de agua dulce dentro de los corredores propuestos para conducir la línea de transmisión y la tubería (véase la Figura 4.4.1). En esta sección se discutirán el hábitat de humedales que son primordialmente de agua dulce (canales y ríos). El hábitat de humedales que son, por lo general, estuarinos (salitrales, pantanos de fango y manglares) se discutirán en la Sección 4.5 - Ecología Marina.

    El camino de conexión principal del Puerto-AVA cruzaría un canal grande, de uso industrial, localizado inmediatamente al este del puerto y del área de almacenaje de contenedores. Este canal mide alrededor de 150 a 175 pies de ancho y se extiende al sur hacia la bahía de Tallaboa. El mismo se encuentra bordeado por manglares rojos y negros dispersos que crecen en una franja estrecha a lo largo de la orilla del canal.

    Es posible que el desarrollo industrial dentro del área de la planta principal de la UCC tuviese un camino cruzando sobre un pequeño canal de drenaje al oeste del Río Tallaboa. El intenso pastoreo de ganado casi ha eliminado la cubierta vegetativa en el desagüe. La vegetación a lo largo de la orilla del canal está dominada por manglares blancos.

4.4.4  Vida Silvestre

    La presencia de vida silvestre, tanto en la ubicación como en la región circundante, se limita básicamente a especies de aves. No existe ningún mamífero terrestre nativo en la región Guayanilla -Tallaboa, a excepción del murciélago. Entre las especies de mamíferos exóticos que podrían utilizar el área del proyecto se encuentran la mangosta, las ratas negras y las noruegas y los perros realengos. Se han observado huellas de mangosta y perros callejeros en las áreas de contención bermadas.

    El hábitat para el anidaje de la vida silvestre puede haberse reducido a raíz de insuficiente cobertura vegetativa, las variaciones en salinidad y los niveles de inundación, así como la frecuente actividad humana. Además, la escasez de recursos alimenticios para vertebrados dentro del área de contención ha limitado la distribución de la vida silvestre en la ubicación del proyecto. A continuación se presenta el estado en que se encuentran los grupos de especies de vida silvestre que habitan en el área del proyecto.

4.4.4.1  Aves Costeras y Aves Pelágicas

    Varias especies de aves costeras utilizan la región de Guayanilla-Tallaboa durante las estaciones invernales y migratorias. Se han observado playeros manchados, playeritos occidentales, playeros guineíllas grandes y pequeños, en las áreas de contención en la parte mas al sur de Puntilla. También se vieron playeros sabaneros a lo largo de las bermas que separan las áreas de contención. El playero cabezón, un playero coleador, y otros playeros sin identificar han sido observados a lo largo del borde de la playa. Los playeros cabezones, las viudas, los playeros turcos, los playeros guineíllas grandes y pequeños, y los falaropos de Wilson, se han avistado en los salitrales y en las charcas de sedimentación de la ubicación.

    Otras aves acuáticas pueden existir comúnmente en hábitat apropiado en la región. Solo se observó una garza real en la ubicación. Varias garzas reales y garzas blancas habitan las áreas de humedales de la ubicación. No se ha identificado hábitat en el área del proyecto donde estas especies puedan anidar.

    Se han observado gaviotas reales en aguas de las afueras de la costa durante las visitas a la ubicación. Para la gaviota pequeña existe hábitat en la ubicación del Proyecto. Sin embargo, tal y como se vio durante el desarrollo del proyecto de Ecoeléctrica, se considera que dicho hábitat es de pobre calidad, por el suelo oscuro donde los huevos serían pobremente camuflados, por la posibilidad de que los nidos se inunden y por la presencia de mangostas y perros realengos en el área. Esto no es .necesariamente cierto cuando hay grandes acumulaciones de "caliche" en el área. El material claro "caliche" es muy atractivo para el anidamiento temporero de estos pájaros.

4.4.4.2  Aves Migratorias Neotropicales

    Aves migratorias neotropicales, tales como el playero occidental, el falaropo de Wilson y el playero turco, han sido observados en la puntilla (EcoEléctrica, 1996).

4.4.4.3  Aves Acuáticas

    Especies de aves acuáticas que se observaron en e1 área de la ubicación fueron un pato quijada colorada, un pato zarcel y un pato chorizo.

4.4.4.4  Buitres y Aves de Rapiña

    El aura tiñosa, el águila de mar y el falcón común fueron las únicas aves de rapiña o buitres que se avistaron en las inmediaciones del área del proyecto. Cada una de estas especies es común en el área por temporadas (SFPVS, 1993a). Mientras que el aura tiñosa está restringido al sudoeste de Puerto Rico, el falcón común se observa alrededor de toda la Isla. El águila de mar es un visitante común durante el invierno. No se ha observado a estas especies anidar dentro del área del proyecto, probablemente por el hábitat: limitado que existen para su anidaje. El aura tiñosa pone sus huevos, por lo regular, en el suelo de la saliente de un risco o bajo una cubierta protectora (Raffaele, 1989), en tanto que los falcones comunes ponen sus huevos en la cavidad de un árbol o en la saliente de un peñasco. Los recursos alimenticios que pudieran existir localmente para el buitre y el falcón común son limitados (EcoEléctrica, 1996).

4.4.4.5  Mamíferos Terrestres

    La distribución de mamíferos terrestres en las cercanías de la ubicación del Proyecto es limitada. El desarrollo industrial de las áreas de terrenos elevados próximos a la ubicación del Proyecto ha reducido de forma significativa el hábitat disponible para los mamíferos terrestres. Los únicos que se han observado en el área del proyecto son las mangostas, las ratas y los perros  realengos.

4.4.4.6  Anfibios Terrestres y Reptiles

    El hábitat para los anfibios y reptiles dentro de la ubicación del Proyecto y el área de AVA están limitados debido a la naturaleza industrializada del área. Como resultado, no se han realizado estudios de campo "formales" para este proyecto. Todas las áreas fueron examinadas por biólogos en un estudio tipo "caminata". El sapo concho puertorriqueño y el lagartijo del seco, que se encuentran en peligro de extinción han sido identificados como especies de preocupación para este proyecto (FWS, 2000; Apéndice F). Ninguna de estas especies se ha observado dentro de las 1.5 millas de extensión que ocupa la ubicación del Proyecto.

4.5  ECOLOGÍA MARINA

    La Bahía de Guayanilla es un cuerpo de agua que ha sido extensamente investigado, siendo el sitio de muchas actividades industriales y muchos recursos naturales. Estudias en el área han cubierto prácticamente todas las disciplinas científicas. La ecología marina del área ha sido uno de los temas que más intensamente se han investigado. La razón principal de estos estudios tan expansivos es la localización de dos tomas de aguas enfriantes y dos descargas de aguas termales que utilizan las aguas de la bahía, una perteneciente a AEE y la otra a Ecoeléctrica. Estos dos sistemas están localizados inmediatamente al norte y sur del muelle y del área de almacenaje de contenedores propuestos como parte del Puerto de Trasbordo.

4.5.1  Batimetría

    La plataforma insular a lo largo de la costa sur de Puerto Rico es extensa, con un ancho que puede variar entre 1.9 y 9.3 millas. Esta plataforma, relativamente ancha, provee áreas extensas donde el agua es poco profunda. Desde la plataforma insular hacia el mar, las profundidades de las aguas rápidamente aumentan de 70 hasta más de 1,600 pies.

    La Bahía de Guayanilla, en combinación con la Bahía de Tallaboa, forman uno de los sistemas de bahía más grandes de la costa sur de Puerto Rico. La Bahía de Guayanilla cubre aproximadamente 2,200 acres (Tilly, 1979). La profundidad media de sus aguas es de 20 pies (Tilly, 1979). Las profundidades del agua en los sectores de poca profundidad cercanos a la playa alcanzan hasta 10 pies en el nivel medio de marea alta (Administración Nacional del Océano y la Atmósfera (ANOA), 1991). Las profundidades del agua en la mayor parte de la bahía incrementan, entonces, rápidamente de 10 a 30 pies en el nivel medio de marea alta (ANOA, 1991). Con excepción de una trinchera profunda y estrecha localizada en el área nórdica-central de la bahía, la profundidad máxima dentro de la misma es de aproximadamente 58 pies en el nivel medio de marea alta (ANOA, 1991). La profundidad máxima dentro de la trinchera de 1,300 pies de largo, orientada de norte a sur, es de aproximadamente 110 pies pda (Earth Measurement Corp. , 1994). La Figure 4.5-1 muestra la batimetría contigua a la ubicación del proyecto.

    El hábitat marino que rodea Punta Guayanilla está grandemente influenciado por el cieno. Al este de Punta Guayanilla, el substrato del área intermareal, a una profundidad de 12 pies en la costa de Tallaboa, está caracterizado por una pendiente suave con afloramientos rocosos (tales como arrecifes y piedra picada). El área que exhibe afloramientos rocosos es mayor a lo largo del sector sur de la península. El área cercana a la costa oeste de Punta Guayanilla (desde un área intermareal hasta una profundidad de 12 pies) se caracteriza por rectos de arrecife que se levantan desde cerca de 20 pies de profundidad hasta de 5 a 9 pies de altura en los topes del arrecife. Estos rectos de arrecife se caracterizan por sus contornos altos y sus grietas profundas. Más allá de las afueras de la costa, el substrato del oeste de la península se compone principalmente de sedimentos sin compactar y sin contornos. Las profundidades en exceso de 50 ,pies se encuentran inmediatamente adyacentes a la ubicación planificada para el amarradero (figura 4.5.2).

    Las profundidades en el área propuesta para el almacenamiento de contenedores varían de 1 a 38 pies en el área del muelle de acuerdo a las medidas de EMC en 1994 (Ver Figura 3.1-4, Figura 3.1-5). Las profundidades promedios para las áreas de relleno son aproximadamente 11.2 pies para Fase I, 5.7 pies para la Fase II y 6.1 para la Fase III.

    En la Alternativa de Relleno B (Figuras 3.2-19 y Figura 3.2-20) los niveles de profundidad varían entre 1 a 21 pies. La profundidad promedio en cada Fase del relleno es aproximadamente de 5.25 pies para la Fase I, 6.1 pies para la Fase II y 5.3 pies para la Fase III. El nivel de profundidad del relleno en la Alternativa de Relleno C (Figura 3.2-17) varia entre 1 a 18 pies.

4.5.2 Circulación del Agua

    Las corrientes oceánicas en la plataforma insular del sur de Puerto Rico fluyen típicamente en dirección de este a oeste (Wells, 1988). El alcance normal de la marea en la costa sur de Puerto Rico es de 0.5 pies a 1.5 pies (Goldman, 1979).

    En el área de Guayanilla-Tallaboa, las mareas se forman principalmente durante el día, con un débil componente semi-diurno (Goldman, 1979). El alcance medio de la marea en Punta Guayanilla es de 0.50. pies (EcoEléctrica, 1995a). El alcance de la marea para primavera es de 0.73 pies (EcoEléctrica, 1995a). La marea más alta que puede predecirse se levanta hasta +0.96 pies pda y la marea más baja que pueda predecirse es de -0.40 pies pda (EcoEléctrica, 1995a).

    La circulación del agua dentro de la Bahía de Guayanilla es principalmente el resultado de las corrientes dirigidas por el viento y la marea. Otros elementos que contribuyen a los patrones de la circulación del agua dentro de la bahía, incluyen las contracorrientes, las corrientes hacia la superficie, la afluencia del agua dulce y las descargas térmicas de la planta de energía Costa Sur de la AEE. Las aguas superficiales de la Bahía de Guayanilla se afectan fuertemente por los patrones de viento locales (Goldman, 1979). Las corrientes llevadas por el viento normalmente causan que los primeros 10 pies de agua cerca de la superficie se muevan en dirección de este a oeste (Goldman, 1979). Las velocidades de las corrientes de la superficie alcanzan entre 0.1 y 0.3 nudos, de las cuales las más altas registradas se acercaron a los 0.5 nudos (Autoridad de Recursos Acuáticos de Puerto Rico (ARAPR), 1976; Capella, 1995). Las contracorrientes de la subsuperficie se observan con las corrientes hacia la superficie asociadas, que se desarrollan a lo largo de la costa este de la bahía (Goldman, 1979). Las aguas más profundas de 23 pies son, por lo general, movidas por la marea en dirección de norte a sur (Goldman, 1979). Aunque tanto el Río Guayanilla como el Río Macana desembocan en el sector norte de la bahía, el efecto de la afluencia de agua dulce en los patrones de circulación del agua es limitado, debido a la cantidad reducida de lluvia que cae en el área.

    Las descargas térmicas de la planta de energía Costa Sur de la AEE producen la modificación de los patrones de circulación del agua cerca de la descarga (Goldman, 1979). Los estimados del tiempo de reemplazo de las aguas de la marea en la bahía varían de 2.5 a 17 días (Tilly, 1979; Chartok, 1980; Capella, 1995). Los estimados del volumen de la Bahía varían de 11.71 a 14.27 billones de galones de agua (Tilly, 1979; Chartok, 1980). Para propósitos de este documento, se adoptó un volumen estimado de 11.71 a 14.27 billones de galones de agua en la Bahía de Guayanilla (Tilly, 1979; Chartock, 1980).

4.5.3  Calidad del Agua

    Los estuarios - aguas marinas de las bahías de Guayanilla y Tallaboa son clasificados por la JCA como aguas de clase SC (Estado Libre Asociado de Puerto Rico / Oficina del Gobernador, 1990). Entre las aguas de clase SC se incluye las aguas costeras identificadas específicamente mediante reglamentaciones estándares de calidad de agua para Puerto Rico. Esta clasificación abarca desde la zona interfacial de tierra y mar hasta 10.3 millas náuticas mar adentro (EcoEléctrica, 1996).

4.5.3.1  Características Físicas

    Por lo general, las temperaturas del agua en la Bahía de Guayanilla son bastante uniformes. La temperatura ambiente del agua en la superficie de las bahías de Guayanilla y Tallaboa alcanza normalmente de 77 a 88°F (Tilly, 1979). Las temperaturas máximas del agua se registran normalmente entre los meses de agosto y septiembre, mientras que las mínimas se registran entre febrero y marzo (Appeldoorn & Meyers, 1993). Los resultados de un estudio que se realizó en las afueras de la costa de Punta Guayanilla el 25 de agosto de 1994, arrojaron temperaturas del agua entre los 84.1°F a 84.5°F (Gramatges & Associates, 1994). En noviembre de 1994, las temperaturas del agua que rodean Punta Guayanilla alcanzaron de 82.9°F a 85.7°F (Gramatges & Associates, 1995). La única excepción a esto ocurre en la ensenada termal de la AEE a lo largo de la porción noroeste de Punta Guayanilla. Las temperaturas en esta área son normalmente de 14°F a 18°F sobre la temperatura ambiente del agua (Goldman, 1979; Kimmel, 1979).

    En aguas más profundas, al sur de Punta Guayanilla, una corriente termal bien definida a sido identificada entre 164 a 230 pies de profundidad. Dentro de esta área de transición, la temperatura descendió de 82°F a 78°F. Las temperaturas del agua por debajo de los 230 pies bajan consistentemente hasta 76°F a 400 pies y hasta 75°F a 450 pies de profundidad. En la Figura 4.5-3 se presentan los perfiles de las temperaturas del agua afuera de la costa de las bahías de Guayanilla y Tallaboa.

    Se reportaron niveles de oxígeno disuelto en las bahías de Guayanilla y Tallaboa que alcanzaron entre 4.0 a 6.9 mg/1 (Tilly, 1979; Ebasco Environmental, 1993; Gramatges & Associates, 1995). En noviembre de 1994, el nivel de oxígeno disuelto medido, contiguo a Punta Guayanilla, alcanzó entre 6.3 a 7.9 mgllpg/l, con una concentración de oxígeno disuelto promedio de 7.3 mg/lgg/1 (Gramatges & Associates, 1995).

    El pH promedio del agua en el sistema de la Bahía de Guayanilla es de 8.1 a 8.2 (Tilly, 1979). El pH de las aguas adyacentes a Punta Guayanilla varía de 6.7 a 8.9 (Gramatges & Associates, 1995). El pH promedio de las aguas cercanas a Punta Guayanilla es de aproximadamente 8.0 (Gramatges & Associates, 1995).

4.5.4  Calidad del Sedimento

    Las características químicas de los sedimentos de las bahías de Guayanilla y Tallaboa han sido alteradas en los pasados 30 a 40 años. Esto responde principalmente a actividades relacionadas con las operaciones de la industria petroquímica en o adyacente a Punta Guayanilla, así como la transportación local por barco de productos petrolíferos. Un estudio realizado por González (1961) reveló que los sedimentos que se encontraban a lo largo de la línea costera sur de Punta Guayanilla, consistían de una capa de lodo aceitoso de aproximadamente seis pulgadas de espesor. En un estudio realizado posteriormente por López (1979) se reportaron trazas de contaminantes comunes en el agua y en los sedimentos de las bahías de Guayanilla y Tallaboa. Estas trazas de contaminantes consistieron de residuos de hidrocarburos de petróleo y de elementos metálicos como el cobre, el cadmio, el cromio, el plomo, el níquel, el mercurio y el zinc (EcoEléctrica, 1996).

    Análisis más recientes de los sedimentos de la superficie alrededor de Punta Guayanilla sugieren que la calidad de los sedimentos en el área pudo haberse mejorado. Estudios recientes de sedimentos de la superficie recogidos de varios puntos (véase las Figuras 4.5-2 y 4.5-4) alrededor de Punta Guayanilla no revelaron niveles detestables de COVs, cianuro, pesticidas o BPC's (Gramatges & Associates, 1994 y 1995). Los resultados de los análisis de hidrocarburos totales de petróleo informaron valores bien bajos en cada muestra (EcoEléctrica, 1995a). Aunque se detectaron niveles bajos de aceite y grasa en los sedimentos, éstos fueron atribuidos a la descomposición natural de compuestos orgánicos (Gramatges & Associates, 1994). El cloruro de metilo (5 a 20 tg/1) fue encontrado en todas las muestras de sedimentos (Gramatges & Associates, 1994 y 1995). No se detectó acetona en ,los sedimentos analizados en agosto de 1994, pero fue detectada (76 a 130 ggII) en muestras recogidas en noviembre de 1994 (Gramatges & Associates, 1994 y 1995). También se encontró en los sedimentos de la superficie que rodea Punta Guayanilla, niveles detestables de arsénico (2.3 a 4.7 mglkilogramo(kg», berilio « 1 a 1.6 mglkg), cadmio (2.6 a 3.0 mg/kg), cromio (12 a 15 mg/kg), cobre (8.6 a 13 mg/kg), níquel (6.5 a 10 mglkg), plomo (18 a 30 mg/kg) y zinc (26 a 37 mg/kg) (Gramatges & Associates, 1994 y 1995). Una muestra que se tomó al norte del muelle de EcoEléctrica también contuvo trazas de pireno (concentraciones estimadas de 190 I£g/kg., sin embargo, el valor detectado estuvo bien por debajo de la detección límite de referencia de 800 jtg/Kg.) (Gramages & Associates, 1994) (EcoEléctrica, 1996).

    Los sedimentos del área llana que se utilizara para el relleno del Puerto se analizaron en un laboratorio en agosto y septiembre; 2000. El informe de los resultados del análisis de sedimentos están disponibles en el Apéndice C. El estudio consistió en 10 muestras de sedimentos cerca de la superficie en áreas seleccionadas al aza. Las muestras fueron analizadas para volátiles y semivolatiles peligrosos de acuerdo a los parámetros de la EPA.

    Cinco de las muestras contenían acetona con las concentraciones más altas de 2888 ug/kg (partes por billón). Otras dos muestras contenían methylene chloride con las concentraciones más altas de 199 ug/kg en la muestra 9. Estos dos químicos se utilizan comúnmente en los laboratorios por lo tanto no se considera que representen el grupo de muestras.

    En respecto a otros volátiles, en nueve de las 10 muestras se detecto carbón disulfide con las concentraciones más altas en la muestra #7 (84.4 ug/kg). Se encontró en concentraciones bajas de ug/kg 2-butano en 3 muestras y se detecto toluene en una muestra.

    En términos de los parámetros de los semi-volátiles se encontraron varios compuestos de phthlate en las muestras. Estos compuestos se utilizan en el plástico y probablemente se encontraban en el equipo de laboratorio y no en las muestras. Los mismos no representan las condiciones ambientales del área. También se encontró el semi-volátil phenol en la muestra #7 en una concentración de 113ug/kg.

4.5.5 Peces Marinos

    A pesar que la más notable observación de los científicos bénticos y buzos de apoyo durante los estudios de campo del área propuesta de relleno fue la casi completa ausencia de cualquier tipo de pez, se conoce de la presencia de doscientas treinta y ocho especies de peces marinos en las bahías de Guayanilla y/o Tallaboa (Kimmel, 1979; Díaz, 1985; Ebasco Environmental, 1993; Gramatges & Associates, 1994 y 1995; EcoEléctrica, 1995). Estos incluyen una variedad de peces de las cercanías de la costa y relacionados con arrecifes, así como unas pocas especies de peces pelágicos (de agua abierta). Algunas especies de peces encontradas en las áreas de la Bahía Guayanilla-Tallaboa son comerciales y recreativamente importantes. Ninguna de estas especies, sin embargo, el SFPVS las cataloga como amenazadas o en peligro de extinción (EcoEléctrica, 1996).

    Las poblaciones de peces en la Bahía de Guayanilla son dominadas por especies que pertenecen a cinco familias: Carangidae Jurel), Sparidae (plumas), Gerreidae (mojarras), Sciaenidae (corvinos) y Mugilidae (jareas) (Kimmel, 1979). Nueve especies (jurel ojón, chopas, dos especies de mojarra, corvino, y jarea) de estas cinco familias comprenden aproximadamente un 85 por ciento de la comunidad de peces a lo largo de la porción este de la Bahía de Guayanilla (EcoEléctrica, 1996).

    La mayoría de los peces que se encuentran en las bahías de Guayanilla y Tallaboa, no pasan sus vidas enteras en las bahías, sino que usan las bahías como áreas de criadero y/o alimentación. Se ha informado que otros peces, como los blenios y los gobios, pasan sus vidas enteras en las bahías (Kirnmel, 1979). La mayoría de los peces adultos encontrados dentro de las bahías de Guayanilla y Tallaboa, están asociados con fondos duros (rocosos) y/o arrecifes de coral. Otros peces frecuentan las áreas adyacentes a estructuras hechas por el hombre, tales como los pilotes de los muelles, los mangles o el hábitat de hierbas marinas.

    En Puerto Rico, los peces marinos ponen huevos durante todo el año. Algunas especies, tales como el cachicata y el cotorro princesa, parecen que desovan todo el año en Puerto Rico (Caribbean Fishery Management Council, 1983). Sin embargo, la mayor parte de las especies de peces de las aguas de Puerto Rico ponen huevos en épocas especificas, principalmente en el invierno, en primavera y/o en otoño (Consejo de Gerencia de Pesca Caribeña, 1983; Appeldoorn y Meyers, 1993). La langosta espinosa aova a través de todo el año, sin embargo, cuando más lo hace es en los meses de abril a junio (Appeldoorn & Meyers, 1993) (EcoEléctrica, 1996).

    En Puerto Rico, tanto la langosta espinosa como el carrucho exhiben patrones migratorios entre la costa y las afueras de la costa. Ambas exhiben migraciones relacionadas con las estaciones y con sus ciclos de vida. La langosta espinosa adulta normalmente emigra desde la costa hacia las afueras de la costa. A medida que se desarrolla, la larva emigra de las aguas de las afueras al interior de la costa. El mayor número de estas larvas de langosta del interior de la costa se registra desde finales de verano hasta principios de otoño (Appeldoorn & Meyers, 1993). Los carruchos adultos emigran hacia las afueras de la costa en invierno y regresan a la costa en verano, en tanto que los carruchos juveniles emigran desde sus criaderos en la costa hasta las aguas de las afueras, donde crecen más (Appeldoorn & Meyers, 1993).

    Existen varias pescaderías marinas comerciales en el área de las bahías de Guayanilla-Tallaboa. Mucha de la pesca comercial se practica dentro de las bahías y, principalmente, cerca de los manglares y arrecifes de coral (Matos, 1995). Los datos obtenidos sobre la pesca (desde 1988 a 1993) en Ponce, Peñuelas, Guayanilla y Guánica, indican que los peces que se pescan con más frecuencia (por peso) son las colirubias, las sierras (familia Scombridae), los meros (familia Serranidae), los chillos, los dorados y los cachicatas (DRNA, 1995). Los mariscos que se pescan con más frecuencia (por peso) son las langostas y los pulpos (DRNA, 1995).

    La mayor parte de la pesca comercial en el área de la Bahía Guayanílla-Tallaboa la realizan pescadores a menor escala. La mayoría de ellos utilizan pequeños botes (normalmente de 13 a 20 pies de largo) con motores fuera de borda con uno o dos pescadores. Para pescar en los bordes de la plataforma y en aguas fuera de la costa, emplean botes más grandes (de más de 23 pies) que navegan con motores diesel en la borda. Los métodos de pesca que son más comunes entre los pescadores de las áreas de la Bahía de Guayanilla-Tallaboa son el trasmallo, la línea y el anzuelo, el mayorquín, las nasas y el buceo (para langostas y carruchos) (Matos, 1995).

    Se efectuaron estudios de las comunidades del zooplancton en el área de las bahías de Guayanilla y Tallaboa desde agosto de 1994 hasta Julio de 1995 para la facilidad de EcoEléctrica en la parte mas al sur de Punta Guayanilla(EcoEléctrica, 1996c) (véase la Figura 4.5-6). Durante estos estudios, se tomaron muestras del plancton en cinco zonas diferentes: Zona A - aguas cercanas a la costa, al oeste de Punta Guayanilla; Zona B -entrada del canal a la Bahía de Guayanilla; Zona C - plataforma submarina de Guayanilla; Zonas D y E - en la Bahía de Tallaboa.

    En el área de la Bahía de Guayanilla, las densidades del zooplancton parecen ser más altas en la superficie - aguas de subsuperficie (0 a 66 pies) y a la entrada de la bahía (Youngbluth, 1979; Ebasco Environmental, 1993; Gramatges & Associates, 1994; EcoEléctrica, 1996c). Las densidades del zooplancton parecen menguar según aumenta la profundidad de las aguas. Las densidades en la subsuperficie del agua (0 a 66 pies) son proximadamente tres veces más altas que aquellas encontradas en la corriente termal (164 a 230 pies), y aproximadamente 20 veces más altas que las densidades encontradas por debajo de la corriente termal (459 a 523 pies) (Gramatges & Associates, 1994). Además, las densidades del zooplancton parecen ser más altas en la desembocadura de la Bahía de Guayanilla (Zona B) y al oeste del área propuesta para el Proyecto (Zona A). Se encontraron densidades más bajas, tanto dentro de la Bahía de Tallaboa (Zonas D y E), como en aguas mar adentro (Zona C). Los estudios realizados por García, et al., (1995) sugieren que el zooplancton del área de las bahías de Guayanilla y Tallaboa exhibe cierta variabilidad diaria, estacional y especial.

    El zooplancton de dentro y fuera de la costa de las bahías de Guayanilla y Tallaboa puede separarse en dos grupos: el holoplancton y el meroplancton. El holoplancton, u organismo que pasa esencialmente casi todas las etapas de su vida activa en aguas abiertas, incluye una variedad de copépodos, gusanos dardos, larváceos, cnidaríos, anfípodos, camarones, isópodos, foraminíferos, cladóceros, ostrácodos, pterépodos, y ctenóforos (Gramatges & Associates, 1994 y 1995). El meroplancton, a organismos que pasan partes de sus ciclos de vida en la columna de agua y parte en el fondo del mar, incluyen a los chilípodos, los branquiuros, los moluscos, los carídeos, los paneidos, los poliquetos, los peces (huevos y larvas), los anomuros, los macruros, los eufásidos, la larva del camarón mantis y los equinodermos (Gramatges & Associates, 1994 y 1995).

    Los estudios realizados para Ecoeléctrica sugieren que la comunidad del zooplancton presente cerca de la costa en las bahías de Guayanilla y Tallaboa está compuesta de alrededor de 71.5 por ciento de holoplancton y 28.5 por ciento de meroplancton.

    Un total de 77 familias de peces, entre los que se incluyen por lo menos 95 especies, se identificaron en muestras de plancton recogidas desde noviembre de 1994 a mayor de 1995 (García, et al., 1995). Las muestras de plancton recogidas en las estaciones del borde de la plataforma submarina; la Zona C, contuvo la mayor diversidad de familias de peces (57 a 62), mientras que las muestras recogidas en la estación E exhibieron la diversidad más baja de peces (31 familias). Cuarenta y una familias de peces estuvieron representadas en las muestras de plancton recogidas cerca de la estructura de succión de agua propuesta (Zona A).

    La densidad de huevos y larvas de peces fue relativamente baja en todas las estaciones (EcoEléctrica, 1996c). Los huevos de peces comprendieron de 0. 5 a 1. 1 por ciento del zooplancton encontrado en las estaciones de la costa, y de 0.2 a 0.3 por ciento del zooplancton encontrado en las estaciones de las afueras de la costa. Las larvas de peces comprendieron de 0.05 a 0.3 por ciento del zooplancton en las estaciones de la costa, y de 0. 1 a 0.5 por ciento del zooplancton encontrado en las estaciones de las afueras de 1a costa.

    García, et al. (1995) sugiere que la densidad de huevos de peces, larvas pre-flexión y larvas postflexión son más altas en la Zona A, Zona C (a 21-40m de profundidad), respectivamente (Tabla 4.5-3). Las densidades registradas de los huevos de peces variaron de 80.9 (Zona C, a 41-60m) a 2,038.2 ind./100m3 (Zona A).

    Los grupos dominantes en las estaciones de la costa (Zonas A, B, D y E) incluyeron a los Engraulidae (anchoas), los Gobiidae (gobios), los Clupeiformes (arencas), los Blenniidae (blenios) y los Tripterygiidae. Combinados, estos cinco grupos comprendieron de 43.6 (Zona B, a 0-10m) a 71.4 por ciento (Zona D) de las larvas de peces encontradas en las estaciones de la costa. Los grupos dominantes en las estaciones de las afueras de la costa (Zona C) fueron los Engraulidae, los Gobiidae, los Bregmacerotidae (bacalao), los Clupeiformes y los Myctophidae (peces linterna). Combinados, estos grupos comprendieron de 52.1 (Zona C, a 0-20m) a 67.3 por ciento (Zona C, a 21-40m) de las larvas de peces encontradas en las estaciones de las afueras de la costa (EcoEléctrica, 1996).

    Las larvas de peces en las aguas de la costa y sus afueras, de las bahías de Guayanilla y Tallaboa, incluyeron varias especies importantes comercialmente: los Lutjanidae (pargos), los Serranidae (meros), los Scombridae (sierras), los Haemulidae (boquicoloraos), los Ostraciidae (chapines), los Scaridae (peces loros), los Carangidae Jureles), los Sphyraenidae (barracudas), los Balistidae (peces blanco), los Mullidae (salmonetes), los Sparidae (plumas), los Exocoetidae (balajú), los Gerreidae (mojarras), los Elopidae (sábalos y macabíes), los Albulidae (macacos) y los Sciaenida (corvinos) (García et al., 1995).

4.5.6  Hábitat y Organismos Bénticos

    La presencia y la distribución de los organismos bénticos dentro y en la zona adyacente al área del proyecto se han afectado directamente, tanto por la acumulación de sedimentos con arcilla y cieno finos, como por los contaminantes petrolíferos en el agua de las bahías de Guayanilla y Tallaboa. Esto ha ocasionado que la diversidad y la distribución se limiten. Otro elemento que podría limitar la diversidad de la fauna béntica en estas aguas, particularmente al este de la Bahía de Guayanilla, es la presencia de efluentes termales asociados con la Planta de Energía Costa Sur de la AEE. Yoshioka (1979) indicó que los substratos suaves y los efluentes termales encontrados en la Bahía de Guayanilla eran los dos factores más importantes que limitaban la distribución y la diversidad de los organismos bénticos dentro de la bahía. La comparación entre datos históricos y el estudio de Yoshioka indica que los efluentes termales dentro de la Bahía de Guayanilla son los factores limitantes mayores para siete especies de moluscos, dos especies de crustáceos y nueve especies de poliquetos comúnmente encontrados en esta región (de EcoEléctrica, 1995a).

4.5.6.1 Hábitat Intermareales

    El hábitat interinareal en las bahías de Guayanilla-Tallaboa consiste principalmente de mangles y hábitat intermareales arenosos. Aunque algún hábitat intermareal rocoso (normalmente compuesto por piedra picada) existe a lo largo de sectores de la bahía, este hábitat no se encuentra presente en el área del Proyecto a excepción de porciones de la costa de Cayo Mata y la costa bordeando el muelle de UCC en Punta Gotay (figura 4.4.5).

Manglares

    Los manglares proveen muchos beneficios al medio ambiente marino y estuarino. Contribuyen a la productividad primaria del medio ambiente costero; las hojas que caen de los árboles de mangle se descomponen, con lo cual proveen materia orgánica, que es la base de la cadena alimentaría de muchos estuarios y arrecifes de coral. Los manglares también actúan como áreas de crianza protegidas para muchos organismos marinos como los peces (por ejemplo, los peces mariposa, los loros y los pargos) y los crustáceos. Las raíces de sus árboles proporcionan hábitat para una variedad de organismos, como las algas, las esponjas, los poliquetos, los moluscos, los cangrejos, las estrellas, los briozoarios y los tunicados. Al mismo tiempo, los árboles de mangle brindan áreas de descanso y anidaje a varias especies de aves, y sirven de hábitat para una variedad de otros organismos. Los manglares también ayudan a filtrar la escorrentía de terrenos elevados, a estabilizar los sedimentos del suelo y a mantener la calidad del agua, así como a proteger las costas de la erosión.

    Aunque las comunidades de mangle dentro y adyacente a las bahías de Guayanilla y Tallaboa han sido impactadas por factores naturales y creados por el hombre, quedan ciertos bosques remanentes y dispersos a lo largo de la línea costera en las bahías de Guayanilla y Tallaboa. Varias islas de mangle, de pequeñas y moderadas en tamaño (como los cayos) existen todavía dentro de la Bahía de Tallaboa y a lo largo de las afueras de la costa de la bahía. El mangle más común en estas áreas es el mangle rojo. Estos manglares sostienen una alta diversidad de organismos sensibles como las algas, las esponjas, los hidroideos, las anémonas de mar, al igual que organismos que viven libremente, como los policáteos, los moluscos, los anfípodos, los camarones, los cangrejos, las estrellas de mar y los peces (EcoEléctrica, 1996).

    Los manglares se encuentran presentes a lo largo de la línea costera de la ubicación del Proyecto, al final de Punta Gotay y en áreas adyacentes al lugar (i.e., Cayo Mata y la parte norte del área de la bahía interna véase las figuras 4.4.2 hasta la 4.4.5).

    Los mangles también se encuentran dentro o contiguos a los corredores por donde pasan las líneas de transmisión y la tubería. Los soportes de tubería que se encuentran instalados dentro del corredor de la tubería, quedan localizados de 30 a 55 pies del pantano de mangles negros y se encuentran elevados alrededor de 1 pie sobre el área intermareal. Dentro del área propuesta para el AVA, los mangles se observan a lo largo de las orillas de los dos canales industriales de la UCC, del canal de desagüe pequeño de la UCC.

Hábitat Intermareales Arenosos

    A pesar de que porciones de las bahías de Guayanilla y Tallaboa han sido protegidas contra la erosión de la costa, aun existe una zona intermareal arenosa que bordea la mayor parte de la orilla de la playa, incluso el área del Proyecto. En Puerto Rico, las áreas intermareales arenosas que están expuestas a sistemas de energía de olas moderadas, normalmente favorecen altas densidades poblacionales de cangrejos topo (Emerita portoricensis), de la almeja de playa común (Donax denticulatus), de isópodos (Cirolana sp) y de poliquetos (Scoleleyis agilis) (Vicente, 1990). Otros organismos típicos de estos hábitat intermareales arenosos en Puerto Rico son los cangrejos fantasma (Ocypode albicans), dos anomuros (Hippa cubensis y Albunea gribbesiz) y un molusco (Terebra cinerea) (Matthews, 1967). Las densidades de las etapas larvales del cangrejo topo, por lo general, son más altas durante los meses de primavera y verano, y más bajas durante el otoño y el comienzo del invierno (Vicente, 1990).

Lodazales y Salitrales

    Existen algunos lodazales y salitrales a lo largo del área de Puntilla (EcoEléctrica, 1995a). Se ha informado que los salitrales están localizados en ambos lados de la carretera que se extiende en toda la longitud de la Puntilla. Se observan, igualmente, áreas dispersas con vegetación de salitrales donde se empoza el agua de lluvia, en el área de terrenos elevados. La vegetación en esta área incluye la planta de sal (Batis marítima) y la verdolaga de mar. Esta área se encuentra a unos cinco pies por encima de la elevación del canal contiguo. Aunque los lodazales pudieran utilizarse como un hábitat para que los playeros blancos aniden en Puerto Rico (Siliva, 1995), no se ha visto esta especie en el área del proyecto (EcoEléctrica, 1996).

4.5.6.2 Hábitat de Fondo Suave

    Aproximadamente, de 70 a 80 por ciento del área del fondo de las bahías de Guayanilla y Tallaboa consiste de sedimentos de arcilla y cieno sin compactar (Yoshioka, 1979). Aunque típicamente ofrecen menos diversidad que el hábitat de hierbas marinas, mangles o arrecifes de coral, estas áreas de fondos suaves" sí proveen hábitat para una variedad de organismos. La comunidad béntica del fondo suave entre las bahías de Guayanilla y Tallaboa está dominada por poliquetos, crustáceos y moluscos (Yoshioka, 1979). Entre otros organismos asociados con el substrato de fondo suave, encontramos los anripodos, los copépodos, los equinodermos y los crustáceos decápodos (Ebasco Environmental, 1993). Los organismos bénticos asociados típicamente con los sedimentos de fondo suave en las bahías de Guayanilla y Tallaboa, agrupan moluscos de la familia Turbinidae y langostas de la familia Palinuridae, las almejas (Atrina sp.) y los poliquetos Arenícola sp. y Armandia naculata (Yoshioka, 1979; Ebasco Environmental, .1993; Gramatges & Associates, 1994). EcoEléctrica ha efectuado estudios preliminares que sugieren que la composición de las especies bénticas y sus densidades en las aguas en las afueras de ambos lados de Punta Guayanilla eran similares. Estudios previamente hechos indican que las densidades de la fauna son más ,altas cerca del contorno de 20 pies (Ebasco Environmental, 1993).

4.5.6.3 Hábitat de Hierbas y Algas Marinas

    Por lo general, las hierbas marinas contribuyen, tanto al aspecto físico, como al aspecto biológico de los estuarios y los hábitat marinos cercanos a la costa. Las hierbas marinas ayudan a reducir la erosión costera cuando atrapan sedimentos sin compactar con sus sistemas de rizomas y extensas raíces. Las hojas de las hierbas marinas sirven como substrato para una variedad de organismos como la alga epifitica, los briosoarios y los hidroides. Estos proveen nutrientes y actúan corno una fuente de energía primaria en las cadenas alimentarías de las costas y los estuarios. Las praderas de hierbas marinas actúan como terrenos de crianza para múltiples peces invertebrados y de esta forma ayudan a mantener los recursos costeros de peces. En Puerto Rico, las hierbas marinas sirven como una fuente importante de comida y hábitat para un número variado de organismos marinos y estuarinos, como los peces (por ejemplo, los roncos y los pargos), los equinodermos (Lytechinus variegatus, Tripneustes esculentus y Oreaster sp.), los gastrópodos (Strombus gigas, Strombus costatus, Cassis tuberosa y Fasciolaria tulipa), los peces blancos (Chelonia mydas) y los manatíes (Trichechus manatus) (Vicente & Rivera, 1982; Colón, et al, 1985).

    Se ha registrado la presencia de siete especies de hierbas marinas en las aguas de Puerto Rico (Vicente, 1992), a saber, la hierba tortuga (Thalassic testudinum), los bejucos marinos (Halophila decipiens, H. baillonis y H. engelmanii), la hierba de manatí (Syringodium filiforme), las hierbas marinas (Holodule wrightii) y la rupias (Ruppia marítima) (Vicente, 1992). Ninguna de estas especies ha silo identificada por el SFPVS como especies sensitivas (SFPVS, 1994). Según se informa, la hierba tortuga, la hierba manatí y las hierbas marinas se encuentran a través de las plataformas submarinas del Atlántico y del Caribe en Puerto Rico (Vicente, 1992). Los bejucos marinos (H. baillonis y H. engelmanii) parecen estar de alguna forma restringidos en su distribución. Estas especies se encuentran principalmente a lo largo de las costas norte y sudeste de Puerto Rico (Vicente, 1992). Por el contrario la Halophila decipiens es bien común y pudiera ser la hierba marina más abundante en Puerto Rico (Vicente, 1992). La rupia se encuentra únicamente en lagunas cerradas con poca o ninguna influencia oceánica (Vicente, 1992) (EcoEléctrica, 1996).

    Grandes extensiones de lechos de hierbas marinas se encuentran en varios puntos de las bahías de Guayanilla y Tallaboa, incluso, en áreas cercanas a la ubicación del Proyecto (véase la Figura 4.5-7). Las hierbas marinas en las bahías parecen limitar su distribución a profundidades menores de los 15 pies (Gramatges & Associates, 1994). La hierba de manatí y la hierba tortuga se encuentran al oeste y al sudoeste de 1a ubicación del Proyecto, a profundidades menores de los 15 pies (Gramatges & Associates, 1994). Densas áreas de hierbas tortuga y Halirneda sp. dominan las áreas de aguas llanas (menos de 10 pies de profundidad) al sur de Punta Guayanilla (Gramatges & Associates, 1995). Mientras tanto, una banda estrecha de Holophila sp. dominan las áreas más profundas en las costas (alrededor de 12 pies) al noreste de la ubicación del Proyecto (Gramatges & Associates, 1995). Estas hierbas también se encuentran presente al oeste y sur de la ubicación del proyecto.

    Se conoce de la existencia de cuatrocientas tres especie de algas marinas en aguas de Puerto Rico (Ballantine & Wynne, 1986a y 1986b). Ninguna de ellas aparece incluida en los registros del SFPVS como amenazada o en peligro de extinción (SFPVS, 1994). Las algas que crecen en las áreas de la Bahía Guayanilla-Tallaboa parecen limitarse a profundidades iguales o menores de los 25 pies (Gramatges & Associates, 1994). El alga verde, Halimeda sp., es la más común y se encuentra a 25 pies de profundidad en el agua. Más allá de esta profundidad, otras asociaciones de algas, como la Dictyota sp. y la Caulerpa prolifera, son más comunes (Gramatges & Associates, 1994). Las áreas de aguas llanas cercanas a la orilla (menos de 12 pies de profundidad) al noreste de Punta Guayanilla son dominadas por parches de algas, principalmente de la Gracilaria sp. y la Dictayota sp. (Gramatges & Associates, 1995) (EcoEléctrica, 1996).

4.5.6.4 Fondos Rocosos y Arrecifes de Coral

    Se conocen por lo menos 56 especies de corales y 54 especies de octocorales en las aguas de Puerto Rico (González-Brito, 1970; Rees, 1973; Armstrong, 1980). Ninguna de estas especies está clasificadas por el SFPVS como amenazadas o en peligro de extinción (SFPVS, 1984). La extracción, posesión, transportación y venta de corales están, sin embargo, reglamentados por el Estado Libre Asociado (Septiembre 28, 1979).

    Los arrecifes de coral abundan en la mayor parte del área sur de Puerto Rico. No obstante, la turbidez natural combinada con los disturbios generados por el hombre ha limitado casi todo el crecimiento de arrecifes de coral en las afueras de la costa. La mayor parte de los arrecifes de corales activos crecen a profundidades de menos de 80 pies, aunque los índices de máximo crecimiento se registran a profundidades de menos de 40 pies (Goenaga & Cintrón, 1979). La Costa sudoeste exhibe la mayor diversidad y densidad de organismos de arrecifes de coral, a pesar de la calidad relativamente pobre del agua (niveles altos de turbidez, contaminación por descargas industriales y urbanas, etc.) (Ebasco Environmental, 1993).

    El desarrollo industrial de las bahías de Guayanilla y Tallaboa ha alterado de forma bien significativa los arrecifes de coral localizados en el área costera adyacente y en la misma costa de las bahías (Goenaga & Cintrón, 1979). La sedimentación causada por la deforestación de los terrenos elevados y la erosión del suelo han sido identificada como los opresores más importantes que afectan los arrecifes de Puerto Rico (Goenaga & Cintrón, 1979). Otros factores que afectan a los arrecifes ubicados a lo largo de la costa son la eutroficación costera, las descargas provenientes de áreas industriales y urbanas y la sedimentación arrastrada por las corrientes, las olas, las hélices de motor de los barcos y las actividades de dragado (Goenaga & Cintrón, 1979; Ebasco Environmental, 1993). La extracción de coral y el daño causado por las anclas de embarcaciones también ocurren, pero ya son problemas localizados (Goenaga & Cintrón, 1979). Los daños causados por los huracanes David y Federico en el 1979 ocasionaron la pérdida de muchos Acropora palmata que solían dominar los arrecifes en la Costa sur de Puerto Rico (Hansen & Mora, 1985).

    Se conocen hábitat rocosos que no son arrecifes (piedra picada y restos de arrecifes sumergidos) cerca de Punta Guayanilla. Algunas áreas rocosas de bajorrelieve dispersas, se encuentran junto a la punta de Punta Guayanilla, a profundidades de menos de 12 pies (Gramatges & Associates, 1995). Estos afloramientos consisten de restos de arrecifes y piedra picada. Los rectos de arrecifes también se encuentran al oeste de Punta Guayanilla de 5 a 10 pies de profundidad en el agua (Gramatges & Associates, 1995). En contraste con los arrecifes de bajorrelieve localizados al este de la península, estos arrecifes muestran un hábitat complejo de alto relieve (Gramatges & Associates, 1995). Las áreas rocosas en torno a Punta Guayanilla proveen un hábitat para una variedad de esponjas incrustantes, caracolillos, tunicados, policletos, cangrejos araña (Stenorhynchus sp.), ostiones rojos (Lima sp.), gorgonios (por ejemplo, el Pseudopterogorgia sp.) y distintas especies de algas (Gramatges & Associates, 1994 y 1995).

    La cubierta de coral vivo en las bahías de Guayanilla y Tallaboa se ha reducido grandemente. Ha declinado de un 20 por ciento a menos de un 1 por ciento (1979-1988) (Wells, 1988). Aunque la cubierta de coral vivo en la Bahía de Tallaboa es casi de cero, algunos Acropora palmata y Millepora complanata viven todavía junto a la orilla de la bahía que da hacia el mar (Goenaga y Cintrón, 1979; Wells, 1988; Ebasco Environmental, 1993). La mayoría de los corales vivos de la Bahía de Guayanilla se encuentran a menos de 5 pies de profundidad (Gramatges & Associates, 1994). Los gorgonios, por otro lado, son relativamente abundantes, particularmente en el Cayo María Langa (Ebasco Environmental, 1993).

4.5.7 Estudio Béntico

    Aunque el proyecto no requiere que se haga ningún dragado, si requerirá el relleno de la pequeña bahía formada por Punta Guayanilla y Punta Gotay. Esta área de baja profundidad de 1a bahía (0 a 10 pies) ha sido expuesta a desarrollo industrial y descarga termal en décadas recientes. El área general propuesta pare llenar (aproximadamente 50 hectáreas) se muestra en detalle en la figure 4-. El objetivo del estudio Béntico es detallar la composición y distribución de las comunidades marinas bénticas que podrían afectarse directamente con la acción propuesta del llenado.

4.5.7.1 Metodología

    El propósito del estudio es describir los recursos bénticos los cuales, contrario a los recursos pelágicos, son incapaces de eludir el ser enterrados durante la acción de llenar a causa de su naturaleza inmovible. 

La figura 4.5.4 provee las áreas estudiadas por Vicente y Asociados. El área de estudio se muestra en las figuras 4.5.5 y 4.5.6. La tabla 4.5.1 da mayor detalle con respecta a estas áreas.

    El área de estudio se divide en cuatro zonas de estudio diferentes:

1. Zona 1

2. Zona 2

 3. Zona 3

 4. Zona 4

     Una franja de 20 metros sirvió como unidad de muestra básica utilizada en evaluar las comunidades bénticas interceptadas en la Zona 1, Zona 2, Zona 3 y la Zona 4.

    La metodología consiste de: Filmación U/W, interpretación de las imagines del video y de tomar notas en el lugar original in situ sobre la profundidad y la clase de sustrato, la tasa dominante y la dirección. Esta metodología ha sido usada con éxito en el pasado para caracterizar y evaluar la estructura de la comunidad béntica y la distribución en EE.UU. y el caribe (ver Vicente & Asociados 1998; 1999a; 1999b; 2000). También esta clase de método de estudio no es destructiva (No se requiere extracción de muestras) y ha sido implementada por la Agencia de Protección Ambiental (EPA) en el Santuario Marino Nacional de Florida Keys (ver Wheaton et al. 1999, Petterson, 1999).

    A causa de recientes avances de tecnología, las imagines de video con cámara de películas son de tan alta calidad que son aptas para lograr una identificación positiva de especies macro-epibénticas. El método de "Muestras usando Video" está siendo utilizado mundialmente por expertos en otras provincias biogeográficas (Quibilan et al, 1999; Vicente y Mahoravo, 1999).

    Las operaciones de campo son las siguientes: Unas franjas son indicadas a lo largo en una dirección que intercepta a las comunidades en el fondo entre dos puntos de una zona en particular. Una serie de divisiones diagonales de 20-m constituye un segmento. Un segmento cubre una extensa amplitud de condiciones en una zona dada. La posición de los puntos del comienzo y final de un segmento dado es registrada usando un instrumento de sistema de posición global, (GPS 48XL). El error de posición horizontal estimado (EPE) es mínimo y se extendió entre 12 y 16 pies durante el estudio. Este EPE es relativamente bajo debido a la eliminación del código SA que se efectuó el primero de Mayo, 2000. Puntos de partida fueron establecidos para las localidades de los puntos de comienzo y final del segmento. Todo dato recibido por el instrumento (latitud, longitud y cifras de puntos de partida) pertinente a la localidad fue transferido del instrumento GPS a los mapas electrónicos de geo-referencia usando el programa GPS-PRO cartografía digital.

    Cada franja diagonal de 20m es delineada en el campo por 1/4 pulgada de nylon Amarillo dividido diagonalmente y que ha sido marcada a intervalos de 1m y 5m con banderillas de cinta amarradas y tintadas con una solución de color permanente. Las hileras divididas son estiradas y aseguradas con a los dos puntos con pesas de plomo y postes de agrimensura. Esto se hace a razón de asegurar que la hilera se mantenga derecha durante la filmación y durante la fase de documentación hecha en el lugar original. Un lado de la franja diagonal se fija al fondo mientras el otro lado de la franja diagonal se jala hasta que queda derecho y hasta que queda alineado apropiadamente a la ruta deseable.

    Una vez que la hilera de división diagonal de 20-m ha sido asegurada y estabilizada sobre el suelo del océano, el investigador principal (IP) verifica y anota la profundidad de alineamiento de la franja diagonal usando una unidad de consola computarizada U/W.

    La cámara de video Canon ES 6000, 8mm es usada para filmar cede franja diagonal de 20-m. Esta se coloca primero adentro de una unidad del caparazón anfibico especialmente diseñada para debajo del agua que controla electrónicamente todas las funciones principales del sistema fotográfico. Este encaje para debajo del agua esta hecho de una pieza fundida de aluminio completamente anodinado. El sistema de video esta equipado con cinco botones electrónicos un micrófono UNV para auto grabar las especies halladas en la división diagonal y un lente ancho rectilíneo angular que ha manifestado ser excelente para filmar, inclusive en condiciones acuáticas de mala calidad.

    Cada video de franja de 20-m incluye imagines del fondo (sustrato, fauna, vegetación, tasa dominante) aproximadamente un metro a cada lado de la hilera de la franja. La longitud de la filmación panorámica de sistemas bénticos representativos es hecha para propósitos de identificación. La franja se filmó durante cede 20-m y aparece en el centro del video de franja.

    Las especies de consideración especial como los corales, gorgonias, esponjas y pastos marinos fueron grabados en cercanía cuando fuese necesario para verificar su especie. Algunas especies fueron grabadas al describirlas usando el sistema de micrófono U/W.

    En adición a filmar cada división diagonal cede 20-m el investigador privado y un buceador asistente conducen un censo de dos béntica de taxa comercial: conchas (Strombus gigas y Strombus spp.) y ostras espinosas (Panulirus argus). El investigador privado y su buceador asistente cuentan a identifican todas las conchas y ostras un metro a cede lado de la hilera de división diagonal con un área de muestra total de 40m-2 por 20­m.

    El video de cada franja y las anotaciones hechas en e1 lugar original in situ son regresados al laboratorio para análisis. Juntas las anotaciones tomadas al momento y la información derivada del video de franja son organizadas en una tabla de despliegue de datos para interpretación.

    Cayo Mata fue estudiado de forma diferente. Las bajas profundidades (0.0 a 6.0 pies) que rodean toda la isla se examinaron cualitativamente por medio de buceo, comenzando y terminando el estudio en el lado oriente. El propósito principal de estudiar el fondo pando alrededor de la isla fue determinar la presencia y extensión de formación de coral y pasto marino que puedan haber en la pequeña isla. Durante el estudio notas tomadas en el lugar original in situ y la longitud de filmación fueron hechas. La ubicación y la extensión de cada uno de los cuatro segmentos se muestran en la figura 4.5.6.

    La extensión linear (en metros cuadrados) el área asesorada (in m-2), la extensión de profundidad (en pies), la ubicación y clase de sustrato dominante de cada segmento se resumen y presentan en la Figura 4.5.4.

4.5.7.2  Estudio Béntico - Taxonomía

    Todas las determinaciones taxonómicas fueron hechas en el lugar original in situ usando imágenes de videos digitalizadas de alta calidad. Los criterios morfológicos externos (como por ejemplo forma color y consistencia) eran la base primaria para la clasificación. Acercamientos (hasta de 1 centímetro de distancia entre el lente y el objeto) para enfocar las características morfológicas externas de algunos taxas fueron tomadas para confirmación de las especies en el laboratorio, cuando fuese necesario. Los criterios generales utilizados para identificar taxas bénticas se describen abajo.

CORALES y CORGONIAS. Los corales y las gorgonias son identificados como hasta las taxas más bajas posible usando los siguientes criterios: Forma (por ejemplo ramificación, incrustación, pilar, cerebro), las características del coralito (incrustado, resaltado, poroso, tabiques, caliza), hábitat (por ejemplo profundidad relativa, condiciones de luz, exposición, críptica), color (incluyendo fluorescencia), y otros (por ejemplo, comportamiento, los simbiontes). La mayoría de las especies corales se podrían identificar a un nivel de especies usando referencias taxonómicas coralinas (Colin, 1978; Human, 1993; Cairns, 1982; Almy y Carrison-Torres, 1963; George y George, 1979; Bouchon, 1990).

ESPONJAS. Las esponjas son identificadas usando varios criterios incluyendo forma (forma de vaso, incrustamiento, dendrítico), el color del ectosome y del mesohyl, consistencia (por ejemplo, esponjoso, sólido, desmenuzado), textura (aterciopelado, y babosa), exudados, modelos radiados, y hábitat. Las esponjas fueron casi todas identificadas a un nivel especie usando el autor con experiencia de campo taxonómica.

ALGAS. Las algas se clasifican en las siguientes categorías según lo propuesto en: El Manual de Vigilancia del Arrecife Coralino para el Caribe y para Atlántico Occidental (véase Rogers, 1994). Estas categorías son algas carnudas, algas calcáreas, coralinas crustáceos, coralinas rojas articuladas y césped de algas (es decir, estera delgada de algas). La categoría de algas carnudas se utilizó en este estudio como sinónimo de la categoría de macroalgas.

ALGAS CARNUDAS. Las algas rojas carnudas incluyen las especies, que son grandes, ramificadas, y no se calcifican. Las calcificaciones de menor importancia, tales como las encontradas en Liagora spp. no se consideraron significativas y por lo tanto, este género se dejo bajo la categoría de alga carnuda.

    Los taxas siguientes son incluidas bajo esta categoría en este estudio: algas rojas (Rhodophyta) por ejemplo spicifera Acanthophora, Occidentalis Dictyurus, triquetum Bryothamnion, multifida Amansia, dominguensis Gracilaria, y las algas marrones (Phaeophyta) por ejemplo Dictyota spp. y las algas verdes (Chlorophyta) por ejemplo. Caulerpa spp.

ALGAS CALCÁREAS Las algas calcáreas incluyen algas rojas (Rhodophyta), calcáreas, algas segmentadas tales como los géneros Amphiroa, Galaxaura, Jania y Corallina. Estas algas también se refieren como "Alga roja articulada coralina". Esta categoría también incluye las algas verdes (Chlorophyta) tales como varias especies tropicales comunes del género Halimeda (por ejemplo opuntia, incrassata Halimeda, moline Halimeda y discoidea Halimeda). Los fragmentos muertos de Halimeda dan lugar a la formación de la arena calcárea.

ALGAS DE CORALINA CRUSTÁCEA. Esta categoría incluye las especies de algas rojas, que forman pavimentos lisos sobre los fondos de coralinos muertos, e incluye géneros tales como Peyssonnelia, Sporolithon, y Mesophyllum. Estos géneros pueden invadir hábitat secretos o iluminados. Una de estas especies (por ejemplo. Cruoriella) puede formar rhodoliths (Ballantine, 2000).

CESPED DE ALGAS. Este taxón incluye una variedad de especies, que no desarrollan mucho thalli sobre el substrato. En hábitat de arrecife de coral, estas especies incluyen normalmente rhodophytes tales como Irregularis Coelothrix, Pusillum de Gelidium, Ceramium, y Polysiphonia.

    Césped de algas (estera delgada de algas) se ha convertido en el componente béntico principal de muchos arrecifes desde que las poblaciones Antillarum Diadema se extinguieron ecológicamente en toda la región caribe entre 1983-87.

    Las referencias consultadas para verificar las especies de plantas marinas se pueden encontrar en el reporte técnico del apéndice D de este DIA-P.

4.5.7.3 Segmento 1 - Zona 1

    La zona 1 es protegida contra la influencia directa de los cambios de vientos y de la acción de las olas por Punta Guayanilla. Punta Guayanilla actúa como una barrera costera. Puede ser caracterizada como ambiente de depósito no muy profundo protegido por condiciones de poca calidad de agua. La columna del agua es turbia y el substrato consiste de fango anóxico esencialmente. El estudio de esta zona es probablemente representativo de la sección occidental protegida de Punta Guayanilla.

    Desde un punto de vista geológico la zona se puede describir como un ambiente para depósito donde los sedimentos biogénicos y terrígenos son acumulados con el tiempo sobre el fondo del mar. Los sedimentos son desconsolidados en naturaleza y se convierten en anóxicos justo a unos milímetros de la capa superficial. Una estera de algas aguamarina (que parece como capa fina marrón) cubre la capa anóxica y es importante para la fijación de nitrógeno.

    Los tipos de substrato, el rango de profundidad y los taxas dominantes que prevalecen dentro de la división diagonal de 20-mts constituyen el segmento 1 que se presentan en La Tabla 4-4. Las anotaciones tomadas en el lugar original In situ y las interpretaciones de las imágenes de video también son presentadas en la tabla. Cerca del litoral no hay vegetación acuática sumergida, probablemente debido al efecto de sombra de la franja del manglar. El alga verde sertularioides Caulerpa prevalece en los 20 mts. del litoral.

    La hierba de bajío (wrightii Halodule) se distribuye escasamente desde m-40 (a 5 pies de profundidad) hasta m-140. El alojamiento más profundo del pasto marino decipiens Halophila ("viña del mar" o " hierba de paleta " en vernáculo) fue encontrado entre m-160 y m-180 a una profundidad de 8,0 pies.

    Las medusas al revés Frondosa Casiopea, que en efecto causa un alto nivel de incomodidad, dominan el fondo a lo largo de los metros finales del segmento (véase La Tabla 4-4).

    No fueron encontrados corales, gorgonians ni camas densas de césped marino que se podrían considerar como hábitat especial. La zona 1 ha sido afectada durante las décadas pasadas por actividades industriales relacionadas tales como llenado, dragado y afluentes termales.

4.5.7.4 Segmento 2 Zona 2

    La zona 2 se extiende desde Punta Gotay a Cayo Mata como se muestra en la Figura 4.5.5. Los sedimentos del fondo son heterogéneos y consisten de materiales desconsolidados, arena fina media y gruesa, légamo, escombro coralino, válvulas grandes de pelecypods o una combinación de los componentes mencionados. La arena con componentes calcáreos más grandes prevalece en bajas profundidades mientras que el fango se encuentra en secciones más profundas de la zona. Esta zona está más expuesta a la circulación abierta del agua y al agua más clara de la zona 1.

    En la Tabla 4.5.3 se presentan los tipos de substrato encontrados, la profundidad de cada división diagonal de 20-m y los taxa dominantes que prevalecen dentro de cada división diagonal de 20-m constituyen el segmento 2. Las anotaciones in situ y las interpretaciones de las imágenes de video también se presentan en la tabla.

    En general, la hierba tortuga (testudinum Thalassia) y wrightii de Halodule (hierba bajío) tienen una distribución muy escasa dentro de la primera mitad del segmento 2. Solamente la hierba bajío (wrightii Halodule) llega a ser densa en bajas profundidades entre m-60 y m-100. Los mejillones (citrina Brachiodontes), algas verdes (Caulerpa spp.) algas rojas carnudas (spicifera Acanthophora) y la esponja eurytopic zeteki Terpios prevalecen dentro del resto del segmento.

4.5.7.5 Segmento 4 Zona 2

    A excepción de una parte escasa aislada del wrightii Halodule encontrado entre m-60 y m-80, el segmento 4 es de césped marino escaso. La comunidad dominante dentro de 73% del segmento consiste de un lecho de mejillones. La especie dominante es el mejillón amarilla citrinus Brachiodontes. Un polychaete sabellid no identificado es asociado con el mejillón. Los dos, el mejillón y los gusanos sabellid forman una armazón de capa grande de corazas de pelecypod muertos. Los detalles en la composición del substrato, profundidad, taxa dominantes y otras descripciones del segmento 4 se presentan en La figura 4.5.4.

    Cabe notar que en la Figura 4.5.6 ese segmento 4 junto con el segmento 2 examina casi totalmente las comunidades bénticas entre Punta Gotay y Cayo Mata. No se encontraron corales, gorgonians ni extensas extensiones de césped marino que se podrían considerar como sitios acuáticos especiales dentro del segmento 4.

4.5.7.6 Segmento 3 Zona 3

    La zona 3 es la zona más expuesta a las corrientes de vientos y a las olas debido a que esta en el mismo sentido del viento (oeste) de Punta Gotay. La pendiente es escarpada y el agua es mucho más clara que en las otras zonas examinadas. El contorno a 50 pies de la profundidad se encuentra cerca (100-m) de la costa.

    Los primeros metros de la costa (aproximadamente de 0 a 10 metros) son formas macro-epibéntico estériles probablemente debido a la naturaleza inestable del substrato y a la turbulencia inducida por las olas. La única especie del césped marino encontrada a lo largo del segmento 3 es decipiens Halophila la cual fue hallada en colonias en el fondo fangoso. Este césped marino fue limitado a una profundidad máxima de 23 pies.

    Los afloramientos por otra parte fueron colonizados con demosponges. La esponja dominante del afloramiento fue anchorata psammophillic. Otras esponjas (por ejemplo strobilina Ircinia y compressa Amphimedon) sin embargo, se podrían también encontrar sobre substratos duros. Con excepción de madriguera de organismos, el fondo debajo de 40 pies consistió sobre todo de fango estéril.

    No se interceptó ninguno corales o gorgonians en los intervalos. Únicamente colonias juveniles aislada de gorgonian acerosa Pseudopterogorgia fueron encontradas adherida a la roca a una profundidad de 23 pies. No se encontraron corales duros.

    La única concha que se encontró en este estudio fue hallada en este segmento a una profundidad 42- y 48 pies. La concha era un adulto agresivo (pugilis de Strombus).

4.5.7.7  Zona 4- Estudio en Cayo Mata

    La zona 4 incluye los bajíos alrededor del Cayo Mata. El Cayo Mata es una Isla dinámica que se modifica en cada estación debido a la influencia de los huracanes.

    La encuesta en el Cayo Mata se llevó a cabo en el pasado por Vicente et al. (1980) y para ese tiempo estaba bordeada con una franja de hierba nueva de tortugas (Thalassia testudinum). En contraste con las estaciones, la hierba de tortuga cerca a la cubierta térmica tiene un valor de R = 1.7 - 7.7 g/DW/.02m-2, el valor biomásico de la hierba de tortuga fue alto (R = 4.2 - 15.4 gIDW/.02m-2). Inclusive los alrededores se han ido extendiendo produciendo hojas saludables y fue capaz de producir cuerpos frutales (Vicente et al., 1980; Vicente, 1992).

    El resultado del estudio del 18 de noviembre 2000 indica que la hierba de tortuga (Thalassia testudinum), ha sido prácticamente erradicada del área alrededor de la isla.

    El único pasto de tortuga existente encontrado en el estudio fue al lado oeste de la isla a WPT 27 (LÁT. 17° 59 29.6"; LONG. 66° 45' 51.6"), donde se extiende a una profundidad de 12 pies. En cambio, la hierba de bajío (Halodule wrightii) ahora ha comenzado a ser la hierba marina principal que rodea el Cayo Mata.

    La hierba de bajío es particularmente abundante a la sección occidental de la isla, donde se encuentra una distribución en forma de grupos pero cada grupo es denso. El sur del Cayo Mata es escaso de la hierba marina excepto por un poco de hierba bajío que se encuentra muy escasa. En el lado este de la isla no se encontró hierba marina. Se encontraron agrupaciones de Halodule wrightii en el lado norte de la isla a 1 o 2 pies de profundidad.

    Las raíces del mangle rojo (Rhizophora mangle)penetran a la columna de agua en diferentes sitios de la isla, pero se nota muy poco desarrollo en la población de estas raíces de mangle. La mayoría de las raíces han sido esterilizada o cubiertas con una mata llamada hierba azul o con colonias aisladas de bryozoans o esponjas. Sin embargo se encontró las raíces en el lado este de la isla con el árbol de ostras Isognomon alatus.

4.5.7.8 Resultados del Estudio Béntico

    Basándose en las observaciones conducidas por Vicente & Associates, Inc. El llenado del área propuesta consiste en lo siguiente:

1. El área principal demarcada propuesta para llenado en el lado de Punta Guayanilla, Punta Gotay y Cayo Mata consiste de un fondo no fusionado. Los sedimentos consisten de greda, arena, escombros o una combinación de ellos.

2. El área principal de llenado (zonas 1, 2 y 4) contiene las siguientes anthophytes:

  • Raíces de mangle rojo (Rhizophora mangle),  

  • Hierba tortuga (Thalassia testudinum),

  • Hierba bajío 1(Halodule wrightii) y

  • Hierba paddle (Halophila decipiens)

3. Las raíces del mangle rojo se encuentran en el Cayo Mata, en el lado oeste de Punta Guayanilla y en el lado noroeste de Punta Gotay.

4. La distribución en las áreas propuestas para llenado de las hierbas marinas es en general muy escasa y la fauna asociada es muy poca, probablemente por la naturaleza de la industria en el sitio y por las pobres condiciones de calidad del agua.

5. La comunidad de raíces de mangle roja es en general escaso en las típicas especies de raíces de mangle (Ej. Crassostrea rhizophorae, Tedania ignis colonial ascidians). En cambio, se encuentran enmarañadas con especies tales como algas agua marina principalmente.

6. En términos comerciales la población béntica de crustáceos no es abundante. Por ejemplo, el único segmento donde se encontraron conchas fue en la zona del Segmento 3 mar adentro de Punta Gotay. Las únicas especies de conchas encontradas fueron las consabidas conchas de combate Strombus pugilis que tienen un bajo valor comercial en el mercado de pescado.

7. No se encontraron señas de arrecifes de coral, comunidades de coral o cadenas de arrecifes de importancia alguna. Afloramientos de Punta Gotay (segmento 3) fueron colonizados con esponjas. Solo se encontró una gorgonia (Pseudopterogorgia sp) en Punta Gotay.

8. Ninguna especie en peligro o en amenaza de extinción se encontró durante las observaciones de campo.

4.5.8  Vida Silvestre

4.5.8.1  Aves Costeras y Aves Marinas Pelágicas

    Una variedad de aves costeras y marinas pelágicas frecuentan las áreas litorales que bordean las bahías de Guayanilla y Tallaboa. Entre las aves que suelen encontrarse normalmente en el sector, existe una variedad de gaviotas, playeros y playeros pequeños, putillas, el pelícano marrón (en peligro de extinción) y la fragata. Algunas aves, tales como la palometa, también en peligro de extinción, habitan el área sólo durante la etapa de reproducción. Otros pájaros, como el playerito occidental, inviernan en Puerto Rico, mientras que otros, como el pelícano, se encuentra durante todo el año (EcoEléctrica, 1996).

    Dos aves registradas como especies en peligro de extinción, el pelícano marrón y la palometa, han sido observadas en el área de las bahías de Guayanilla y Tallaboa (Silander, 1994). En la Sección 4.6, Especies Amenazadas y en Peligro de Extinción, se presenta más información sobre estos pájaros.

4.5.8.2 Mamíferos Marinos

    Entre el 1976 y 1989, dieciocho especies de mamíferos marinos se observaron en aguas de Puerto Rico (Mignucci-Giannoni, 1989). Los récords correspondientes al área de las bahías de Guayanilla y Tallaboa revelan la presencia de delfines hocico de botella (Tursiops truncatus), delfines comunes (Delphinus delphis), calderones de aleta corta (Globicephala macrorhynchus), ballenas hocico de ganso (Ziphius cavirostris), ballenas jorobadas (Megaptera novaeangliae) y manatíes (Trichechus manatus manatus) (Mignucci­-Giannoni, 1989). Otros mamíferos marinos que habitan las aguas más profundas alrededor de Puerto Rico, pero que no han sido identificadas en el área de la bahía de Guayanilla, incluyen a tres ballenas en peligro de extinción, el rorcual común (Balaenoptera physalus), el rorcual del norte (Balaenoptera borealis) y el cachalote (Physeter cafodon), así como el cachalote pigmeo (Kogia breviceps), el cachalote enano (Kogia simus), el calderón de aleta corta (Globicephala macrorhynchus), el delfín de cara larga (Stenella longirostris), el delfín rayado (Stenella coeruleoalba), el delfín de hocico estrecho (Steno bredanensis) y el delfín moteado (Stenella frontalis) (EcoEléctrica, 1996).

    Tan sólo un mamífero marino, presente en el área de las bahías de Guayanilla y Tallaboa, el manatí, el SFPVS lo identifica como especie en peligro de extinción (Silander, 1994). La distribución de los manatíes y las ballenas encontradas en esta región se detalla en la Sección 4.6.3, Especies Amenazadas y en Peligro de Extinción. La distribución de los otros mamíferos marinos que viven en el área de las bahías de Guayanilla y Tallaboa se resume a continuación.

    El delfín hocico de botella se encuentra en el Océano Atlántico, desde Nueva Escocia hasta Venezuela, en el Golfo de Méjico, inclusive, y en el Pacífico, desde el sur de California hasta el trópico. Habita en aguas cercanas a la orilla de las costas, como en los estuarios, las bahías poco profundas, en causes de agua y en ríos de agua dulce. Ocasionalmente, viven también en las afueras del perímetro de la plataforma submarina continental. Estos delfines se alimentan de una variedad de peces, calamares, camarones y cangrejos (Boschung, et al., 1983). Los delfines hocico de botella se ven comúnmente en las afueras de la costa de Punta Guayanilla.

    La ballena piloto habita casi siempre en las aguas tropicales y templadas en las afueras del perímetro de la plataforma submarina continental y mar adentro, aunque ocasionalmente se le encuentra cerca de la costa. Estas ballenas se nutren de calamares y peces (Boschung, et al., 1983) (EcoEléctrica, 1996).

4.5.8.3 Tortugas Marinas

    Existen cuatro especies de tortugas marinas que habitan en Puerto Rico y/o islas adyacentes: el pez blanco (Chelonia mydas), el carey de concha (Eretmochelys imbricata), el tinglár (Dennochelys coriacea) y la tortuga cabezona (Caretta caretta). Sin embargo, no se conoce que vayan a poner sus huevos a Punta Guayanilla, o a lo largo de la costa norte de la Bahía de Tallaboa. En general, esta área carece de las playas arenosas y relativamente amplías que son necesarias para que las tortugas marinas pongan sus huevos de forma exitosa.

4.6 ESPECIES AMENAZADAS O EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

    De acuerdo a la Ley de Especies en Peligro de Extinción de 1973 (ESA) (según enmendada por el Congreso lOOmo), especies en peligro de extinción y amenazadas se definen de la siguiente forma: se clasifica como en peligro de extinción cualquier especie que se encuentre por completo, o una parte de ella, en peligro de extinción, excepto la Clase Insecta señalada por el Secretario como una plaga, cuya protección, bajo las provisiones de la Ley, representaría un riesgo terrible y avasallador para el hombre; se califica como amenazada cualquier especie, toda la gama que compone su especie o parte de ella, que tiene probabilidades de convertirse en una especie en peligro de extinción en el futuro previsible (EcoEléctrica, 1996).

    Para cumplir con los requisitos de la ESA, se ha consultado al SFPVS, al NMFS y al DNER de Puerto Rico, con relación a la presencia en el área del proyecto de especies registradas o candidatas a ser registradas por las autoridades federales ylo estatales como amenazadas o en peligro de extinción. Se espera que este listado de especies sea idéntico para el Puerto de Trasbordo que para el proyecto de EcoEléctrica.

4.6.1  Especies de Plantas Amenazadas o en Peligro de Extinción

    Una especie de planta incluida en la lista federal, Mitracarpus polycladus, el SFPVS la ha identificado como una especie de preocupación para este proyecto (FWS, 2000; apéndice F). Esta agenda, al igual que el Estado Libre Asociado de Puerto Rico, la clasifica como especie en peligro de extinción (50 CFR Parte 17, Registro Federal, 9 de septiembre de 1994; DRNA, 1995c). Tal especie es un pequeño arbusto que se encuentra solo cerca de Guánica y en la isla de Saba, en las Antillas Menores. Crece en las grietas y en las cavidades del suelo de las rotes costeras entre comunidades de vegetaciones secas de arbustos menores. Este hábitat no se encuentra en la ubicación del Proyecto. El sitio más cerca donde se han registrado estas especies queda a una distancia de 6 millas al oeste en el Bosque Estatal de Guánica.

    Otras tres especies de plantas incluidas en la lista federal se encuentran cerca del Proyecto, y han sido identificadas por el FWS como especies de preocupación para este Proyecto. A pesar que las necesidades del Puerto de Trasbordo no se saciarán usando material excavado nuevo, una descripción de estas especies, al igual que el hábitat más común donde viven se presenta a continuación.

    Ottoschulzia rhodoxylon - pequeño árbol siempre verde con ramitas delgadas sin pelitos que tienen escamitas levantadas y retoñitos cubiertos de finos pelos (Little, 1974). Se encuentra diseminado ampliamente a través de la Isla.

    Trichilia triacantha - arbusto de hojas espinosas (5 pies de alto) o pequeño árbol (15-30 pies de alto) conocido únicamente por vivir en áreas secas del sudoeste de Puerto Rico (Little, 1974).

    Buxus vahlii - conocido como "Vahl's Boxwood," un arbusto o árbol pequeño de hasta 15 pies de altura, esta especie se encuentra en dos lugares en Puerto Rico: La planta Nuclear en Puna Higüero, Rincón; y en Hato Tejas, Bayamón.

4.6.2 Especies Animales Amenazadas y en Peligro de Extinción

    La lista de especies de animales del DRNA incluye las mismas que tiene el SFPVS en su lista de especies amenazadas o en peligro de extinción, donde se identifica a Puerto Rico específicamente como un área de preocupación. El resumen del estado de las especies que se presenta en los siguientes párrafos, ha sido hecho de las listas de especies para ser consideradas que tiene el SFPVS y el SNPM. Para una lista de especies en consideración en el año 2000 preparada por el Grupo WERC, Inc., véase el apéndice F.

Sapo Concho de Puerto Rico (Peitaphryne lemur)

    El sapo concho de Puerto Rico aparece registrado por el SFPVS y el Estado Libre Asociado de Puerto Rico como una especie amenazada (SFPVS, 1990; DRNA, 1995c). Es un sapo de tamaño mediano que habita en sectores áridos y semiáridos de terrenos bajos y rocosos en Puerto Rico (menos de 650 pies de elevación) (Schwartz & Henderson, 1991; SFPVS, 1992). Aunque históricamente se ha informado sobre su presencia en la isla de Virgen Gorda, de las Islas Vírgenes Británicas, se cree que ha sido extirpado de esa isla (SFPVS, 1990). En el Bosque Estatal de Guánica existe una población relativamente estable del sapo concho de Puerto Rico, aproximadamente a 6 millas al oeste de la ubicación del Proyecto (SFPVS, 1990; Schwartz & Henderson, 1991; SFPVS, 1992). Una pequeña población de ellos también se encuentra en Quebradillas, en la costa norte de Puerto Rico (SFPVS, 1992).

    El sapo concho de Puerto Rico se observa con frecuencia cerca de vegetación siempre verde estacional, bajo peñones de piedra caliza en cañadas húmedas, debajo de la corteza de mangles muertos, o debajo de piedras y peñones en cañadas secas con gramíneas pequeñas y grandes árboles dispersos (Schwartz & Henderson, 1991). Se alimenta de cucarachas, hormigas, caculos y pequeños ciempiés (Schwartz & Henderson, 1991). Su reproducción es esporádica y parece ser dependiente de fuertes lluvias ocasionales (SFPVS, 1990). Aunque existe hábitat potencial de estas especies en áreas del corredor de 1a línea de transmisión y de la tubería, nunca se ha informado que se haya visto un sapo concho en estas áreas (EcoEléctrica, 1996).

Lagartijo del Seco (Anolis cooki)

    El lagartijo del seco se encuentra actualmente bajo consideración para ser incluido en los registros del SFPVS, pero está registrado como especie amenazada por el Estado Libre Asociado de Puerto Rico (Silander, 1994; DRNA, 1995c). Se han recibido informes que lo ubican en el sector sudoeste de Puerto Rico, en Isla Caja de Muertos, un pequeño cayo en las afueras de la Costa de Punta Aguila y en otros pequeños cayos de mangles (Jenssen, et al., 1984; Schwartz & Henderson, 1991; Moreno, 1994), Cerca del área del Proyecto, se le ha visto por la costa, cerca de Guánica, en Punta Verraco (aproximadamente a 1.5 millas al oeste de la ubicación del proyecto) y en Caja de Muertos (Schwartz & Henderson, 1991; Moreno, 1994, en EcoEléctrica, 1996).

    El lagartijo del seco habita en áreas secas y rocosas y en áreas con grupos de arbustos y árboles (Schwartz & Henderson, 1991). Tiende a preferir hábitat donde haya arbustos grandes (menor de 6 pies de altura) y árboles pequeños (menor de 16 pies de altura) hasta grandes (más grandes de 16 pies de altura) (Jenssen, et al., 1984). Los lagartijos del seco no se encuentran normalmente en áreas que carezcan de vegetación o que tan solo contengan una capa de vegetación rastrera (Jenssen, et al., 1984). Existe hábitat potencial en la ubicación del proyecto, donde pudiera vivir el lagartijo del seco, así también como a lo largo de los corredores que llevan la línea de transmisión y la tubería. No obstante, no se le ha visto en el área del proyecto durante las visitas a la ubicación.

Guabairo Puertorriqueño (Caprimulgus noctitherus)

    El guabairo puertorriqueño se encuentra registrado por el SFPVS y el Estado Libre Asociado de Puerto Rico como una especie en peligro de extinción (SFPVS, 1994; DRNA, 1995c). Algunos ornitólogos lo consideran como una forma de la variedad del guabairo continental (Caprimulgus vociferus). Normalmente, se le encuentra en los bosques con mucho follaje del sudoeste de Puerto Rico, especialmente en el Bosque Estatal de Guánica (Bond, 1993). Los guabairos puertorriqueños son aves nocturnas, comedoras de insectos, que normalmente ponen sus huevos en nidos sobre la tierra (Bond, 1993, 1996).

    No existe hábitat para estas especies en la ubicación del Proyecto. Existe algún hábitat potencial, pero marginales, a lo largo del corredor de la tubería de GPL, que atraviesa una vegetación de sucesión secundaria al oeste del Río Tallaboa (EcoEléctrica, 1995a). El lugar más cerca donde se ha registrado esta especie es en Punta Verraco, alrededor de 1.5 millas al oeste de la ubicación del Proyecto, y hacia el norte de la ubicación del proyecto en áreas industriales y sin desarrollar que quedan contiguas a 1a carretera PR-2 (DRNA, 1995a).

Mariquita de Puerto Rico (Agelaius xanthomus)

    El SFPVS y el Estado Libre Asociado de Puerto Rico han designado a la mariquita de Puerto Rico como una especie que se encuentra en peligro de extinción (SFPVS, 1994; DRNA, 1995c). La mariquita habita en tierras bajas de Puerto Rico y en las llanuras calizas de Isla de Mona (Bond, 1993). Se encuentra de forma más numerosa cerca de las lagunas y los pantanos costeros, pero también se encuentra en áreas abiertas del campo (Bond, 1993). Rara vez se observa la mariquita de Puerto Rico en áreas arboladas y no habita en regiones altas (Bond, 1993). Esta especie anida a menudo en colonias y construye sus nidos en forma de copa sobre árboles, palmas y cactus.

    El lugar más cercano de la ubicación donde se ha registrado esta especie está situado 2 millas al noroeste, al sur de la Carretera Núm. 2 y en terrenos no industrializados (DRNA, 1995). Existen hábitat marginal para estas especies en la ubicación y en las inmediaciones de los corredores que transportan la línea de transmisión y la tubería (EcoEléctrica, 1995a).

Pelícano Pardo (Pelecanus occidentalis)

    El pelícano es una especie que el SFPVS y el Estado Libre Asociado de Puerto Rico tienen identificada como en peligro de extinción (SFPVS, 2000; DRNA, 2000).

    Es un pájaro acuático relativamente grande que se alimenta de peces y normalmente se encuentra a lo largo de las playas. El pelícano pardo anida en colonias, con sus nidos toscos situados comúnmente en la tierra, en arbustos o en árboles bajos (Bond, 1993). Anida casi siempre en islas pequeñas.

    Una subespecie de estos pelícanos, el pelícano caribeño, (Pelecanus occidentalis occidentalis) se encuentra a través de las Indias Occidentales, y también a lo largo de las costas caribeñas y en las islas de las afueras de la costa de América Central, y desde el sur de Venezuela hasta el norte de Brasil (Collazo & Klaas, 1986). El pelícano caribeño se considera entre común y abundante (SFPVS, 1985 y 1993a). Los pelícanos caribeños descansan en una variedad de hábitat, entre los cuales se encuentran la periferia de los mangles, los pinos australianos (Casaurina equisetifolia), las playas rocosas que bordean los cayos de las afueras del litoral, las playas arenosas, las estructuras artificiales y los montes costeros y deciduos (Collazo & Klaas, 1986). Se alimentan de peces acuáticos pequeños, principalmente de anchoas (Jenkinsia lamprotaenia y Anchoa ¡yolepis) (Collazo & Klaas, 1986)(EcoEléctrica, 1996).

    Se conoce que pocos de estos pelícanos se alimentan en las aguas que rodean la sección sur de Punta Guayanilla (EcoEléctrica, 1995a). Sin embargo, el SFPVS no considera que estas aguas sean importantes áreas de alimentación para ellos (Collazo & Klaas, 1986). La sección sur de Punta Guayanilla provee poco o ningún hábitat para que estas aves aniden y descansen. No obstante, se conoce que los pelícanos utilizan como área de descanso los cayos María Langa y Palomas, ubicados al sudoeste del área del Proyecto.

Palometa (Sterna dougallii dougallii)

    La población caribeña de la palometa se encuentra registrada por e1 SFPVS como una especie amenazada, pero el Estado Libre Asociado de Puerto Rico la clasifica como en peligro de extinción (SFPVS, 1993a y 1994; DRNA, 1995c). La palometa es un ave que se alimenta de peces y que emigra al Caribe a engendrar y anidar, antes de emigrar más hacia el sur para el invierno. Se encuentran en las áreas costeras a través del Caribe, pero tienen sus poblaciones más grandes en las Antillas Menores (SFPVS, 1993a). No se conoce el número de la población que habita esta región, aunque se estima que tenga entre 3,000 y 6,000 parejas de crianza (SFPVS, 1993a). En el Caribe, la palometa anida normalmente en pequeñas islas de vegetación disperse ubicadas en las afueras de las costas, o sobre rocas marinas, cayos a isletas (SFPVS, 1993a). La palometa pone sus huevos cerca de donde haya vegetación, rocas o playas arenosas abiertas, en las salientes estrechas de las rocas cercanas al agua y entre escombros de arrecifes de coral (SFPVS, 1993a). Se conoce que las áreas más grandes donde anidan estas aves en la costa sur de Puerto Rico (aproximadamente de 150 a 200 parejas) son los cayos ubicados en las afueras de La Parguera (SFPVS, 1993a). También se conoce de pequeñas colonias de palometas que anidan en las isletas de arrecifes de coral en las afueras de Guayanilla y Guánica (SFPVS, 1993a). En Puerto Rico, por lo general, empiezan a anidar en mayo y sus pichones abandonan el nido en julio, aunque el período para anidar pudiera extenderse hasta septiembre (SFPVS, 1993a) (EcoEléctrica, 1996).

Tortugas Cabezonas (Caretta caretta)

    La población puertorriqueña de tortugas cabezonas está identificada como amenazada por el SFPVS y por el Estado Libre Asociado de Puerto Rico (SFPVS, 1995; DRNA, 1995c). Las tortugas cabezonas están ampliamente diseminadas en aguas de las costas tropicales y subtropicales alrededor del mundo (Márquez, 1990). Aunque las tortugas cabezonas se encuentran de forma más predominante en aguas llanas y cálidas a lo largo de las costas continentales, también se les encuentra alrededor de algunas islas. Las cabezonas son carnívoras en el transcurso de sus vidas y, tanto las juveniles corno las adultas y menos adultas, se alimentan principalmente de moluscos y crustáceos (Márquez, 1990). Anidan, por lo general, en el Caribe, durante los meses de abril a julio o hasta la primera semana de agosto (Márquez, 1990). Anidan mayormente en mayo y junio. No se conoce que las tortugas cabezonas existan en Puerto Rico (EcoEléctrica, 1995a). No existe hábitat para ellas ni en la ubicación del proyecto ni en las áreas de valor agregado.

Tortuga Lora (Lepidochelys olivacea)

    El SFPVS tiene a la tortuga lora clasificada como especie amenazada, pero el Estado Libre Asociado de Puerto Rico la clasifica como en peligro de extinción (SFPVS, 1994; DRNA, 1995c). Aunque el SFPVS no incluye a esta tortuga en la lista de especies que deben ser consideradas para este Proyecto, el SNPM la identificó como una de las que se debían tomar en cuenta como parte de esta evaluación de impacto de este Proyecto. La tortuga lora es una especie pantropical que se encuentra principalmente en el hemisferio norte (Márquez, 1990). Se encuentra ocasionalmente en las aguas de Cuba, de Puerto Rico y de las islas ubicadas en la parte oriental del Mar Caribe (Márquez, 1990). La tortuga lora emigra, por lo general, a lo largo de la plataforma submarina continental y se alimenta en aguas poco profundas. Considerada carnívora facultativa, se alimenta de peces, crustáceos, moluscos, tunicados, anfípodos, isópodos, huevos de peces, aguavivas y algas (Márquez, 1990). No se conoce que la tortuga lora anide en Puerto Rico. Tampoco se identifican hábitat en la ubicación del puerto o en áreas de valor agregado.

Manatí (Trichechus manatus manatus)

    El SFPVS y el Estado Libre Asociado de Puerto Rico califican al manatí (Trichechus manatus) como una especie en peligro de extinción (SFPVS, 1994; DRNA, 1995c). Una raza del manatí (Trichechus manatus manatus) se encuentra presente en áreas costeras al norte de América del Sur, en las Antillas Mayores y arriba, desde la costa oeste del Golfo de Méjico hasta Tejas (Rathbun y Possardt, sin datar). Una segunda raza de manatíes, el Trichechus manatus latirotris, vive únicamente hacia el sudeste de Estados Unidos, principalmente en Florida (Rathbun y Possardt, sin datar). Habita tanto en agua salada como en agua dulce y puede encontrarse en canales, ríos de corriente lenta, hábitat estuarinos, bahías de agua salada y en hábitat marinos cercanos a la costa. Los manatíes se encuentran tanto en aguas claras como turbias. Aunque prefieren las de profundidades de 5 a 20 pies, se les ha observado navegando en aguas más profundas de la Bahía de Guayanilla.

    Los manatíes son principalmente herbívoros, comedores oportunistas, pero se alimentan ocasionalmente de peces (SFPVS, 1993b). Se nutre de hierbas marinas o de otra vegetación acuática que esté disponible para ellos. También se alimentan de forma ocasional de la vegetación que encuentre en las playas.

    Se estima que existen de 60 a 100 manatíes en Puerto Rico (SFPVS, 1993b). Es muy típico encontrarlos a lo largo de la costa sur y este de la Isla y cerca de la isla de Vieques. En Puerto Rico, los manatíes se encuentra más diseminados en el mar, pero tienden a congregarse en el área de 3 millas alrededor de una fuente de agua dulce (de Caldwell y Caldwell, 1985). Aunque demuestran sensibilidad a las épocas en áreas más frías, no existe evidencia de que utilicen hábitat en Puerto Rico con una periodicidad establecida. Las crías de los manatíes nacen durante todo el año, aunque en menos cantidad durante el invierno (SFPVS, 1993b).

    Los manatíes se observan consistentemente alimentándose y descansando en las bahías de Guayanilla y Tallaboa, al lado oeste del canal de UCC, al igual que en aguas costeras adyacentes. Estos manatíes observados son primordialmente adultos y solo el 6 por ciento de los manatíes avistados en esta área han sido cachorros (SFPVS, 1993b). Los avistamientos de los manatíes documentados durante los estudios de campo se proveen en la Tabla 4.6-2.

    En Puerto Rico, la causa principal del varamiento y/o la muerte de manatíes aparenta ser el enredo de ellos en redes de pesca de tipo "gill net" (SFPVS, 1993b; Red Caribeña de Varamientos, 1995). La segunda causa principal para el varamiento y/o la muerte de manatíes es la colisión con botes (SFPVS, 1993b; Red Caribeña de Varamientos, 1995). En años recientes solo una muerte y un varamiento relacionados con botes han sido informados para el área de las bahías de Guayanilla y Tallaboa (Red Caribeña de Varamientos, 1995) (EcoEléetrica, 1996).

4.7  METEOROLOGIA Y CALIDAD DEL AIRE

4.7.1 Clima de la Región

    Debido a su localización en el trópico, los vientos alisios afectan grandemente la Isla de Puerto Rico. La ubicación del proyecto se afecta por la predominancia de los vientos alisios que soplan del este, modificados por la brisa del mar y la topografía local, Durante las horas del día, el calor solar diferencial de la tierra causa que el viento se encuentre con el componente de la costs (las brisas del mar), que en general soplan del este al sudeste. Por la noche, la dirección de los vientos alisios de este a noreste se restablece y los vientos se dirigen hacia afuera de la costa (por las brisas terrestres). Como consecuencia de estas características tropicales y marítimas, el índice de temperatura anual es pequeño con unos 6°F de diferencia entre las temperaturas promedio de los meses más calurosos y los más fríos. Las temperaturas del agua del mar varían desde las más altas, de 80 grados, hasta las más bajas, de 70 grados. Mucha de la precipitación pluvial cae en horas de la tarde como breves aguaceros y tormentas eléctricas. La Isla de Puerto Rico se encuentra en la región tropical de huracanes en el área este del Mar Caribe. Resultado de ello son las tormentas tropicales y los huracanes, los cuales, aunque poco frecuentes, pueden traer breves lluvias fuertes y vientos al área. Estos sistemas de tormentas tropicales se desarrollan con más probabilidad entre los meses de junio y noviembre (EcoEléctrica, 1996).

4.7.2  Análisis de la Meteorología en el Exterior de la Ubicación

    Debido a que no existen datos meteorológicos disponibles para el área exacta de la ubicación, se obtuvo de la torre meteorológica de la AEE en Tallaboa, un grupo de datos de cinco años representativos de las condiciones meteorológicas de la ubicación del proyecto. La torre de la AEE se encuentra ubicada aproximadamente a 2.3 millas al nordeste de la ubicación propuesta (véase la Figura 4.7-1) en un área caracterizada por el uso rural de sus terrenos. A continuación se presenta un análisis sobre el viento, los cálculos de estabilidad a información sobre la temperatura recogida en la torre meteorológica de la AEE ("met tower") entre el 1989 y el 1993, como concierne al Puerto de Trasbordo propuesto extraídos del DIA final de EcoEléctrica, 1996.

4.7.2.1  Vientos

    La velocidad y las direcciones del viento se obtuvieron a 10- y 76- metros de elevación en la torre meteorológica. Los datos del viento tornados desde el nivel de 76 metros se utilizaron porque la mayoría de las emisiones de aire emanarían de las chimeneas de GVRCs de 70 metros.

    Los datos reunidos revelaron la predominancia en la ubicación de los vientos alisios del este. La Figura 4.7-2 muestra los diagramas de los vientos durante 5 años, tanto para una ubicación de 76 metros como de 10. Los efectos de la brisa diurna del mar y las brisas nocturnas terrestres, demuestran una predominancia hacia el SE durante el día (8:00 a.m. a 8:00 p.m.) y un cambio a una predominancia hacia el NE durante la noche (9:00 p.m. a 7:00 a.m.).

4.7.2.2 Estabilidad

    La estabilidad es un elemento determinante en las turbulencias atmosféricas que pueden estar divididas entre las siguientes tres categorías: estables, neutrales a inestables. Los plumachos tienen la dispersión más grande de efluentes durante condiciones inestables y la menor bajo condiciones estables.

    La Tabla 4.7-1 desglosa la frecuencia de distribución de la estabilidad de cada año en que se reunieron datos meteorológicos. La estabilidad para el grupo de datos meteorológicos se calculó mediante la utilización de las medidas obtenidas a 10 metros del nivel de la torre, de acuerdo a la guía de la APA establecida en 40 CFR 51 (1993). Se utilizó la escala de Pasquill-Gifford para clasificar la estabilidad desde la más inestable (valor de A) hasta la más estable (valor de F).

    El área del proyecto se encuentra, por lo general, o inestable (C) o neutral (D) con muy pocas horas de condiciones de extreme inestabilidad (A) o de estabilidad extreme (F).

4.7.2.3  Temperatura 

    Se obtuvieron datos meteorológicos para temperatura en la elevación de 10 metros de la torre meteorológica de la AEE. Como se espera de un clima tropical, los datos de temperatura varían poco de un mes a otro. En la Tabla 4.7-2 se provee un resumen de las temperaturas máximas, mínimas y promedio mensuales que se midieron en la torre meteorológica de la AEE para el período de 1989 a 1993. Esta tabla demuestra que la temperatura promedio máxima de cada hora fue de 97.7°F en julio de 1992 y que la temperatura promedio mínima de cada hora fue de 58.6°F, también en julio de 1992. La temperatura mínima que se registró durante el mes de julio fue el resultado de la ventolera de una tormenta eléctrica que pasó cerca y bajó la temperatura dramáticamente por un breve período de tiempo.

4.7.3  Calidad del Aire Ambiental

    Como parte del proyecto, el documento 40 CFR 52 requiere que se haga una Prevención de Deterioro Significativo (PDS) y una Revisión de Fuente Nueva (RFN) debido a todos sus modos de operación exceden los MmutB/hora. Además, la JCA requiere una Aprobación Local de Aire y un Permiso de Aire para Construcción.

    La ubicación del proyecto propuesto se encuentra dentro de la Región de Control de Calidad del Aire de Puerto Rico (RCCA), la cual cubre a todo Puerto Rico y sus islas adyacentes. El Municipio de Peñuelas (donde se ubicaría el proyecto) se encuentra actualmente en un área de logro para los contaminantes incluidos en las Norman Nacionales sobre la Calidad del Aire Ambiental (NNCAA).

4.8  RUIDO

    Con el propósito de identificar los impactos que puedan producir los ruidos generados por el proyecto propuesto, se debe comparar los niveles de los ruidos que existen actualmente con los ruidos que se anticipa que produzca el proyecto. A raíz de esta necesidad, se realizó un estudio de ruido para caracterizar el ruido ambiental en receptores sensitivos localizados a corta distancia, y así proveer un marco de referencia para la evaluación del impacto. El estudio del ruido ambiental se llevó a cabo en cuatro puntos alrededor de la ubicación del proyecto del 25 al 27 de octubre de 1994 (EcoEléctrica, 1996). Las niveles de ruido en la ubicación del proyecto no se evaluaron porque no hay receptores que se hayan identificado en esta área.

4.8.1  Procedimientos de Monitoreo

    Para caracterizar el ruido ambiental existente, se eligieron cuatro puntos en distintas direcciones con respecto a la ubicación del proyecto y a las fuentes de ruido existentes, y así representar las Áreas Sensitivas al Ruido (NSA).

    Se identificaron los puntos de monitoreo a base de los criterios sobre ruido presentados a continuación:

  • Acústicamente representativos de la comunidad

  • Accesibles todo el tiempo durante el día y la noche

  • Con una vista sin obstrucción de la ubicación del proyecto

  • Más lejos de 30 pies de cualquier superficie reflectora grande, como un edificio

  • En propiedad pública o privada con el permiso de los dueños

  • El nivel del sonido sin estar influenciado por alguna fuente local de ruido, como unidades de acondicionadores de aire

  • Áreas Sensitivas al Ruido en el área de la ubicación

    Cada estación de monitoreo de ruido fue analizada cuatro veces al día durante un período de dos días. Toda la información pertinente, incluso el Leq, el Lmin, y el Lmax para el período en cuestión, las fuentes del ruido escuchada y las condiciones del clima en general se registraron. Los niveles del dia/noche y el nivel equivalente de 24 horas se computaron para cada punto finalmente y se compararon con los niveles establecidos por las guías de la EPA y de la JCA.

4.8.2 Resultados de las Mediciones de Ruido

    En la Tabla 4.8-2 se presenta el nivel de ruido equivalente medido, más el nivel de ruido computado. Los datos obtenidos sugieren que el límite nocturno de la JCA, 50 dBA y el límite de las guías de la APA, Ldm de 55 dBA, se excedieran en todos los puntos del monitoreo. Los niveles diurnos en el Punto 1 y 2 estuvieron dentro del límite diurno de 60 dBA de la JCA. Este límite se excedió, sin embargo, en la escuela (Punto 4) donde los niveles diurnos fueron de sobre 65 dBA. El límite de la JCA para un área industrial como receptora (75 dBA) no se excedió.

Las descripciones de los puntos y los resultados del estudio se presentan a continuación:

Punto 1

El Punto 1 es un ASR localizada en el lado que da a la bahía del barrio El Faro. El medio ambiente de ruido de fondo consistió en sonidos continuos a un bajo nivel, provenientes de la Planta de Energía Costa Sur de la AEE, ubicada a 2 millas al este, al otra lado de la bahía. El resultado fue un nivel de ruido en conjunto que midió de 43.9 dBA a 77.5 dBA. La comunidad no tiene grandes calles que la atraviesen, así que hay muy poco ruido provocado por el tránsito que contribuye a estos niveles de sonido.

Punto 2

El Punto 2 (ASR) es una cuadra de un barrio de la Playa de Guayanilla, que queda al norte de la localización. propuesta para las instalaciones. Entre las fuentes de ruido estaba la planta de energía,, 1 milla al este, los botes remolcadores, 0.25 millas al este, el tránsito local, un viento ligero, el crujir de las hojas, música y voces ocasionales. El Ldm fue de 59.9 dBA con niveles globales que variaron de algunos bajos 47.6 dBA a otros altos de 73.4 dBA.

Punto 3

El Punto 3 fue elegida para detectar niveles de ruido en la Planta de Energía Costa Sur. El monitoreo se hizo 800 pies al noroeste de la planta de energía de la AEE, cerca de la carretera PR‑127. No hay receptores sensitivos en esta área. El ruido proveniente de la planta de energía cerca del Punto 3 fue constante en su naturaleza y varió de 58 dBA a 61 dBA. Consistió principalmente de soplo de vapor y del abanico. El ruido ocasional causado por el tráfico de camiones en la carretera PR-127 fue más alto, lo cual produjo niveles de LLeg y de Ldm más elevados. El nivel de Ldm fue de alrededor de 70 dBA con niveles instantáneos que variaron entre los 56.1 dBA y 86.8 dBA. Los niveles más altos se debieron al paso de camiones.

Punto 4

El Punto 4 fue la Escuela Jorge Lucas P. Valdivieso (ASR), localizada a 2.8 millas al este‑noreste de la ubicación del proyecto propuesto y a 2.2 millas de la planta de energía eléctrica. La ubicación de la escuela se afectó por el ruido del tráfico relacionado con la autopista (PR-2). La planta de energía ubicada a 2.2 millas no se podía oír en este punto. El Ldm de 64.2 dBA se debió casi por entero al tráfico de la autopista. El conjunto de niveles varió de 32.1 dBA a 83.2 dBA.

4.9  US0 DEL TERRENO

4.9.1  Planificación y Uso del Terreno

4.9.1.1  Regional

    Las municipalidades de Guayanilla y Peñuelas están ubicadas a lo largo de la costa sur central de Puerto Rico. La península de Guayanilla está técnicamente ubicada en el municipio de Peñuelas a pesar de que forma la parte este de la Bahía de Guayanilla y se encuentra más cerca del pueblo de Guayanilla que a Peñuelas.

    Los usos de terrenos de esta región se caracterizan por abarcar áreas vastas de malezas y arbustos en terrenos montañosos sin desarrollar. A lo largo de los valles que bordean el río y de las costas de tierras bajas, se encuentran pequeñas áreas residenciales y agrícolas, así como pequeños centros urbanos y comerciales. Algunos sectores con un fuerte desarrollo industrial se encuentran localizados principalmente a lo largo de la costa.

    Peñuelas y Guayanilla son parte de la región metropolitana y socioeconómica de Ponce. El área de la costa sur de Peñuelas y Guayanilla es industrial por naturaleza y en el caso de Guayanilla, también agrícola en la parte oeste de la bahía.

    Gracias a la política favorable sobre importación de petróleo que tuvo Estados Unidos hacia Puerto Rico durante la década del 1950, grandes industrias, basadas en la importación a granel de petróleo crudo extranjero, se establecieron en los puertos naturales a lo largo de la costa sur de la Isla para así tomar partido de las importaciones de Sudamérica. Las aguas protegidas y la disponibilidad de varios puertos naturales de aguas profundas ayudaron a atraer industrias de refinerías de petróleo y petroquímicas a la costa sur de Puerto Rico. La región sudoeste de la Isla se convirtió en un productor mayor de derivados de petróleo (DCEU, 1978), y una gran porción de la península de Punta Guayanilla fue designada para este uso. El complejo petroquímico no es tan activo actualmente como en los 70s y 80s. Sin embargo, el uso del terreno y la zonificación, más bien permanecen sin cambiar e, incluso, las clasificaciones industriales dentro de la región costera también se conservan (Ecoeléctrica, 1996).

    Ponce es el centro socioeconómico de la costa sur de Puerto Rico y es el segundo pueblo más grande de la Isla, La industria de Ponce y sus municipios vecinos han diversificado su base industrial petroquímica del 1970 y le han añadido alimentos, ropa y productos de goma y plástico a esta base industrial. El desarrollo industrial de Ponce establece un crecimiento en la demanda de tierras para el desarrollo residencial y comercial, particularmente a lo largo de los llanos costeros. Partes del área al nivel de la costa son consideradas de las mejores tierras que hay para la agricultura. La JPPR promueve la preservación de estas áreas para uso agrícola (JPPR, 1992b) (Ecoeléctrica, 1996)

    Guayanilla es el municipio que colinda por el oeste con Peñuelas. El pueblo de Guayanilla y la Playa de Guayanilla descansan sobre un llano costero rodeado de terrenos rurales y de tierras dedicadas a la agricultura. Una gran porción (26 por ciento) de su área es inundable por su proximidad al Río Guayanilla, el cual cruza el centro urbano de dicho pueblo. Estudios para protección contra inundaciones han sido iniciados por. el gobierno.

4.9.1.2 Inmediaciones de la Ubicación

    Las tierras agrícolas que quedan más cerca (donde se práctica la combinación , de cultivos) se encuentran al este de la ubicación del proyecto a lo largo del Río Tallaboa y al norte de la puntilla a lo largo del Río Guayanilla (con sembrados de caña de azúcar) (SGEU, 1994). Las viviendas más cercanas se encuentran ubicadas aproximadamente a 2 millas al norte- noroeste de la Playa de Guayanilla, 2.5 millas al este-noreste en el Barrio Tallaboa, a lo largo de la carretera PR-127 y PR-2, y 3 millas al norte-noreste en Guayapo, en el lado norte de la carretera PR-2.

    Los terrenos circundantes están dedicados al comercio, a la industria y a varios servicios. El muelle de la Union Carbide en el sector norte de la península Punta Gotay, tiene una clasificación de uso de terreno como instalación de puerto comercial. Las operaciones industriales (principalmente las de refinería y almacenamiento) las llevan a cabo Commonwealth Oil Refinery Co. (CORCO), Gulf Petro Chemical, Peerless Oil y Chemicals Inc., South Pearl Chemical y Texaco. La Planos de Energía de la Costa Sur de la AEE se encuentra al norte de la ubicación propuesta del puerto.

4.9.1.3 Ubicación de Proyecto

    El Municipio de Peñuelas está dividido en 13 barrios o comunidades. La ubicación del proyecto está en la península de Punta Guayanilla, en el barrio de Tallaboa Poniente. Incorpora alrededor de 36 acres de terreno en el sector que queda más al sur de Punta Guayanilla. La compañía propietaria de estos terrenos es la Union Carbide y están considerados como terrenos altamente industrializados.

    Punta Guayanilla completa, incluso el sector oeste de Punta Gotay, aparecen en los mapas de inundaciones costeras de la AFME, ubicados dentro de un área de peligro de inundación clasificado como Zona V8. La Zona V8 se encuentra en el interior de un área de inundaciones costeras y de eventos de 100 años, y tiene un factor de peligro de inundación de 8 (de entre 30) (AFME, 1992). El Estado Libre Asociado de Puerto Rico define a la ubicación completa como situada en una Zona lm, un área costera de alto riesgo (JPPR, 1992a). Las tierras identificadas como Zona lin se clasifican según las zonas V1‑V30 de la AFME y sus Mapas de Inundaciones para Aseguradoras. No se permite construir en estas zonas, a menos que se demuestre que no se va a producir un incremento en los niveles de inundación de las aguas durante un evento básico de inundaciones (JPPR, 1992a). El AVA esta clasificada como una Zona 2 entre los canales industriales de UCC y como una Zona 1 en la mitad este (después del canal industrial y al otro lado del Río Tallaboa. La parte baja de esta mitad esta clasificada como Zona 1M)

4.9.1.4  Zonificación del Área de la Ubicación y de sus Inmediaciones

Todos los terrenos del proyecto han sido zonificados IL-2, industrial pesado con limitaciones que requieren consideraciones especiales debido al tipo de industrial con permisos de operaciones en la zona. Este tipo de zonificación permite plantas industriales y proyectos de producción, además de sus actividades de apoyo. El tipo de usos permitidos en zonas IL-2 incluyen almacenaje para petróleo y sus productos, estaciones eléctricas, y plantas de conversión de combustible.

4.9.2  Planes de Utilización del Terreno

4.9.2.1  Planificación de Manejo Costanero

    Como respuesta a la Ley Federal sobre Manejo de Zonas Costaneras de 1972 (LFMZQ, la Oficina para el Manejo de Zonas Costeras (Administración Nacional sobre el Océano y la Atmósfera, Departamento de Comercio de los E.U.) en conjunto con el Estado Libre Asociado de Puerto Rico, prepararon la Declaración Final de Impacto Ambiental del Programa de Manejo de Costas de Puerto Rico en 1978 (DCEU, 1978). Con el propósito de resolver conflictos sobre sus recursos limitados, particularmente aquellos que estuvieran en las costas, Puerto Rico desarrolló programas de planificación y manejo de recursos. El Programa de Manejo de la Zona Costanera se desarrolló con sus objetivos, su política y sus elementos del programa, según los objetivos establecidos en el Programa de Uso de Terrenos para Toda la Isla de 1977. El objetivo y la política pública establecidos para el desarrollo industrial son los de "concentrar a las industrias en los terrenos que sean más apropiados para este uso y promover al mismo tiempo el uso más intenso posible de tales terrenos" (DCEU, 1978) (EcoEléctrica, 1996).

    La ubicación del proyecto propuesto se encuentra en la orilla este del Sector de Manejo Costanero del Suroeste (SMCS). El SMCS se extiende desde el Río Tallaboa (en Peñuelas) hasta Punta Guayanilla (en Cabo Rojo), y hacia el norte de Boquerón, en la "esquina" sudoeste de la Isla, una distancia de alrededor de 30 millas. Se ha identificado el SMCS como particularmente rico en sistemas naturales y oportunidades de desarrollo (DCEU, 1978). El área más inmediata a la ubicación del proyecto, identificada como ejemplo de una costa natural y saludable de Puerto Rico, es Punta Ventana, aproximadamente a 3.5 millas entre el oeste y sudoeste de la ubicación del proyecto. Otras áreas de importancia natural dentro del territorio de 4 a 20 millas a lo largo de la costa son: el bosque seco de Guánica; las playas de Caña Gorda y Bahía de la Ballena; los pantanos de mangles de La Parguera; y la Bahía Bioluminiscente (DCEU, 1978). La Isla de Caja de Muertos, localizada a 10 millas al sudeste de Peñuelas, se ha designado como reserva natural.

4.10  RECURSOS VISUALES Y RECREATIVOS 

4.10.1  Recursos Recreativos

    En la Isla, la recreación es administrada por el Departamento de Recreación y Deportes (DRD), el cual está organizado en 10 regiones. Peñuelas está localizado en el centro de la Región IV (Ponce). Las instalaciones recreativas que hay en Peñuelas incluyen las canchas de baloncesto y voleibol, parques de pelota y "softball", pistas de correr, una piscina y un parque. No se conoce que se desarrollen deportes de playa o acuáticos o se cuente con una marina. El área recreativa pública que está localizada más cerca de la ubicación del proyecto es el Balneario El Tuque, una playa pública situada al este de la ubicación, en el Municipio de Ponce. La próxima playa más cercana está en Guánica, al oeste de la ubicación del proyecto propuesto.

    Existe acceso limitado a las playas locales que quedan a lo largo de la carretera PR-2, a al este de la ubicación. Los residentes locales utilizan ambas bahías de Guayanilla y Tallaboa para la pesca comercial y recreativa.

    A excepción de Cayo Mata, no hay recursos recreativos en el área altamente industrializada del proyecto.

4.10.2  Recursos Visuales

    El carácter visual de la ubicación y sus alrededores presenta un contraste fuerte entre los elementos naturales distinguibles y la imagen de desarrollo industrial intenso. La topografía de la ubicación es llana pero cambia rápidamente a bajas colinas onduladas, cuyas elevaciones llegan hasta los 490 pies, dentro de 3 millas, y 2,700 pies, dentro de 8 millas.

    El borde irregular de las playas de las bahías de Guayanilla y Tallaboa, los arrecifes de coral y el azul característico de las aguas del Mar Caribe contribuyen a la riqueza visual del área. El desarrollo industrial presente y pasado ha desmerecido la calidad del paisaje natural. Las costas llanas y los montes bajos han quedado dominados por la altura de las instalaciones de la refinería, como las áreas de tanques, las chimeneas y las gigantescas torres. La Planta de Energía Costa Sur de la AEE es el elemento visual dominante. Sus líneas de transmisión eléctrica han "cuadriculado" el área. La Península de Guayanilla y los predios de la ubicación constituyen un área de relleno con áreas de tanques petroquímicos activos. La figura 4.10.1 ilustra algunos de las vistas características del área de Guayanilla-Peñuelas.

4.11  SOCIOECONOMÍA

    Puerto Rico está dividido en 78 municipios, cada uno de los cuales se compone de muchos barrios. El proyecto propuesto estaría localizado en el Barrio de Tallaboa Poniente del Municipio de Peñuelas (véase la Figura 5.11.7). Peñuelas está localizado en el centro sur de la Isla, entre los municipios de Guayanilla, por el oeste, y el de Ponce, por el este. Los tres municipios forman parte de una mucho más grande región de planificación metropolitana de Ponce, compuesta por 16 municipios, y que ocupa el 25 por ciento de toda el área de la Isla. Ponce, el segundo municipio más grande de Puerto Rico, es el centro económico de los 16 municipios de la región. En el 1999, la población de la región de planificación metropolitana de Ponce fue de 548,855 habitantes. Para noviembre de 1992, la población que se proyectó para el 2005 en la región que comprende estos 16 municipios, fue de 562,991 habitantes, lo cual representa un aumento de 2.6 por ciento con respecto a las cifras del 1999 (JPPR, 1992b).

    Dentro de la región de planificación metropolitana de Ponce, se espera que Ponce, Peñuelas y Guayanilla sean los municipios que más se beneficien y devenguen la mayor parte de los costos asociados con la construcción y operación del proyecto propuesto. Por lo tanto, los tres municipios comprenden el área socioeconómica de mayor influencia para este proyecto y constituyen el punto central del cual trata esta sección.

4.11.1  Tendencias Poblacionales

    La Tabla 4.11-1 muestra los rasgos poblacionales de Puerto Rico y su impacto socioeconómico principal.

    Entre 1980 y 1999, Puerto Rico experimentó un aumento poblacional de 10.2 por ciento. Los tres municipios observaron grados de variación distintos en su población. Peñuelas experimentó un crecimiento de 17.8 por ciento, Guayanilla, un aumento de 2.5 por ciento, y Ponce registró un aumento poblacional de 0.7 por ciento. La disminución poblacional de Ponce comenzó a verse en el 1984, y continuó a través de varios años como resultado de la disminución significativa de la mano de obra de las industrias petroquímicas en Peñuelas y Guayanilla (Ecoélectrica 1996, Santiago 2000).

4.11.2  T

En la Tabla 4.11-2 se presenta un grupo escogido de datos sobre ingresos de los tres municipios (1990 Socioeconomic Data). Las características económicas de Peñuelas y Guayanilla son muy similares. La razón principal de esto, aparte de la proximidad geográfica de ambos, es que la mayoría de la infraestructura, y con ellas las oportunidades de empleo, están localizadas en Ponce. Las cifras de ingreso promedio por persona claramente ilustran esto. El ingreso promedio por persona de Peñuelas y Guayanilla son casi idénticos (con sólo $42 de diferencia entre las respectivas cifras de $2,669 y $2,711 respectivamente). Por otro lado, el ingreso promedio por persona de Ponce de $3,735 es aproximadamente $1,000 mas alto que el de Peñuelas y Guayanilla. Una comparación con la cifra promedio de Puerto Rico muestra esta misma disparidad económica. Mientras que el ingreso promedio por persona de Ponce es cerca del 90% de la cifra promedio para Puerto Rico, Peñuelas y Guayanilla se encuentran por debajo del 65% de esta misma cifra (Ecoélectrica 1996, Santiago 2000).

    Las diferencias en los niveles de pobreza entre Peñuelas, Guayanilla, y Ponce también dan una idea de las diferencias socioeconómicas entre las tres municipalidades. Los datos en la tabla 4.11.2 muestran que los niveles de pobreza de estos municipios siguen un camino paralelo a las cifras de ingreso promedio por persona. De nuevo se puede ver que las cifras de Peñuelas y Guayanilla son muy similares (sólo una diferencia del 2% en cifras de 67% y 65% respectivamente). El porcentaje de familias viviendo bajo e1 nivel de pobreza en Ponce es de 58%. De nuevo se puede ver que la cifra de Ponce está más cerca a la de Puerto Rico (55.3%) que a la de Peñuelas o Guayanilla. Un mayor contraste socioeconómico entre estas tres municipalidades se puede ver en las cifras de proporción de población de menos de 18 años de edad (véase tabla 4.11.2) comparadas con las cifras de nivel de pobreza (véase tabla 4.11.2). Tanto Peñuelas y Guayanilla tienen un mayor porcentaje de población de menos de 18 años de edad (39.7 y 36% respectivamente) en comparación con Ponce (35%) o Puerto Rico (32.8%). Éstas cifras sugieren que Peñuelas y Guayanilla tienen más personas menores de 18 años de edad viviendo bajo el nivel de pobreza que Ponce. Ponce claramente muestra características más cercanas a las de Puerto Rico en su totalidad que a las de sus municipios vecinos.

4.11.3  Tendencias de Empleo

    Como se puede ver al examinar la tabla 4.11.3, el empleo en la isla de Puerto Rico depende grandemente del sector de servicios. A pesar de esto, no todas las municipalidades siguen este patrón. La proporción de empleos en el sector de servicios en Puerto Rico es de aproximadamente 27%. Esta proporción es aún mayor en Ponce (32%). Guayanilla está muy cerca del promedio de Puerto Rico con una cifra de 25%. Peñuelas se desvía completamente de este patrón con un 37% de sus empleos en el sector minero / construcción (Ecoélectrica 1996, Santiago 2000).

    Las industrias que mas emplean trabajadores en Peñuelas son dos industrias de manufactura de ropa y accesorios y distribuidoras para un total de 450 empleados. También dos facilidades de carga y descarga de combustible que emplean alrededor de 188 trabajadores (JP, 1992b). Una de estas, Corco, esta localizada al lado del complejo petroquímico en la PR-127 (Ecoélectrica 1996, Santiago 2000).

    De acuerdo con las cifras del censo de 1990 el municipio de Ponce tuvo una taza de desempleo del 26.30%. Peñuelas y Guayanilla tuvieron tazas de 26.83% y 28.56% respectivamente (véase tabla 4.11.5). La cifra promedio para Puerto Rico fue de 16%. Usando este indicador socioeconómico, Ponce está parejo con sus municipios vecinos, desviándose así de su patrón usual de estar más cerca del promedio de Puerto Rico que el de su propia región (Santiago 2000).

4.11.4 Tendencias Fiscales

    Una gran parte de los beneficios económicos de cualquier proyecto para su comunidad adyacente viene de los diversos impuestos y/o tarifas asignadas a tanto proyectos de construcción como actividades operacionales. La estructura de rentas de impuestos a la cual el proyecto y sus empleados estarían sujetos, se describe a continuación (Santiago 2000):

    Contribución sobre Ingresos - Impuesto progresivo recaudado por el Gobierno del Estado Libre Asociado de Puerto Rico. Incluye una escala variable de impuestos desde el 7.5 hasta el 33 por ciento.

    Impuestos sobre la Propiedad - Una tasa fija de impuestos de un 6.33% para Peñuelas y Ponce y un 5.83% para Guayanilla, recaudada a base del valor calculado, la cual utiliza como base costos aplicables y programas de depreciación similares a los del Servicio de Rentas Internas de los EE.UU. Este impuesto es recaudado por el municipio donde se construyan las instalaciones.

    Impuestos Municipales - Este impuesto fijo pagado por negocios y corporaciones lo recauda el municipio, basado en un porcentaje de 0.004 de las ganancias brutas.

    Cuota de Construcción Pagada Una Sola Vez - Esta cuota la cual se paga una sola vez, toma en cuenta la escala de actividad de construcción y es recaudada por el municipio donde se haga la construcción.

4.11.5 Vivienda

    El valor promedio de cada unidad de vivienda, renta por contrato promedio, y tasas de vacancia para Puerto Rico y las tres municipalidades se presentan en la tabla 4.11.5. El valor promedio por unidad de vivienda para Peñuelas y Guayanilla son los más bajos de la región a los $16,800. Los valores residenciales bajos pueden ser causados por una variedad de circunstancias distintas. Lo más probable es que los bajos valores residenciales en Peñuelas y Guayanilla se deban a la carencia de oportunidades de empleo e infraestructura comparable con la de Ponce. En contraste con esto, el valor promedio por unidad de vivienda en Ponce de $34,000 lo coloca mucho más cerca de la cifra de $36,200 para todo Puerto Rico. En contraste con el valor promedio por unidad de vivienda, la renta residencial por contrato promedio de las tres municipalidades se siguen muy de cerca con cifras desde $111 por mes para Ponce y Guayanilla hasta más de $116 mensuales en Peñuelas.

    De acuerdo a la Oficina de Planificación de Puerto Rico, Ponce y Peñuelas necesitarán 7,861 y 2,721 unidades de viviendas residenciales, respectivamente, para el año 2005. La razón de esto es que muchas unidades residenciales se encuentran en severas condiciones de deterioro y necesitan mucho más que una rehabilitación, o se encuentran en áreas rezonificadas (Ecoélectirca 1996). Indicadores socio económicos de la Oficina de Desarrollo Comercial demuestran que del 1991 a el 1995 se construyeron un total de 233 casas nuevas en Guayanilla, 297 en Peñuelas y 1,909 en Ponce.

4.11.6 Servicios Públicos

    Los servicios del gobierno local de mas prioridad para el proyecto incluyen la policía, bomberos, hospitales, emergencias medicas y las escuelas.

    Policía - Los servicios de la policía mas cercanos al proyecto están localizados en Peñuelas, Guayanilla, Yauco y Ponce. El cuartel regional esta localizado en Ponce y ofrece cobertura en todo el distrito.

    Bomberos - Los servicios de protección en contra de fuegos mas cercanos están localizados en Peñuelas, Guayanilla, Yauco y Ponce. Los pueblos de Peñuelas, Guayanilla y Yauco tienen un departamento de bomberos cada uno (Larson, 1994). Cada uno cuentan con 8 empleados y un camión de bomberos. Ponce tiene dos estaciones de bomberos en su distrito. Los dos departamentos emplean a 80 personas y tienen equipos de rescate además de camiones. El Departamento de Bomberos de Ponce administra las operaciones regionales en el área de proyecto (M.Torres 1994). Basado en las distancias, las condiciones de las carreteras, la velocidad del equipo emergencia se estima que el tiempo de respuesta sea de 15 a 20 minutos(Santiago 2000).

    El tiempo de respuesta al área propuesta del proyecto todavía no se ha determinado a pesar de que se estima que el tiempo de respuesta al área del proyecto desde Peñuelas y Guayanilla seria entre 9 a 12 minutos (Santiago 2000).

Hospitales - La mayoría de los servicios médicos y de hospitales en la región se encuentran en el Municipio de Ponce. Ponce tiene 8 hospitales y dispensarios que acomodan alrededor de 1,049 pacientes. Adicional a estos también existen 4 hospitales / clínicas privadas que pueden acomodar 446 pacientes. A través del Aeropuerto Mercedita se puede llegar a estos hospitales regionales (Santiago 2000).

    Peñuelas tiene un hospital público que acomoda hasta 15 pacientes y ningún hospital privado. Guayanilla tiene un hospital público que acomoda 12 pacientes y tampoco tiene ningún hospital privado. Las distancias de los hospitales al aeropuerto Mercedita desde Guayanilla y Peñuelas es de 12 y 18 millas respectivamente (Larson 1994). Yauco tiene un dispensario público y un hospital privado que se pueden accesar por carretera en entre 15-20 minutos (Santiago 2000).

    Emergencias Médicas - Los servicios de emergencia médicas son provistos por tres principales fuentes. Los servicios de ambulancias son provistos por los hospitales regionales en Ponce. Los servicios de rescates son provistos por el Departamento de Bomberos de Ponce. Estos servicios se pueden accesar a través del 911. Emergencias grandes como tormentas, terremotos y accidentes son atendidas por las oficinas regionales de la Defensa Civil, una en Peñuelas, una en Guayanilla y dos en Ponce. La oficina de Peñuelas tiene tres empleados permanentes y 31 voluntarios. La oficina de Guayanilla tiene 3 empleados permanentes y 24 voluntarios. Mientras la oficina de Ponce tiene 8 empleados permanentes y 50 voluntarios. Durante emergencias regionales, el trabajo principal de la Defensa Civil es de coordinar con todas las agencias envueltas y servir de enlace entre el Gobernador y las agencias.

    Escuelas - Una gran variedad de escuelas privadas, públicas, católicas y laicas existen entre los tres municipios. Ponce tiene 5 distritos escolares con un total de 81 escuelas y 33,806 estudiantes. Ponce también tiene 34 escuelas privadas con 9,707 estudiantes. Entre estas esta Caribbean School que es la única escuela que enseña en Inglés en los tres municipios. Caribbean School va desde pre‑kinder harta cuarto año. Peñuelas tiene 15 escuelas públicas con 6,192 estudiantes y una escuela privada con 97 estudiantes. Guayanilla tiene 13 escuelas públicas con un total de 4,658 estudiantes y una escuela privada con 283 estudiantes. (Socioeconomic indicators - 1995) (Santiago 2000).

    Agua Potable - Existen nueve plantas de tratamiento en la región del proyecto: cuatro en Peñuelas, una en Guayanilla y cuatro en Ponce. La planta de Guayanilla tiene un flujo promedio diario de .25 millones de galones por día (MGD) y las cuatro de Ponce se combinan para un flujo promedio diario de 17.1 MGD (Santiago 2000).

    Aguas Negras - Existen tres plantas de tratamiento de aguas negras en la región del proyecto: una en Peñuelas, una en Guayanilla y una en Ponce. Las facilidades de Guayanilla y Peñuelas son plantas de tratamiento secundario con un promedio de flujo de .35 y .52 MGD respectivamente. La planta de Ponce tiene un promedio de flujo de 14.0 a 15.0 MGD pero con una capacidad de diseño de 18 MGD. Esta es una planta de tratamiento primario que se espera se mejore a un plants de tratamiento secundario en el futuro cercano (Santiago, 2000).

4.12  TRANSPORTACIÓN

    La ubicación del proyecto y la región circundante están comunicadas con los centros poblacionales más importantes por medio de dos carreteras principales: la autopista de peaje PR-52 y la carretera estatal PR-2. El acceso vecinal lo proveen las carreteras PR-385 y PR-127, mientras que otras dos estatales, la PR-384 y la PR-337, proveen acceso localmente.

    El Aeropuerto Mercedita en Ponce, el segundo más grande de Puerto Rico, se encuentra a 15 millas al este de la ubicación del proyecto. Este aeropuerto provee transportación aérea a San Juan y al territorio continental de los Estados Unidos.

4.12.1 Carreteras

4.12.1.1 Acceso Regional

    La Ruta Núm. 52 de Puerto Rico (carretera PR-52) es una carretera principal que cruza la Isla y conecta a San Juan y Caguas, en el norte, con la ciudad de Ponce, en el sur. Está dividida en tramos de acceso limitado por peajes y cuenta con cuatro a seis carriles de viaje.

    El acceso regional y de larga distancia lo provee la carretera PR-2. En esta área inmediata y hacia el oeste, la carretera está formada por cuatro carriles, está dividida y tiene puntos de acceso controlados y cruces separados por gradación (e.g. viaductos). Al este de Tallaboa y cuando pasa por Ponce, tiene intersecciones a nivel del suelo rotuladas y sin rotular y el terreno que se extiende a lo largo de ella tiene un uso comercial.

4.12.1.2 Acceso Vecinal

    El área del proyecto está comunicada con los centros poblacionales de sus inmediaciones por medio de varias carreteras que se encuentran bajo la jurisdicción local. Se tiene acceso desde Ponce y desde otros pueblos a través de la carretera PR-2. Esta carretera también comunica con Yauco, Guayanilla y ciudades y pueblos más pequeños al oeste de la ubicación del proyecto. Al sur y paralela al área del proyecto se encuentra la carretera PR-127 que podría utilizarse también para tener acceso desde el oeste y para tener acceso local desde el Barno Tallaboa, justo al este del área de la ubicación. Peñuelas y otros pueblos en el norte están comunicados con la PR-2 a través de la carretera PR-385 y la PR-384.

4.12.1.3 Carreteras Principales

La carretera PR-2 provee el acceso regional y local más directo al área del proyecto. Esta carretera cuenta con dos carriles de 12 pies de ancho en cada dirección, y el tránsito en ambas direcciones hacia el este y oeste está separado por vallas y divisores contrarrieles. Los paseos pavimentados de unos 9 pies de ancho proveen un amplio espacio lateral. Entre el Barrio Tallaboa al este, y Yauco y otros puntos de interés más hacia el oeste, el acceso está restringido a intersecciones a nivel del suelo. Se proveen carriles de aceleración y desaceleración en las intersecciones. Hacia el este del Barrio Tallaboa, existen áreas de viraje en las isletas y usos comerciales al lado de las carreteras. También hay intersecciones rotuladas, localizadas en varias carreteras y caminos particulares que cruzan. La alineación de la carretera PR-2 se caracteriza por sus curvas suaves y sus cuestas. No obstante, en el segmento entre la carretera PR-385 y Guayanilla, la alineación pasa a través de terrenos montañosos con escarpados precipicios. En la Figura 4.12-1 se ilustra la relación de conexión que hay entre la PR-2 y otras carreteras cercanas a la ubicación.

    La PR-385 conecta a Peñuelas por el norte con la PR-127 y al área del proyecto por el sur. La intersección con la PR-2 esta separada con la PR-2 pasando por encima de la PR-385. Provista para un tránsito regional limitado, pero utilizada como la carretera principal de acceso al área de la ubicación, se encuentra la carretera PR-127. La misma ocupa unos 21 pies de ancho y cuenta con dos carriles de tránsito para el flujo de vehículos hacia el este y el oeste. La carretera PR-127 conecta a Yauco y Guayanilla hacia el oeste con el Barrio Tallaboa y la carretera PR-2 hacia el este. Al viajar hacia el este desde la carretera PR-2, en Guayanilla, la carretera PR-127 asciende por la colina hasta dominar desde lo alto la Bahía de Guayanilla.

4.12.1.4  Carreteras Locales

    La PR-337 es la carretera de dos carriles de tránsito que se extiende en el sur desde la carretera PR-127 a la ubicación del proyecto. Esta carretera se utiliza principalmente para llegar a las ubicaciones industriales de Punta Guayanilla. Su alineación es casi siempre llana y sube apenas un poco al encontrarse con la carretera PR­127.

    Otra carretera local cerca del proyecto es la carretera PR-384, la cual se extiende desde la carretera PR-127 en el sur hasta la carretera PR-385 en el norte. Tiene una alineación sinuosa horizontal y una sección transversal angosta. Esta carretera es usada primordialmente por los residentes del área local.

4.12.1.5  Operaciones Generales de Tránsito

La entrada al proyecto en la carretera PR-127, es accesible de cuatro maneras:

1.   Desde el oeste, a lo largo de la carretera PR-127;

2.   Desde el este, sobre la carretera PR-2, tomando la salida a la carretera PR-127 oeste o la

3.   Salida a la carretera PR-335 sur y, después, tomando la salida a la carretera PR­127 oeste; o

4.   Desde el norte, sobre le carretera PR-385 y tomando la salida a la carretera PR­127 o

5.   Desde el norte, sobre le carretera PR-384 sur y tomando la salida a la carretera PR-127

    De regreso hacia el este, la carretera PR-127 se comunica directamente con la carretera PR-2, o los conductores pueden virar hacia la carretera PR-385 a intercambiar de esa ruta a la ruta de la carretera PR-2. No se observó ningún problema de tráfico significante durante estudios en el área.

    Las intersecciones principales de carreteras son la PR-337 con la PR-127, la PR­127 con la PR-385, y la PR-385 con la carretera PR-2. Las conexiones directas entre la carretera PR-127 con la PR-2 tiene muy pocos o ningún movimiento conflictivo, y se encuentran más cercanas a rutas de conexión libre de peaje que a intersecciones.

    Durante la semana del 9 de enero de 1995, se realizaron estudios de conteo manual de la cantidad de vehículos que doblaban (Raytheon, 1995) en las tres intersecciones de mayor interés, durante los períodos de máximo tráfico en la mañana (AM) y en la tarde (PM). Los resultados de este estudio comprensivo se utilizaron para determinar las condiciones de tráfico existentes.

4.12.2  Marina

    El Puerto de Guayanilla se encuentra en la Bahía de Guayanilla, la bahía de huracanes más grande" (bahía protegida) de Puerto Rico (APPR, 1993). La entrada de la bahía está protegida por un extenso sistema de arrecifes al este y oeste que se extienden por más de 1 milla mar afuera. El canal de ingreso a la bahía mide aproximadamente 1.5 millas de largo y 0.4 millas de ancho.

    La mayoría de tráfico marino se dirige a uno de los tres muelles principales: El muelle de Peerless (anteriormente UCC), el muelle Corco, y el muelle Texaco al norte. Las tablas 4.12.1 y 4.12.2 proveen datos de anclaje de barcos para el área de la Bahía de Guayanilla (Peerless y Corco).

4.12.3 Aeropuertos

    El aeropuerto que está localizado más cerca de la ubicación del proyecto es el Aeropuerto de Ponce. También conocido como Mercedita, este aeropuerto tiene la capacidad de manejar un volumen de servicio anual de 200,000 operaciones. El aeropuerto se está desarrollando con el propósito de llegar a satisfacer las demandas crecientes de viajes internacionales. Para el año 1994, las aerolíneas American y Carnival operaron en el aeropuerto desde donde realizaron vuelos de pasajeros a Nueva York y Miami. Más de la mitad del total de pasajeros que viajó en el 1994, utilizaron este transporte como taxi aéreo para realizar vuelos privados o viajar diariamente a sus trabajos. El aeropuerto tiene dos pistas, aunque, ahora mismo, solo una de ellas es la que se usa casi exclusivamente. Esta pista se expandió recientemente de 6,900 a 8,000 pies de largo y de 100 a 150 pies de ancho para que pudieran utilizarla aviones más grandes, tales como los Boeing 757. Aviones más grandes todavía, como los Boeing 747, sin embargo, no pueden volar desde ellas. Además de la expansión de la cual ya hemos hablado, se remodeló e1 terminal de pasajeros y se han construido edificios para cubrir necesidades generales de la aviación (JPPR, 1992b).

4.13 RECURSOS CULTURALES

    Esta sección está basada en las investigaciones de recursos culturales conducidas para la planta de cogeneración de Ecoeléctrica. Las facilidades externas asociadas con Ecoeléctrica incluyeron las líneas eléctricas a la planta de Costa Sur y las líneas LPG a la facilidad de ProCaribe.

    El área del proyecto estuvo constituido originalmente por dunas de arena y manglares. No obstante, el paisaje ha sido alterado por el uso agrícola a industrial. La planta propuesta estaría ubicada en un área donde la Union Carbide construyó un complejo petroquímico entre 1968 y 1971. El uso agrícola a industrial que se le ha dado al área del proyecto ha reducido grandemente la probabilidad de encontrar recursos culturales significativos en las instalaciones propuestas.

4.13.1 Historia Cultural de las Inmediaciones del Proyecto

    La primera ocupación humana documentada en las Antillas Mayores Occidentales se remonta al año 4000 A.C. aproximadamente. Conocida como casimiroide, esta cultura se caracteriza por herramientas de lascas de pedernal (líticas). La piedra pulida, las herramientas de concha y los objetos de cerámica están ausentes. En Puerto Rico, la cultura casimiroide puede estar representada por el yacimiento de las canteras de piedra de Cerrillo (Cinquino, 1996).

    Una ocupación posterior de migrantes, probablemente originarios de Venezuela, se conoce como la cultura ortoiroide, que se remonta al año 2000 A.C. en Puerto Rico. Los artefactos característicos de esta cultura incluyen lascas de pedernal (líticas), machacadores, gubias, picos de concha, cinceles y cuentas y pendientes de concha y piedra. Su dieta de subsistencia parece haber consistido en moluscos, suplementada con la caza y la recolección de otros alimentos marinos y terrestres. En Puerto Rico se han identificado por lo menos nueve otros yacimientos arqueológicos precerámicos ortoiroides, Rouse (1992) utilizó algunos de estos yacimientos para definir el complejo de "Coroso", representado por pequeños concheros con unos pocos artefactos de piedra y sin objetos de cerámica.

    Entre 250 A.C. y 600 A.D. un grupo saladoide de Cedroa arribó a Puerto Rico. La cultura saladoide se distingue por la primera aparición de objetos de cerámica, la evidencia de asentamientos en aldeas y la dependencia de alimentos cultivados, siendo el casabe el cultivo principal. La distribución típica observada en las aldeas es de depósitos residuales distribuidos en un semicírculo o en forma de herradura frente a una plaza abierta, con poca indicación de estratificación social (Referencia a Oliver, 1993, en Cinquino, 1996).

    La cultura ostionoide, de 600 A.D. a 1500 aproximadamente, se caracteriza por una mayor organización sociopolítica y una mayor diversidad económica. Esta cultura se distingue entre aproximadamente siete estilos de cerámica distintos. Para su subsistencia dependían principalmente de moluscos, peces y aves. Los patrones de asentamiento mostraban una preferencia marcada por emplazamientos en el interior de la isla, generalmente cerca de los ríos. La estratificación social viene indicada par los tipos de emplazamiento, incluyendo viviendas individuales, pequeños emplazamientos para rituales, aldeas grandes y centros ceremoniales regionales con parques de pelota y plazas.

    La colonización europea de Puerto Rico se inicia con la llegada de Cristóbal Colón en 1493. Para ese entonces la isla estaba poblada por los indios taínos. Los taínos se organizaban jerárquicamente bajo un cacique, en grandes aldeas de más de 50 estructuras en las que se alojaban hasta 2,000 personas. Su religión se centraba en el culto de deidades conocidas como cemíes, representadas por figuras de piedra, madera, hueso, conchas y cerámica. Entre los parques de pelota principales de los taínos se incluye el Centro Ceremonial Indígena de Tibes en Ponce (Cinquino, 1996).

    Aunque la población indígena de Puerto Rico bien puede haber alcanzado 30,000 personas al momento de contacto, la subsiguiente colonización española de la isla dio paso a su desaparición casi absoluta como consecuencia de la esclavitud, las enfermedades y la asimilación. España dominó a Puerto Rico hasta 1898 cuando la isla es cedida a los Estados Unidos durante la Guerra Hispanoamericana.

    Durante el período español se introduce el sistema de haciendas o plantaciones que incluye cultivos como la caña de azúcar, el café y el tabaco. En 1793 se funda el municipio de Peñuelas y ya para 1828 contaba con una población de 6,510 personas, de las cuales 184 eran esclavos. En ese año, el municipio constaba de 110 casas, 678 bohíos, 14 tiendas y tres haciendas con 96 cuerdas de siembra de caña de azúcar.

4.13.2  Resultados de la Revisión de Literatura y Consultas

    Un estudio de los expedientes de los yacimientos arqueológicos que mantiene la Oficina de Preservación Histórica de Puerto Rico en San Juan, confirma que con anterioridad no se han registrado yacimientos prehistóricos o históricos en la ubicación de la planta. Al nordeste de la ubicación de la planta, cerca de la tubería de GPL que se extiende hasta ProCaribe, se identificó un yacimiento prehistórico tardío de indios taínos (PE-4). AI noroeste del área del proyecto, en Guayanilla, se registraron varios yacimientos prehistóricos.

    El Arqueólogo para Puerto Rico señaló que no hay grupos indígenas de interés tradicional cerca del área del proyecto (Bonini, 1994). La Oficina de Conservación Histórica de Puerto Rico indicó que es posible que existan recursos culturales sumergidos (Pabón, 1995).

4.13.3  Estudio de la Ubicación de la Planta y las Instalaciones Mar Adentro

    En junio de 1995 EcoEléctrica contrató a un consultor que realizara un estudio geofísico de las instalaciones propuestas mar adentro. No se encontraron restos de naufragios ni rasgos culturales sumergidos durante el estudio de lectura a distancia que incluyo la Costa este de la península. Al revisar el informe del estudio submarino, el Director del Programa de Arqueología del Instituto de Cultura de Puerto Rico señaló que el proyecto no afectaría recursos culturales significativos mar adentro (Zayas, 1995). La OEPH estuvo de acuerdo en que no hay propiedades históricas en el área propuesta para las instalaciones mar adentro. En la misma carta, fechada el 26 de Diciembre de 1995, la OEPH de Puerto Rico también señaló que no se requería un estudio a lo largo de la línea de transmisión eléctrica propuesta, ya que no era probable que la instalación afectara ningún recurso cultural significativo (López, 1995).  

    En enero de 1996, EcoEléctrica solicitó a Panamerican Consultants, Inc. (Panamerican) que efectuara una inspección de campo a lo largo de la ruta propuesta para las tuberías de GPL. Panamerican no encontró ningún recurso cultural dentro de la propiedad principal de la UCC. La SHPO estuvo de acuerdo con los resultados del reporte.

 


Última modificación: 08-Jan-2002