archivo documental de artes plásticas puertorriqueña

El Nuevo Día
viernes 16 de octubre de 1992

Teo Freytes y la búsqueda del sentido de la vida


por Doreen M. Colón Camacho
Especial para Por Dentro

Teo Freytes es un artista joven cuyo sentido del arte, la vida y la disciplina es muy particular. Ha trabajado en el medio de la pintura, la fotografía, la escultura, la cerámica, el grabado, la computadora y el performance o expresión gráfico-teatral, entre otros.

Sus expresiones gráfico teatrales han provocado reacciones de diversa naturaleza, dado el fuerte contenido crítico que siempre las ha caracterizado. Teo se expresa en una transformación de su persona como un objeto de arte ambulante. El punto de partida es la intención y el concepto estético. Luego eje cuta la forma; forma que, a modo de un disfraz convierte la persona misma del artista en una obra. Ejem plo de estas expresiones artísticas han sido el Crítico de arte ciego, Exhibición ambulante de obras de arte, Puerto Rico y Sr.Estética MAC.

La obra-performance del Crítico de arte ciego consistió en vestirse de no vidente portando un bastón y un cartel que aseveraba su condición de ciego. Lo que hemos llamado La exhibición ambulante de obras de arte consistió en un pastiche de reproducciones pequeñas de obras de arte que cumplían las veces de atuendo. El de Puerto Rico constaba principalmente de una máscara con la forma de Puerto Rico, pero de un Puerto Rico contaminado con automóviles y exceso de gente. De la máscara y de la ropa colgaban heces fecales hechas en papel y las que podían coomprarse a un precio módico. En Sr. Estética MAC se engalanó con una cinta que le cruzaba el pecho al modo de una reina de belleza, y en la cinta se leía el título de "Sr. Estética MAC", a la vez que sostenía un ramo de flores plásticas y repartía billetes del juego de Monopolio.

Estos performances los realiza en aperturas de exhibiciones con el interés de provocar la reflexión en los asistentes y también por hacerse parte de la muestra. Hay quienes hayan esta manifestación la mar de gracioso, mientras que otros se ofenden. Freytes no intenta ofender cuanto plasmar sus planteamientos estéticos, sociales, culturales o individuales. Esta manera de abordar el arte no es del todo nueva. Es un medio de expresión que se ha manifestado desde la década de los sesenta. Freytes comenzó haciendo este tipo de expresión durante su integración a un grupo llamado el Food Spot Group en Florida durante la década de los sesenta, que es cuando Freytes descubre esta forma plástica, gráfica y teatral.

Reina de corrazones,obra de Teo Freytes


La obra que muestra Teo Freytes en esta ocasión es, en realidad, una poesía lírica de tipo visual en la que no tiene reparo en compartir sus sentimientos al mostrarnos al ser humano que sufre una gran pasión por la vida o por un gran amor.


También cabe señalar la importancia que durante la década de los '80 cumpliera la galería MSA, la que dirigiera conjuntamente con su entonces compañera Yrsa Dávila. El nombre de la galería respondía a la sigla de Manifiesto Sintesista Actualizado. Durante los seis años de existencia de esta galería en la calle San Francisco se llevaron a cabo múltiples actividades de diverso género. La filosofía de la galería consistía en disponerle el espacio a todo individuo que quisiera manifestarse artísticamente sin que mediara la censura.

Desde el 17 de septiembre al 13 de octubre Teo Freytes estuvo exhibiendo en la Galería Luiggi Marrizzini una serie de dibujos, pinturas, esculturas y libros.

La mayoría de las obras eran de tamaño mediano y estaban realizadas en acrílico sobre papel. Su lenguaje plástico es expresivo y violento, y refleja agresividad gestual en la aplicación. Los colores predominantes son el azul, blanco, amarillo, rojo, negro y verde. El negro por lo general acentúa los contornos de las formas y las siluetas.

El corazón y el ser humano conforman la esencia temática de la obra. Corazón forma, corazón tema, cora zón vida, corazón fuerza, corazón pasión, corazón sentimiento, corazón sufrimiento, corazón sangre; todos al rojo vivo sobre fondos azules o verdes. El corazón, aunque tema principal, no se presenta siempre de gran tamaño o en el primer plano. En ocasiones es complemento de las formas y la figura principal que ocupa la atención visual del observador. En otras, por el contrario ocupa la atención central pero éste no se nos muestra como un recurso cursi sino como una imagen fuerte, grande, impactante del que se proyectan, entran o circurdan, formas que sugieren dedos, una descarga eléctrica o una corona de espinas.

La figura humana aparece torcida o sometida ante la presencia del corazón que carga sobre su pecho, las manos; en el aire o en regazo o incluso bebiendo las gotas de sangre que salen de un corazón que sangra. Es un hondo sufrimiento del que no puede liberarse y por eso se retuerce, clama al cielo con los brazos en alto, se sostiene la cabeza, grita y se desfigura.

A diferencia de las pinturas sobre papel, en la sala Luigi Marozzini se mostraba un díptico en lienzo de gran formato. En esta obra se reúnen y resúmen todos aquellos sentimientos que se presentan por separado en las demás obra. Aquí el ser humano está presente, pero en el puro hueso. El esqueleto muestra agonía mediante una postura torcida. El mismo se nos presenta de espaldas al gigantesco corazón que ocupa todo el panel izquierdo del díptico. Distintos elementos visibles aluden a la muerte, la sangre, el mar y al dolor.

Sus dibujos, aunque proyectan un carácter caricaturesco, no obstante están igualmente cargados con el mismo sentimiento de angustia que percibimos en sus pinturas.

Sólo una de las pinturas está exenta de sufrimiento, cuando vemos una figura flotante sosteniendo a la vez que acaricia con su rostro, el corazón que lleva en la mano. Es una especie de bufón que vestido de blanco vuela sobre los tejados de los rascacielos o edificios multipisos.

En la muestra también tuvimos la oportunidad de ver algunas piezas que forman parte de un proyecto que podríamos clasificar de multimedios llamado Proyecto 14 o Los gobiernos tienen las manos llenas de sangre. No estaba disponible todo el trabajo elaborado hasta el momento, pero el mismo consiste en el tratado de una figura en distintos medios como la ilustración de libros de pequeño formato, grabado en madera y serigrafía o tratado como objeto tridimensional donde la figura aparece esquematizada en unos, y más elaborada en otros. Observamos en adición, dos libros de formato pequeño dedicados a su antigua compañera, donde el tema del corazón absorbía la atención del observador pero éstos no mostraban la fuerte carga emotiva presente en la obra que acabamos de apreciar.

La obra que muestra Teo Freytes en esta ocasión es en realidad una poesía lírica de tipo visual que bajo el título El Baile de mi relación no tiene reparo en conpartir sus sentimientos al mostrarnos al ser humano que sufre una gran pasión por la vida o por un gran amor.

Su obra no es una obra acaramelada que empalaga, sino una obra que pese a la repetición del tema resulta en un conjunto original que siempre impresiona y llama la atención, de modo que cada uno de los observadores ha de encontrar la imagen que le signifique de alguna manera sus propios sentimientos de amor, pasión o sufrimiento provocado por un gran amor o por la vida misma.