archivo documental de artes plásticas puertorriqueña

El Nuevo Día
viernes 24 de mayo de 1996, pág. 83

Alicea, Collazo y Dávial Rinaldi


por Doreen M. Colón Camacho
Especial para Por Dentro

En la Casa Paoli de Ponce, en la galería Raíces en Hato Rey y en el Museo de Arte Contemporáneo en Santurce, se presentan tres exposiciones en las que los amantes del arte encuentran expresiones diversas que fluctúan desde la gráfica, el dibujo y la pintura. Es algo representativo de la riqueza de producción artística que se da en nuestro país.

Puerto Rico es un país al que los medios y las encuestas le atribuyen defectos de toda índole. Aunque no desmentimos las estadísticas ni las ponemos en duda, desgraciadamente, conjuntamente con una trayectoria de un acondicionamiento social y emocional como resultado de nuestra prolongada condición política colonial, crecemos con un profundo sentido de inferioridad que da como resultado el constante menosprecio de lo nuestro.

En el ámbito del arte, una circunstancia que contribuye a esta situación es la asignación de puestos especializados a personas oportunistas quienes, ambicionando el reconocimiento personal, social o politico, aceptan puestos de dirección para la cual no hen sido entrenados o para la cual no tienen experiencia alguna. Con todo, todavía se puede decir que existen claras excepciones que nos conceder la esperanza de que todo puede mejorar.

Porque Puerto Rico es un pais por el que muchos nos sentimos enteramente orgullosos; por su belleza natural, la cultura que se ha forja con los años, sus poetas y en nuestro cave especifico, por sus artistes. Es de mucha satisfacción saber que en nuestra Isla tenemos un núcleo nutrido de excelentes artistes y que al presente tenemos decenas de artistas que conforman varies generaciones, que posiblemente se remontan desde la generación de los 40 haste nuestros dias.

El maestro José Alicea, a quien hemos denominado "el poeta" de la gráfica puertorriqueña, tiene dos exposiciones pequeñas en la Casa Paoli en la Calle Mayor 14, en Ponce: la ilustración gráfica del poema Rio Grande de Loiza de Julia de Burgos y una serie de obras realizadas en paper fundido sobre el tema de El bestiario derivado del Popol Vuh, antiguas historias del Quiché maya.

José Alicea es uno de nuestros maestros grabadores que ha sabido ilustrar muchos de nuestros grandes poetas y compositores. Su obra evidencia la capacidad que tiene nuestro maestro grabador de asumir el estado animico del poeta creador. Sus imágenes revierten el sentido lirico, dramático o trágico de lo narrado. La fuerza de la imagen la logra mediante el contraste de negros sobre fondo blanco y la alternativa de zones enteramente negras con otras de fines y múitiples líneas que permiten generar la sensación de diversos planos especiales.

En su gráfica nunca falta la imagen de la mujer, la paloma y el paisaje. La mujer simboliza al género femenino pero asi también el amor, el rio, el mar o la brisa. La paloma alude a lo etéreo, a la unión conyugal, lo pasajero, la tristeza o el dolor, claro está, dependiendo del contexto dentro del cual la inserta. El paisaje, campestre o merino, apunta a nuestro suelo, al Puerto Rico hermoso, frondoso, sensual; sierra que nos da la vida, que en ocasiones nos traiciona pero que nunca nos abandona. Es nuestra sierra la que nos arrulla y mima con el canto de sus pájaros y coquies; que nos abraza y acaricia con el ague fresca o la brisa fresca de la mañana.

Desde trace al menos veinte años, José Alicea comenzó a crear su propio paper. Papel de pulpa natural de hojas y pétalos de flores que al impartir dotan a su gráfica de una gran riqueza textual. En sus conferencias ilustradas sobre el paper abarca desde la historia del paper a una demostración sobre el proceso artesanal de fabricación del paper. En esta ocasión no se trata de un papel sobre el que se ha realizado una impresión posterior con pigmento, sino que se trata de pulpas de diversos colores que hen sido combinadas durante el proceso de fabricación del Papei.

La serie que componen el Bestiario del Popol Vuh es rice en colores brillantes. Se destaca un aire ingenuo en el diseño y desarrollo de las imágenes como en especial Ixtzul, El cienpiés y Utiú, el coyote. La serie está dotada de un aire jovial fundado en la alegría de las artes populares mexicanas. Estas resultarian apropiadas en una reimpresión de estos hermosos textos quiché sobre el origen del mundo, el nacimiento de la humanidad, el libro de los profetas y regentes.

Las Acacias de Carlos Dávila Rinaldi


"Las Acacias" (1993) medio mixto de Carlos Dávial Rinaldi. En el Museo de Arte Contemporáneo

Carlos Dávila Rinaldi, en el Museo de Arte Contemporáneo, desarrolla todo un discurso en el medio del dibujo y la pintura, sobre el vigente tema de la violencia. Violencia por la que sentimos ester constantemente acechados, violencia a la que sometemos nuestros cuerpos como resultado de las campañas de belleza que ejercen tal influencia que estamos dispuestos a soportar el corte de la navaja en áreas tan sensibles como senos, nariz y glúteos; de modo que sintamos que llenamos los requisitos de la actual estética personal.

La colección de dibujos y pinturas de pequeño y gran formato expone imágenes comunes a las primeras planes de nuestros rotativos que nos hacen dudar diariamente sobre las ventajas de la sociedad postindustrial y los adelantos cientificos frente a una realidad en la que nuestras vidas están a diario acosadas por drogadictos, matones a sueldo, alcohólicos y otros.

Carlos Dávila Rinaldi presenta una realidad aura y cruel; pero lo trace utilizando el dibujo casi caricaturesco de modo que podamos ser capaces de mirarlo sin sentirnos enteramente abrumados. Sus pinturas realizadas sobre lonas colgantes es un elemento que resulta atractivo y diferente a lo que comúnmente vemos en museos y galerías.

El artiste es capaz de mostrarnos el interior del cerebro de un drogadicto, de reproducir un secuestro de auto, un tiroteo en el expreso y unas manos que rezan ante un altar. Es la contradicción que tanto caracteriza a los seres humanos, capaces de la bondad y de la maldad al mismo tiempo.

La obra reciente de Nayda Collazo que se presenta en la Galería Raices en Hato Rey, está predominada por una preocupación de tipo ecológico. Sus pinturas del todo abstractas, recurren al elemento del recuadro y al trazo diagonal ancho en los que el contraste en tono e intensidad, hacen del conjunto, una colección de gran atractivo.

Su reciente viaje a Grecia le procuró el punto de partida pare enriquecer la labor que haste el presente habia estado desarrollando. Sus paisajes oscuros, terceros, de una repetida línea horizontal; hah dado paso al color y una creación menos repetida.

Las exposiciones reseñadas han de permanecer abiertas al público durante las próximas semanas.